La amnesia social en torno a la primera huelga del magisterio venezolano

No es casual que la amnesia social como expresión del olvido colectivo en torno a la Primera Huelga del Magisterio Venezolano. Indudablemente, que las conquistas del sector educativo son el resultado de grandes luchas gremiales. Aunque la mayoría de ellas quedaron en el olvido, no dejan de ser significativas para la posterioridad. Las primeras reivindicaciones estuvieron precedidas de condiciones sociales e históricas, influenciada en un par de décadas intermitente de luces, bajo la influencia de la Teoría Crítica. Una de estas condicionantes fue el surgimiento del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Fráncfort de Alemania en la década del 30 del siglo XX. La teoría crítica coincide con el inédito movimiento gremial liderado por Luis Beltrán Prieto Figueroa, Mercedes Fermín y Miguel Suniaga, el cual dio origen a la Federación Venezolana de Maestros.

Para la década del 60 del siglo pasado, resurge la Pedagogía Crítica francfortiana de Paulo Freire, con gran fuerza e influencia en América Latina, siendo uno de sus matices el cuestionamiento a las formas hegemónicas de sociedad. Según Google Scholar, la obra de Freire ocupa los primeros lugares de búsqueda en el área de educación en los idiomas inglés y español. No obstante, en la memoría del magisterio venezolano pasa desapercibida la figura del profesor Isaac Olivera, quien presidió para 1969 la Federación Venezolana de Maestros. Olivera fue el artífice fundamental de la Primera Huelga del Magisterio Venezolano, siendo en aquella época uno de los tantos discípulos de Paulo Freire.

La referida acción huelguista tuvo que enfrentar la represión policial y militar del primer gobierno del Dr. Rafael Carldera. Cabe destacar, como consta en el Acta Convenio entre las partes que puso fin al conflicto donde las aspiraciones y peticiones fueron más allá de lo reivindicativo. Las maestras huelguistas se atrincheraron y pernoctaron en las escuelas por varios días. Con el apoyo de padres y representantes, los educadores en lucha demostramos que no serían unos EUNUCOS políticos. Sin duda que el poder iluminador del maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa ejerció una gran influencia. La sociedad toda se identificó con sus maestros y la solidaridad fue casi total, a excepción del gobierno de la época.

Parece increíble, que una gesta tan hermosa, hoy sea del desconocimiento casi total del gremio docente. Es menester analizar, las múltiples causas y factores de esa Amnesia Social y Gremial en torno a la Primera Huelga del Magisterio Venezolano.

¿Qué pasó con la formación inicial de las universidades? ¿A quiénes beneficia e interesa la ausencia de memoria histórica en el Gremio Docente?

Retomando el tema de la huelga, importa por muchas razones destacar sus logros reivindicativos:

  • Aumento salarial en más de un 71,5 por ciento para los maestros, en un lapso de tres años, un hecho histórico sin precedente.
  • El respeto de la Estabilidad Laboral.
  • Mejoramiento de las Condiciones de Trabajo.
  • Se impulsó el debate legislativo para aprobar una nueva Ley Orgánica de Educación (LOE), con el fin de derogar la LOE perezjimenista promulgada en 1955. Esta es aprobada en 1980 por el Congreso Nacional después de dos períodos constitucionales.

En cuanto al IPASME, nunca se reformaron sus estatutos que datan desde 1959. Tal como lo exigieron los huelguistas de 1969. En el Acta Convenio, las partes convinieron que en el primer período de sesiones del año 1.970 del extinto Congreso Nacional, se sometería a consideración de ambas cámaras la referida reforma estatutaria. Tiempo después, la participación sindical logró poner fichas en el Directorio del IPASME.

Lamentablemente, esa cúpula sindical que estuvo al frente del IPASME en la década del 90, dejó como resultado un escandaloso legado de corrupción. Actualmente, algunos de esos nefastos dirigentes representan al Gremio Docente ante el patrono en la discusión del III Contrato Colectivo Único y Unitario. Obviamente, que la traición gremial, se benefician del olvido colectivo, de esa Amnesia Social o Gremial que de continuar seguirá pasándonos factura.

Hoy más que nunca, necesitamos de figuras del talante gremial, ético y democrático de Amparo Monroy Power, Argelia Laya, Luis Beltrán Prieto Figueroa, Miguel Suniaga, Ángel Vicente Fernández, Víctor Chaustre, José Rovira Pando y Reinaldo Cervini, como de todos aquellos héroes y heroínas anónimas que acompañaron a la Primera Huelga del Magisterio Venezolano.

¡PROHIBIDO OLVIDAR!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1037 veces.



Edward Carrasco

Docente y redactor de artículos de marketing digital, tecnología, social media, geopolítica, salud, música, deporte y sexualidad.

 edward.carrasco23@gmail.com      @EdwardJCarrasco

Visite el perfil de Edward Carrasco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación