Jubilados Pdvsa esperan respuesta de la Fiscalía

"Una cosa es el error y otra es el engaño, nosotros bien podemos equivocarnos, pero mal podemos engañarnos".

Hugo Rafael Chávez Frías (Aló Presidente N. 243, Edo. Aragua, 2006)

En medio de la crisis que atraviesa Venezuela y la cual ha tenido su clímax con el reciente atentado al servicio eléctrico nacional, los jubilados de la industria petrolera y petroquímica no hemos escapado a dicha situación y también hemos sido víctimas de este ataque mortal e inhumano contra el país.

La situación de los jubilados de Pdvsa se ha tornado cada vez más visible y ya no tan sólo se limita a sus reiterados reclamos de reivindicaciones y deudas salariales pendientes, sino que además por no ajustarse a la actual realidad económica del país, hemos sido también afectados directamente en nuestros ingresos por pensiones y hacemos cola en los comedores de la industria.

A pesar de que nos llega la TEA a cada jubilado (ayuda alimentaria que está devaluada Bs F 3.500), sufrimos los retrasos cada vez más frecuentes del pago de intereses del Fondo de Pensiones y se suman a ello, algunas situaciones de salud y bonificaciones que rallan en el reclamo público y cruzan el sendero de la denuncia.

Este último caso está relacionado - por ejemplo - con la entrega de un combo cárnico para los jubilados de la industria petrolera y petroquímica en el estado Monagas. El anuncio de su entrega mantuvo en vilo a los jubilados desde el mes de diciembre y se hizo efectivo a finales de febrero pero resultó todo un fiasco, fue una burla o un desagradable paquete chileno.

El tan cacareado combo cárnico llegó pero "chimbo" a todo el colectivo de hombres y mujeres de la industria. En especial para quienes luego de una larga espera, en una cola de varias horas, lo recibimos incompleto.

Por una razón desconocida, la cual amerita una seria investigación y castigo para los responsables, el combo cárnico llegó con dos pollos y medio kilo de carne de tercera, adornada de pellejo; porque presuntamente, los kilos de carne buena se extraviaron en el camino.

A ello se suman las colas compartidas con los trabajadores activos que están in crescendo y denotan el padecimiento de miles de hombres y mujeres quienes dedicamos largos años de nuestra vida, a la hasta ayer primera industria del país. Hoy buscamos paliativos para poder subsistir.

Todo un cuadro que multiplica el calvario de los jubilados - la mayoría de la tercera edad - acumulamos innumerables sacrificios convertidos en burla, emparentada con el desprecio; lo cual desdice muchos de quienes en Pdvsa, manejan los Recursos Humanos.

Igualmente se suma a ello la indiferencia de algunos empleados (hay sus excepciones) de la oficina denominada irónicamente Calidad de Vida, la cual también de manera directa está vinculada a la Asociación de Jubilados Petroleros y Petroquímicos, AJIP, quienes deben servir de apoyo a los jubilados.

Esta asociación (Ajip) tiene más de 16 mil miembros inscritos en todo el país y debe reestructurarse (reingeniería) para poder suministrar mano de obra calificada y adiestrada a la industria en su vida productiva. Igualmente puede manejar proyectos completos con expertos para levantar la producción petrolera, como lo requiere el Estado y el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Son innumerables los episodios que como un karma castigan a los jubilados petroleros; no sólo por los abnegados años de servicio y entrega al país - hecho que nos hace merecedores de respeto - sino por la edad acumulada que por justicia invoca pasar los últimos años de existencia con una mejor calidad de vida.

Los jubilados no estamos conformes con una industria indiferente de baja producción y castigada por enemigos externos, quienes la roban y se toman su capital y sus bonos. Los jubilados también hemos sido víctimas de una presunta apropiación indebida de nuestros recursos.

Se trata de la usurpación de un capital e intereses de los haberes del Fondo de Pensiones de los jubilados de Pdvsa y de sus bienes e inmuebles en todo el país y en el extranjero (Más de 226 MM de dólares del total de débito en intereses bonos, cifras sólo del año 2017).

Los últimos pagos de intereses otorgados y que venían siendo cancelados por gotas, ahora continúan en la espera de más de 29 mil jubilados; todo ello debido – presuntamente - por la demora en el proceso de registro por parte de Pdvsa de la nueva Junta Administradora del Fondo de Pensiones (APJPDV).

La situación que ya es pública y comunicacional con el despojo del dinero de los haberes de los jubilados del citado Fondo de Pensiones, es una historia que conocemos (500 MM$) desde la gestión de RR con el caso Illaramendi, protagonista quien fue denunciado en las máximas instancias e instituciones de justicia del país y actualmente preso en los EEUU.

La denuncia pública fue presentada con datos y pruebas suficientes de los adefesios jurídicos cometidos así como el cambio realizado a los estatutos del Fondo, hecho por directivos y ejecutivos de Pdvsa roja rojita quienes hoy disfrutan de la dulce vita en los EEUU, en paraísos fiscales, en países europeos y otros quienes aún tienen altos cargos en instituciones del país. (Modificaron del Art. 33 del Fondo de Pensiones).

De la anterior situación tiene conocimiento la Presidencia de la República, la Contraloría General de la República, la Defensoría del Pueblo y la Fiscalía General de la República (a través de la Fiscalía 50).

A esta última institución del MP, dirigida por el Fiscal Tarek William Saab, se le envió una carta desde el Oriente del país (Maturín, Monagas a finales del año 2018), la cual fue firmada por más de 300 jubilados.

Todos a través de AJIP exigimos a la Fiscalía General de la República se haga una investigación a fondo para dar con los culpables; sobre todo con quienes metieron sus manos y presuntamente desviaron los haberes e intereses (en divisas), del Fondo de Pensiones de los jubilados petroleros y petroquímicos.

Los jubilados de Pdvsa no sólo imploramos sino que exigimos se haga justicia y esperamos ver alejado el karma de nuestras penas en Venezuela; sobre todo en estos tiempos de crisis y ataques a la Revolución, los cuales sacuden a nuestro colectivo conformado por venezolanos quienes dedicamos gran parte de nuestra vida a la primera industria del país.

Asimismo - además de justicia - los jubilados petroleros y petroquímicos esperamos una acción inmediata del Estado venezolano para que reconozca la capacidad y experiencia acumulada con capacitación y destreza pagada por Pdvsa.

Todos los jubilados queremos recuperar nuestro dinero y los recursos producto del esfuerzo y del ahorro de muchos años, los cuales fueron depositados en el Fondo de Pensiones y que nos pertenecen de hecho y de derecho a todo el colectivo de jubilados de la industria petrolera y petroquímica nacional… ¡Justicia ya!

¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1380 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Tulio Arellano

Marco Tulio Arellano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a276926.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO