Los Consejos de Trabajadores o Consejos Obreros

La gran tarea de los trabajadores consiste en la organización de la producción sobre una nueva base. Tiene que comenzar con la organización dentro de la fábrica. El capitalismo también tenía una organización fabril cuidadosamente planeada; pero los principios de la nueva organización son totalmente distintos. La base técnica es la misma en ambos casos; es la disciplina de trabajo impuesta por la marcha regular de las máquinas. Pero la base social, las relaciones mutuas entre los hombres, son el opuesto exacto de lo que fueron. La colaboración de compañeros en un nivel de igualdad reemplaza al mando de los patrones y a la obediencia de los seguidores. El sentimiento del deber, la devoción a la comunidad, el elogio o reproche de los camaradas según los esfuerzos y logros, toman como incentivo el lugar que ocupan el temor del hambre y el perpetuo riesgo de perder el trabajo. En lugar de ser utensilios pasivos y víctimas del capital, los trabajadores se transforman en dueños y organizadores de la producción confiados en sí mismos, exaltados por el orgulloso sentimiento de estar cooperando activamente para que surja una nueva humanidad. Anton Pannekoek.

Se debe dar un debate sobre el control obrero en las empresas del estado y en las empresas privadas, la del estado aún administrada bajo el concepto de la explotación del ser humano para obtención de la máxima ganancia para una clase social, la burguesía. De la empresa privada la administración es netamente burguesa. Pero para lograr el Control Obrero debemos iniciar una lucha contra las prácticas empresariales neoliberal y donde el capitalismo salvaje le niega a los trabajadores tener un salario legitimo y justo que le alcance para satisfacer sus necesidades, la lucha pasa por la estabilidad laboral plena y contra la precarización del trabajo. Los Trabajadores deben asumir su compromiso histórico de ser la vanguardia de este proceso revolucionario, está llamado a profundización, revisión, rectificación y reimpulso del Proceso Revolucionario en vías hacia el socialismo, Vamos a construir la Patria grande que nuestro Libertador soñó.

Debemos pasar por una etapa de ideologización revolucionaria, la conciencia de clase, la organización y unidad del movimiento de trabajadores y trabajadoras; debe existir una solidaridad efectiva en la masa laboral, la dirigencia sindical tiene una concepción de parcela e intereses personales y grupales, podemos ver a camaradas y compañeros de trabajo en conflictos pasamos al lado de su fábrica y no hay solidaridad con ellos, nuestra posición es unirnos al conflictos y declarar la huelga solidaria. Construir la solidaridad exige reconstruir instancias unitarias y desprivatizar los sindicatos, olvidarnos del sectarismo y de nuestras pretensiones grupales. Debemos unirnos por objetivos concretos tanto locales como generales; identificar e incorporar nuestras reivindicaciones la lucha contra la tercerización o precariedad en el trabajo, el desempleo y la recuperación de las empresas privadas y públicas, Debemos denunciar y depurar de los sindicatos el clientelismo, las practicas mafiosas y la subordinación al patrono.

Los consejos socialista de trabajadores debe ser una expresión política unitaria de la clase, para que sus intereses se encuentren legítimamente representados y puedan ejercer el control obrero en sus centros de trabajos, diseñar, ejecutar, fiscalizar y hacer seguimiento de sus políticas y procesos laborales, de producción y distribución social de sus ganancias.

No se trata de fábricas autogestionarias, donde el obrero viva la ficción de que se ha transformado en patrón y salga a probar suerte y termine destruido por la competencia capitalista. Tampoco somos partidarios de la estatización capitalista. La mera estatización no sólo es una medida económica de rescate del capital privado. Es también una intervención política del Estado capitalista en defensa del sistema de explotación de los trabajadores. La cogestión y participación de los trabajadores no debe limitarse a las áreas marginales del proceso productivo es necesario desarrollar el concurso en los aspectos medulares de la productividad, los trabajadores reclamamos espacios para la participación global en la vida de las empresas.

Los trabajadores y trabajadoras tienen que encarnar los principios fundamentales del socialismo, tales como el control de la producción y la distribución por parte de los trabajadores, que sean los trabajadores que tengan el control real sobre la fabrica y la empresa y no manejada desde arriba donde los trabajadores no participan en las decisiones trascendentales, las fabricas no pueden ser conducidas por un Estado centralizado bajo control de un aparato burocrático que se dice que gobierna en nombre de los trabajadores y el pueblo.

Los Consejos de Trabajadores o Consejo Obrero comprenderían a todos los sectores de la clase trabajadora, incluirá a todos los trabajadores y trabajadoras (aprendices, contratados, etc.), se harán elecciones regulares de los consejeros y consejeras, sujetos a revocatoria inmediata, Esto no tendrían ningún beneficio económico para evitar el crecimiento de la burocracia. Su gestión transciende los límites de la cogestión y de la contraloría social. Los Consejos de Trabajadores o Consejo Obrero tener estabilidad permanente con el objetivo de garantizar que la opinión y la participación del trabajador no sea reprimida con el despido.


jlrlinares@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3422 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: