El miserable salario mínimo en la Venezuela que se está “arreglando”

Por estos días una de las principales consignas del oficialismo en Venezuela (de "izquierda" y de derecha), es que el país suramericano se está arreglando, y que en el proceso los trabajadores estarían felices con los "fabulosos" sueldos que devengan tanto en el sector público como en el sector privado. Increíble que desde arriba se afirme, por ejemplo, que con menos de 30 dólares mensuales viva de forma decente un asalariado, en una nación en la que el costo de la canasta básica mensual supera largamente los 500 dólares. Claro está que esos funcionarios de arriba no pasan ni por asomo las penalidades económicas del ciudadano de a pie; cínicos que piden a los trabajadores que se conformen con miserias y sean felices, mientras ellos viven en la más descarada opulencia, gracias en buena parte a ingresos de dudosa procedencia.

Hay que recordar a los integrantes del Gobierno, tanto de "izquierda" como de derecha, que hay un artículo de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el 91, que establece que el salario mínimo mensual debe estar más o menos acorde con el precio de la canasta básica, para garantizar una vida digna a los trabajadores:

"Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales (…) El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La ley establecerá la forma y el procedimiento".

El tal arreglo de Venezuela es más un espejismo que una realidad, gracias en buena medida al repunte del negocio petrolero por la guerra en el este europeo, a la participación de importantes capitales provenientes del narcotráfico y de otras actividades ilícitas en la economía interna, y a la importación de todo tipo de rubros. Obviamente la situación salarial-laboral de los trabajadores, al menos de la mayoría, no podía ser diferente al panorama general venezolano, afectado adicionalmente por factores como la pandemia por COVID-19 y otras emergencias locales y globales, y enmarcado además en un contexto mundial cada vez peor para centenares de millones de seres humanos, destrozados por el nuevo orden mundial corporocrático-digital-totalitario en vías de consolidación. De manera que los trabajadores en Venezuela siguen percibiendo salarios de miseria y viven con notable precariedad, a pesar de que la propaganda gubernamental señale lo contrario a cada instante.

www.rubenhernandezrealidadvenezolana.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 937 veces.



Rubén Alexis Hernández

Licenciado en Historia, Magíster en Historia de Venezuela. Antiimperialista, izquierdista y ateo

 ruhergeohist@yahoo.com

Visite el perfil de Rubén Alexis Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: