Sr. Presidente: esta es una oportunidad para construir el socialismo

Los buhoneros son trabajadores y también tienen derechos



Lo peor que le puede pasar a un proceso revolucionario como el que vivimos en el país, es que la sumisión, el acriticismo, y el aceptar a pie juntillas lo que diga el Presidente, o en términos generales, el gobierno, se convierta en la actitud normal y cotidiana de la gente. Afortunadamente esto no está sucediendo, y el pueblo y los trabajadores siguen luchando a brazo partido en defensa de sus derechos aún no plenamente satisfechos; más allá de los obsecuentes y defensores a ultranza de todo lo que haga el gobierno, que siempre existirán.

Definitivamente no podemos ver con indiferencia la cruzada de persecución de los buhoneros que los alcaldes, alentados por las palabras del Presidente que llamó a “recogerlos”, vienen desarrollando con la diligencia que nunca tienen para resolver los problemas del pueblo, e inclusive los de sus propios trabajadores.

Por ello no compartimos la forma en que Chávez en un reciente Aló Presidente trató a los humildes trabajadores informales.

Antes de corretearlos con la policía como últimamente se viene haciendo –al mismo estilo de los años de la IV República- se debería encarar con seriedad las causas que originan la informalidad en el marco del capitalismo. Andar persiguiendo buhoneros, sometiéndolos al escarnio público, y haciéndolos responsables de los males de la ciudad, particularmente en lo relacionado con la basura y la inseguridad, es quitarle la responsabilidad que en estos temas tienen los alcaldes, como Bernal y Barreto, que poco han hecho para intentar resolver estos problemas, así como también que fueron las políticas de Lusinchi, CAP, Caldera, y demás presidentes del “puntofijismo”, las responsables de la situación de desempleo e informalidad de millones de venezolanos.

La informalidad es la herencia de los años de aplicación de las políticas neoliberales en toda América Latina, y no se resuelve con medidas represivas, sino propiciando nuevas fuentes de trabajo, a través de la discusión con las organizaciones de los trabajadores informales, los sindicatos, organizaciones populares y la UNT de un Plan Nacional de Construcción de Infraestructura y Viviendas, que permita la inserción laboral productiva de buena parte de los trabajadores informales, que por cierto, no son sólo buhoneros.

Por otra parte, encarar estructuralmente el problema sólo será posible si se rompe definitivamente con el capital y se atacan las causas que originan el desempleo y el trabajo informal. Sólo avanzando realmente al socialismo se puede comenzar a resolver el problema de la buhonería y la informalidad. No basta con declarar que estamos en una “fase socialista”, hay que demostrar que esto es cierto tomando medidas concretas que apunten en esa dirección. El socialismo no es una entelequia abstracta sino medidas que en los hechos comiencen a resolver los graves problemas que tienen los trabajadores y el pueblo. De allí que otra tarea que puede servir para enfrentar estructuralmente el problema es a través de la expropiación de las grandes empresas capitalistas y transnacionales, colocándolas bajo control de las organizaciones sindicales y de los propios trabajadores, todo como parte de un Plan Nacional de Desarrollo discutido con las organizaciones sindicales y populares, que reoriente la economía en función de satisfacer las necesidades de la población, y al mismo le de un nuevo sentido al empleo.

En lo inmediato, antes de desalojarlos y perseguirlos, el Estado debería construir centros comerciales o pequeños mercados, propiciando la participación organizada de los propios trabajadores informales junto a los sindicatos e incorporando en las labores de construcción a los trabajadores desempleados.

El problema de los trabajadores informales es una oportunidad para comenzar a transitar en los hechos el camino del socialismo.

*Docente UCV. Miembro del Comité Nacional Impulsor del Partido Revolución y Socialismo (PRS)
miguelaha2003@yahoo.com
www.revolucionysocialismo.org


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7347 veces.



Miguel Angel Hernández*

Profesor de Historia en la UCV y miembro del comité impulsor del Partido Revolución y Socialismo. Como marxista, Hernández aboga por el definitivo rompimiento con el capitalismo en Venezuela y por la construcción del socialismo.


Visite el perfil de Miguel Angel Hernández Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: