Roberto Hernández Wohnsiedler en su laberinto: el Mintrab instrumento para la liberación o para la dependencia

Cuando el Presidente Chávez nomina al Vicepresidente de la Asamblea Nacional diputado Roberto Hernández Wohnsiedler, como nuevo ministro de trabajo, en sustitución del torpe Rivero, pensamos ahora sí!!!!!, esta era la pieza que faltaba, y lo pensamos por que R.H.W viene de la militancia activa en el sector laboral con formación política marxista leninista, y nos alegramos por que el proceso revolucionario venezolano adolece del calor y dirección de los trabajadores, dirección que no pueden asumir por su alto grado de desorganización y pugnas internas entre sectores que no han entendido que la permanencia o no del proceso venezolano depende del protagonismo que puedan asumir como bloque y como clase los trabajadores venezolanos. El conflicto Whicoa (Vandam) en Puerto Ordáz fue como un alerta, un viceministro del trabajo va a una reunión entre los trabajadores en conflicto, la parte patronal y la federación pro patronal y se pone al lado del patrono por que y que los trabajadores no hicieron todos los pasos legales, eso no lo entendimos y dijimos que está pasando (léase en aporrea.org. ministerio del trabajo: herramienta para la liberación o para la dependencia. Caso Whicoa). Luego vino el conflicto de la General Motors y tampoco entendimos la posición asumida por el ministerio del trabajo.

Hoy nos damos cuenta que no era casual la actitud asumida por el ministerio del trabajo en manos del comunista R.H.W, está sucediendo, lo que viene sucediendo en varios escenarios del proceso, donde grupos que responden a los intereses de la pequeña burguesía no entienden que el papel protagónico debe ser de los trabajadores y que todos debemos aportar para refundar el movimiento de los trabajadores venezolanos, dividido tanto por criterios ideológicos, como por exceso de protagonismo y cuido de cuotas, por que lamentablemente el movimiento sindical que tenemos debió adaptarse a ciertas políticas del sindicalismo socialdemócrata para poder competir con ellos y en estos 10 años de proceso no ha habido ni renovación de métodos, ni superación de las costumbres aprendidas, y pensamos que en esta dirección el Ministerio del Trabajo como herramienta de cambio en manos de R.H.W pudiera realizar su gran aporte no solo al proceso venezolano, sino mundial, y pareciera que nos equivocamos, el ministerio del trabajo ha optado por el camino de la reforma y la conciliación, tesis sin sentido de trascendencia, sin sentido de la tarea histórica de los trabajadores, y hoy sale del Ministerio del Trabajo un venezolano que ha entendido cual es el papel de los trabajadores para garantizar el triunfo de los procesos de cambio en nuestro país, Latinoamérica y el mundo. Sale Jesús Faría del ministerio, pero no por eso debe dejar el camino que ya empezó, la lucha social y la lucha por un mundo dirigido por los trabajadores como garantía de supervivencia de la raza humana es un apostolado que no tiene jubilaciones, ni reposo, ni año sabático, Jesús debe seguir en la senda, cualquiera sea el puesto de combate que le toque, lamentablemente Roberto Hernández Wohnsiedler pareciera haber llegado muy tarde a ese rol protagónico y de dirección, ojalá esté equivocado y solo sea una confusión momentánea, el proceso , la patria y el pueblo requieren de un ministerio que sea un instrumento para la liberación y de una clase trabajadora organizada para garantizar el VENCEREMOS, por que en este país los mas patriotas no son los militares, ni los empresarios, los mas patriotas son los trabajadores por que son los que han sufrido mas en carne propia la explotación capitalista.

Y fuimos optimistas con Roberto Hernández Wohnsiedler por que al asumir estos cargos se debe tener sentido del momento histórico y conciencia del aporte que uno puede brindar para que las cosas sucedan, tomar en cuenta que son cargos en la vanguardia de un proceso de transformación mundial y se les debe dar la importancia estratégica que tienen y poníamos como ejemplo el caso argentino del General Perón, cuando a principios de la década del 40 cuando los militares argentinos dan el golpe cada uno se acomodó en un ministerio, otros en la Junta de Gobierno, pero el entonces Coronel Perón agarró una humilde oficina que tenía un cartelito que indicaba, Oficina de Asuntos Laborales, desde ahí empezó a hacer contactos con luchadores del movimiento sindical, con anarquistas, socialistas, radicales irigoyenistas, marxistas, nacionalistas, cuando los Jefes del Golpe se dan cuanta de lo que está tejiendo el Perón, lo detienen y lo envían preso a la isla de Martín García, eso dio pié a una de las jornadas mas gloriosas en los anales de la sociología política Argentina, el 17 de octubre de 1945, el día de la lealtad, los trabajadores del Gran Buenos Aires confluyen sobre la Casa Rosada a rescatar a Perón, se bañaron en la fuente y el cielo argentino se bañó de multitud, Perón fue liberado, asumió el control y de ahí nació una obstinación Argentina que se llama peronismo. Pensábamos , Roberto Hernández Wohnsiedler tiene mas herramientas que las que tenía el Coronel Perón, tiene la ideología y conoce de la necesidad de organizar a los trabajadores venezolanos para que verdaderamente puedan ayudar al Presidente Chávez, tiene el instrumento el ministerio y a su edad no tiene nada que perder y todo por ganar, como broche de oro a una vida dedicada a la lucha a favor de los desposeídos de la tierra, creo que todavía se está a tiempo de revirar y tomar la senda de esos grandes luchadores que nos antecedieron, retomar la senda de Pío Tamayo, Jesús Faría, de Maneiro.

El ministerio de trabajo hoy por hoy, como elemento señero, como instrumento de transformación tiene tareas que hacer, tareas que cumplir, tareas que están pendientes a saber:

Impulsar el cambio en la ley del trabajo, promoviendo la discusión por la base.
Impulsar la recuperación de las prestaciones sociales de los trabajadores, robadas por la burguesía liberal durante el gobierno de Caldera (26.000 millones US$).
Impulsar la organización y unidad de los trabajadores.
Impulsar la defensa de la Patria y del gobierno revolucionario, combatiendo en lo interno a la oposición apátrida y cipaya y a los sectores reformistas, capitalistas y conciliadores dentro del movimiento revolucionario
Impulsar la lucha por un régimen de seguridad social para todos los trabajadores venezolanos
Impulsar la lucha para desterrar la Tercerización como elemento de contratación por ser contraria a los postulados humanistas y de justicia del Socialismo del Siglo XXI.
Impulsar la lucha para acabar con los seguros de HCM, elemento del capitalismo que no podemos seguir auspiciando y que solo ha servido para darle un sentido mercantilista a la medicina en el país.
Impulsar La solidaridad con los pueblos hermanos en lucha por su liberación nacional: Colombia, Bolivia, Ecuador, Palestina.
Defender la integración latinoamericana como bandera de lucha contra los imperialismos.
Impulsar un nuevo modelo cultural.


borges48@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3724 veces.



Jesús Borges


Visite el perfil de Jesús Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: