El Artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

"Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales."

Esto debe significar, entonces y en términos cualitativos y cuantitativos que el salario de los trabajadores tanto del sector público como privado debe alcanzar al menos *"La canasta básica"* o más, la cual según las evaluaciones realizadas al respecto, por algunas instituciones expertas la proyectan al rededor de los *300 $* Dólares mensuales.

Esto significa entonces que la lucha de la clase obrera de Venezuela y en especial de Guayana debe concentrar sus esfuerzo bajo esa referencia para poder combatir de igual forma los efectos de la guerra económica que apuntan en dirección pero en contra del salario mínimo nacional, que es el único medio por ahora para la subsistencia de la familia venezolana, entre otras de apoyo de carácter social e institucionales como por ejemplo las políticas revolucionarias que de buena forma han venido contribuyendo en apalear algunos efectos de la guerra económica; pero que aún no o han sido suficientes para eliminarla o combatirla.

Es por ello que nuestra clase trabajadora debe embullirse en la construcción e implementación de un nuevo Modelo de Gestión que pueda garantizarle las atribuciones políticas y participativas con poderes verdaderamente vinculante dentro del aparato productivo dónde se encuentre o desempeñe; como por ejemplo los *C.P.T T,* con el objeto de garantizar la estabilidad y distribución de lo que el mismo junto a su familia y comunidades necesitan para la subsistencia y la vida. Ese es el verdadero legado del comandante eterno *Hugo Chávez.*

*La clase trabajadora en lo económico, lo político y lo social.*

Tres (3) elementos que nos entretienen y ocupan dentro de las inimaginables luchas obreras, pero que al final escapan de nuestras manos para resolverlas sino nos involucrarnos en la verdadera participación democrática de la clase trabajadora dentro del aparato productivo.

Esa es la consecuencia entre la causa y el efecto de lo que se dice y lo que se hace.

"Sino de que lado está la fuerza" en lo teórico o lo practico (?)

Hoy, nuestro presidente obrero Nicolás Maduro tiene tres retos encomendados a resolver en el menor tiempo y acompañado por la única fuerza motriz capaz de desarrollarlos *"La clase obrera"*

1) Zonas Económicas Especiales

2) El petro Salario

3) Actualización Contratos Colectivos

1) Nacen para ello el tema de.las zonas económicas especiales (Z.E.E), el Petro Salario para combatir la especulación del poder adquisitivo del salario real y la expresa actualización de todos los contratos colectivos tanto del sector publicó como del sector privado y que satisfagan al.menos lo basado en el *artículo 91 de nuestra Constitución Nacional*, y esto según mi interpretación política debe responder a considerar nuevas y actualizadas variables interpretativas de clausulas contractuales partiendo del 2021 hacia adelante, pues el sistema cambiario a pulverizado todas las variables o casi todos los conceptos referenciales para los cálculos de los beneficios tipificados en cada una de esas clausulas colectivas contractuales, los cuales aún se expresan como por ejemplo en bolívares que no son fuertes, ni soberanos, porque simplemente quedaron expresado en Bolívares.. Es decir; quedaron pulverizados de manera *jurisprudencial* por el sistema cambiario especulativo de la guerra económicas.

Esto significa, que habría que darle un nuevo ordenamiento interpretativo a cada uno de esos paragrafos tipificados como beneficios jurisprudencialmente para protegerlos y proyectarlos en el tiempo y los nuevos retos.

*No hay mal que dure 100 años y que por bien no venga*

La tarea por parte de la clase obrera sería entonces, *mapear y actualizar un nuevo contrato colectivo* tomando en consideración todas las variables económicas y referenciales de la realidad y actualidad situacional en que se encuentran los índices económicos y financieros de nuestro país, bajo unas nuevas referencias y necesidades sociales, económicas y políticas laborales que garanticen la sostenibilidad de la salud y la vida de manera integra y que a su vez nos coloquen por encima de todos los estragos dejados por la guerra económica y que funjen actualmente como obstáculos interpretativos para la clase obrera, pero a favor de los patronos.

Los trabajadores y trabajadoras seguimos siendo los mismos aguerridos, quienes hemos aprendido de los efectos de esta guerra económica planteada contra el pueblo trabajador, pero que hoy en medio de estos mismos cambios *"nos exigimos un nuevo modelo de gestión y de participación bajo una nueva visión de luchas consonas con la realidad"*

Inventamos o erramos!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 497 veces.



Jhonny Hernández


Visite el perfil de Jhonny Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: