A propósito del conflicto Whicoa

El Ministerio del Trabajo herramienta para la Liberación o para la Dependencia (parte i)

El proceso argentino con el General Perón en la década del 40 y el Proceso venezolano con el Presidente Chávez tienen muchas similitudes, pero una diferencia fundamental y estructural en cuanto a la participación de la clase obrera en las políticas, en el peronismo inicial la clase obrera era la columna principal del movimiento, mientras que en el MVR y ahora en el PSUV el papel de la clase obrera es de acompañante a las decisiones de la pequeña burguesía que dirige el proceso. La razón del por qué la clase obrera argentina tuvo una incidencia vital en los años iniciales del peronismo debemos buscarla, en su génesis, cuando un sector del ejército dio el golpe el 4 de junio de 1943, el entonces Coronel Perón asumió el Ministerio del Trabajo y desde ahí tendió los lazos con el movimiento obrero (anarquistas, socialistas, radicales, nacionalistas), se inició la construcción de un movimiento peronista con fuerte respaldo de la masa trabajadora industrial, en el caso del Chavismo, el movimiento obrero ha sido un acompañante del proceso, aún cuando la inmensa mayoría de los trabajadores apoyan al proceso y el Presidente Chávez dice que este es un gobierno obrerista, la realidad es otra, en la dirección del PSUV no aparece ningún miembro del movimiento de los trabajadores, ni un campesino (aliado natural), y cuando se dio el conflicto de SIDOR Rangel Gómez, Rivero, Oswaldo Vera, Radio Nacional, Ricardo Durán, VTV tomaron partido a favor de la transnacional, dejando de lado la justa petición de los trabajadores de SIDOR que iba mas allá del aumento salarial, por que pedían la nacionalización de una industria básica para el desarrollo nacional y para sastifacer las necesidades de la población, solo cuando el Presidente cae en cuenta que los trabajadores tienen razón en sus peticiones le da un viraje al proceso y es cuando cambia la dirección del conflicto recuperando a SIDOR para la Patria, pero el movimiento de los trabajadores debió luchar contra todo el aparataje oficial incluyendo la Guardia Nacional Bolivariana que se dio banquete reprimiendo las marchas de los trabajadores, recordando sus tiempos cuando eran el organismo represor estrella de la IV República. Luego de la actitud absurda de un Ministro de Trabajo de un gobierno que se dice obrerista, actitud que le costó el puesto, nombraron ministro a un hombre que viene del apoyo a las luchas laborales el Camarada Roberto Hernández, el cual está rodeado del sector mas claro que viene del Partido Comunista y es un sector que viene trabajando por el fortalecimiento de los trabajadores y del proceso bolivariano, el dilema, Un Ministerio del Trabajo como herramienta para la LIBERACION, o un Ministerio del Trabajo como Herramienta de continuación de la DEPENDENCIA.

He venido siguiendo paso a paso el conflicto que mantienen los trabajadores de la empresa metal mecánica WHICOA en su planta de Puerto Ordaz, empresa perteneciente a Mauricio y Luis Van Dam, este conflicto puede servir de análisis sobre lo que ha sido el movimiento sindical y el papel que debe jugar el proletariado en la situación actual, su organicidad, su rol protagónico, su proyecto político y su relación y participación en el PSUV. Debemos dejar en claro que el conflicto de WHICOA tiene efectos laterales que el mediano plazo se harán sentir en la política económica nacional, recordemos que entre los proyectos que maneja WHICOA están los proyectos de PDVSA y proyectos relacionados con la ampliación de las capacidades de Refinación, ampliación sin la cual no podremos hacerle frente a los requerimientos del parque nacional industrial y a nuestros clientes del exterior, lo que significa un golpe a nuestros ingresos por esos conceptos, que se traducirán en un golpe al accionar de las misiones y a las obras de infraestructura que dependen de los ingresos de nuestra industria petrolera, el caso WHICOA no es un caso mas, ES EL CASO.

El pasado 11 de junio se reunieron a partir de las 9:30 a.m. en la sede del Ministerio del Poder Popular del Trabajo y la Seguridad, Abraham Mussa (Viceministro-MPPTYS), Arwin Pérez (coordinador de la Región Guayana), Elvis Astudillo, Roger Salazar, Daniel Zambrano, Ismael Moffi y Zaida Vahlis en su condición de representantes de la organización sindical SUBTRAPROMEFASOL, los ciudadanos Richard Aponte, Carlos Montaño, Luis Rodolfo, Daniel Toledo, Ramón Rodríguez y Angel León en representación de la Federación sindical SINTRABOLMET-BOLIVAR y en representación de la empresa WHICOA sus dueños los señores Luis y Mauricio Van Dam, Esther Cecilia Blondet y Leonardo Mata, en dicha reunión la representación sindical de SUBTRAPROMEFASOL reitera sus peticiones: ajuste salarial del 30% con el objeto de igualar el salario básico al salario tabulador vigente en las convenciones colectivas en el área metalmecánica, segundo pago de bono de producción pendiente a ser cancelado en el mes de diciembre de 2007, ajuste del bono contenido en el Bono alimentario a 0,50 unidades tributarias, cuarto conformación del salario normal integrando a este los devengos que en forma regular y permanente obtiene el trabajador como retribución del servicio prestado, quinto garantizar la estabilidad laboral una vez que se produzca la recaudación de faena y sexto un exhorto al reconocimiento de la organización sindical como derecho de los trabajadores, (derecho ganado históricamente a sangre y fuego a lo largo de la historia, el comentario es mío). Esta reunión integrada por un sindicato, una federación, el gobierno representado por el compañero Mussa y los dueños de la fabrica, debería haber sido una reunión de tres factores con un mediador (el gobierno revolucionario), en la práctica se convirtió en una mesa de trabajo de dos sectores, uno el sector laboral representado por el sindicato y el sector patronal representado por los dueños con el apoyo del gobierno revolucionario y de la federación. La intervención del representante del ministerio en esta reunión fue la siguiente: “….una vez escuchada las exposiciones de las partes, en total compromiso con la base obrera y trabajadora y en apego al marco jurídico contemplado en la constitución bolivariana de Venezuela creemos que el conflicto es ilegal por que los representantes sindicales no cumplieron los extremos legales para la paralización de la faena, por lo tanto el patrono no está obligado de acuerdo a la normativa laboral a cancelar salarios durante el paro de faena.

Comentario: que gran falsedad por parte del señor Mussa, cuando dice que tiene un compromiso con la clase obrera, debe ser con la clase obrera del planeta Marte por que definitivamente con la clase obrera de Puerto Ordaz no es, al dar esa declaración en una reunión con el sector patronal presente está enviando a los obreros a la guillotina, y además se refleja el carácter de la pequeña burguesía, no cumplieron con las normativas legales, que importan las normativas legales en un proceso revolucionario si no favorecen al mas débil (le recomiendo leer al Ché), se cambian y ya, en todo caso era una opinión a dársela en privado solamente a la representación del sindicato, como hermanos de clase y según sus palabras basado en su compromiso, las palabras del viceministro de apoyo al patrono tuvieron un efecto inmediato el 13 de junio a página completa aparecía un comunicado de los dueños en el diario de circulación nacional Ultimas Noticias, antes de este remitido los dueños ya le habían enviado una carta al Vicepresidente Carrizales Rengifo pidiendo la intervención de la Guardia Nacional Bolivariana, petición que no fue respondida por el Vicepresidente. La intervención infeliz del representante del gobierno revolucionario, está poniendo en jaque la justa lucha de los trabajadores y los planes que tiene la planificación de refinación nacional de PDVSA. En todo caso si el representante del Ministerio del trabajo no estaba claro ha debido expresarse a favor de los trabajadores representados por el sindicato, siguiendo la conseja de un viejo luchador comunista que decía… cuando tengo dudas fallo a favor del trabajador, prefiero equivocarme con los trabajadores que contra ellos. El camino del movimiento obrero venezolano aún es largo, falta representatividad de los sectores clasistas, si queremos salvar o llevar a buen puerto este proceso debemos facilitar la incorporación de los trabajadores a los centros de poder, nada hacemos con un trabajador tutelado por otra clase social que no tiene capacidad de transformación, la clase trabajadora como clase es nuestra reserva nacional y es la mas patriota por que es quien ha sufrido mas en carne propia la explotación imperialista. Continuaré en el próximo artículo con un bosquejo del movimiento sindical venezolano, desde Jesús Faría a Acarigua Rodríguez.

borges48@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5517 veces.



Jesús Borges


Visite el perfil de Jesús Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: