Diosdado salvó al chavismo de una derrota el pasado 6 D

"Llegamos aquí para hacer una revolución o morir en el camino; no hay más alternativa para nosotros".

Hugo Rafael Chávez Frías

Todos los chavistas convictos y confesos y quienes además votamos el pasado 6 de diciembre por nuestros candidatos del Psuv y del GPP, estamos conscientes que logramos el objetivo para conquistar una nueva Asamblea Nacional, a partir del próximo 5 de enero de 2021.

Frente a unas circunstancias no muy comunes, como las que vivimos hoy en Venezuela, enmarcadas bajo la influencia de una pandemia (Covid 19), un bloqueo y sanciones económicas por parte de los Estados Unidos contra nuestro país se efectuaron, como dijo el Presidente Nicolás Maduro, "llueva, truene o relampaguee", unas elecciones parlamentarias.

El resultado, como lo reveló la presidenta del CNE Indira Alfonzo Izaguirre, quizá no superó el 30.5% de un universo de más de 20 millones 800 mil venezolanos, inscritos para votar en un evento electoral para elegir 277 diputados de la Asamblea Nacional, quienes manejarán las leyes y harán contraloría al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro a partir del próximo 5 de enero.

Según el CNE las cifras oficiales revelaron que: "Los votos escrutados están distribuidos de la siguiente manera: la alianza conformada por el Gran Polo Patriótico suma hasta el momento 4 millones 276 mil 926 sufragios para 69,43 por ciento; la alianza conformada por Acción Democrática, Copei, Cambiemos, El Cambio y Avanzada Progresista tiene 1 millón 95 mil 170 votos para un 17,72 por ciento.

Venezuela Unida, Primero Venezuela y Voluntad Popular Activistas sumaron 259 mil 450 votos para 4,15 por ciento…

El Partido Comunista de Venezuela (PCV) – por su parte - totalizó 168 mil 743 sufragios para 2,7 por ciento; y otras organizaciones cuentan con 405 mil 17 votos al momento de emitirse este segundo boletín."

Una vez conocidos los resultados dados por el CNE - que ya son irreversibles - la voz oficial del Gobierno y del Comando de Campaña del PSUV y el GPP "Darío Vivas" en la voz de su coordinador Jorge Rodríguez, oficializó el triunfo.

No obstante es ahora cuando comienza el análisis - en frío - de los resultados de las pasadas elecciones del 6 de diciembre. Desde un primer momento, los voceros de la oposición - quienes no quisieron participar en la contienda - han tratado de capitalizar la alta abstención.

Ellos hablan de la misma como si fuera su conquista a pesar de que si bien es cierto muchos la habían convocado; pero no son necesariamente ellos, quienes provocaron su origen. Se habla de casi un 70 % de abstención - según las cifras del CNE.

Para el chavismo duro el cual quedó retratado en las elecciones del pasado domingo 6 de diciembre, la situación es atribuible a factores externos motivados por el imperio norteamericano como las sanciones y el bloqueo; mientras que para la oposición y los descontentos, de distintos signos políticos (inclusive algunos del Psuv y otros partidos de izquierda), la culpa es del Gobierno del Presidente Nicolás Maduro por permitir la hiperinflación y la dolarización del país.

Mientras todo este panorama envuelve a la población venezolana, sacudida por el costo de los productos alimenticios y la escasez de gasolina, los líderes de la oposición tratan de jugar posición adelantada, como Enrique Capriles y otros quienes se acusan entre ellos mismos, de la falta de liderazgo en la propia oposición la cual camina, cada vez más, a su propia destrucción.

Actualmente la oposición liderada por Juan Guaido habla de una consulta popular (consulta virtual, incluso con partidarios desde el exterior) para tratar de engañar incautos y seguir mintiéndole al pueblo venezolano, quien se recoge en sus casas y envía señales al Gobierno y a sus propios partidos del Polo Patriótico, para rectificar donde haya que rectificar.

Lo que sí es una realidad inocultable que llama a una profunda reflexión, es el verdadero resultado ocurrido en las elecciones del pasado 6 de diciembre.

No se puede tapar el sol con un dedo y seguir desde las instituciones del Estado y por VTV, como si nada hubiese pasado. Si bien el resultado oficial es irreversible de acuerdo a la Ley Electoral y la Constitución venezolana, el campanazo de la abstención no debe pasar por debajo de la mesa.

El hecho de que más de un 70 por ciento de los ciudadanos de nuestro país hayan dado la espalda al proceso democrático y a la oportunidad de expresarse a través del voto, deber ser revisado con lupa y de manera inmediata por las altas autoridades, no sólo del Gobierno sino del propio Estado venezolano, ¿algo pasó?

Es un hecho que en el mundo un alto número de las elecciones que se realizan cuentan con bajos porcentajes de participación y nadie dice nada, ni mucho menos se habla de regímenes dictatoriales como ocurre con Venezuela, un país acostumbrado desde la llegada del Comandante Hugo Chávez al poder a altos volúmenes de participación, en más de 26 procesos comiciales.

Ante las recientes elecciones de Venezuela, la jauría internacional y los enemigos de la Revolución Bolivariana, han reaccionado a coro para despotricar y seguir atacando al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, al cual odian por el sólo hecho de no querer entrar en el juego de los intereses del capitalismo mundial.

Mientras en los Estados Unidos prosigue la procesión de los que gritan fraude como el Presidente Donald Trump, también en la Europa lacaya y sumisa al Departamento de Estado, liderada por España (hoy depósito de traidores y vende patria) también lo hacen.

Desde la península ibérica se aprovechan de la baja participación de venezolanos en los pasados comicios, para declarar ilegal el proceso electoral venezolano, que si bien registro poca participación fue legal y transparente y contó con el aval de observadores internacionales y veedores de reconocida trayectoria.

Lo que pudiera estar en cuestionamiento no es el proceso electoral venezolano. Lo que nos llama a reflexión – repetimos - es la baja participación de electores quienes con su postura de abstención, reclaman una pronta solución a sus problemas, como la falla de servicios públicos (luz, agua, gas, transporte, gasolina, etc.).

A esto se suma el problema de la hiperinflación y el uso del dólar criminal por parte de mercenarios, quienes han encontrado a sus interlocutores en mercaderes y comerciantes inescrupulosos, quienes juegan con la paciencia de un pueblo que ya está al borde y en su máxima ebullición - como el cuento de la ranita - porque nadie les pone coto.

En las pasadas elecciones del 6 de diciembre un pueblo noble y apacible se expresó a través de la abstención y reclama de las más altas instancias del Estado venezolano su lectura inmediata.

Si bien el Gobierno ya tiene instrumentos legales como la Ley Antibloqueo aprobada por la ANC, es ahora con una Asamblea Nacional como parte de los poderes del Estado, cuando se podrá decir adiós a una institución que estuvo al servicio de los más oscuros intereses y sirvió como plataforma para engendrar un poder interino, bajo la batuta de un impostor (con los días contados) como lo es Juan Guaidó.

El resultado de las elecciones del 6 de diciembre dejó muchas lecciones en puerta y si bien la abstención, fue el mayor signo del descontento, no se expresó en el voto de una oposición que quedó menguada, mientras la otra parte de la oposición violenta, quedará errante en diferentes latitudes donde por desgaste pasarán a ser presa del olvido y calificados como "migrantes de la traición".

Mientras el resultado de las recientes elecciones parlamentarias comienza a ser digerido en frio por los analistas y los líderes políticos, en el seno de los partidos de la Revolución el Psuv y el GPP deberá analizarse su repercusión y su efecto en las políticas del Gobierno revolucionario de Nicolás Maduro.

Por otra parte comienza a hacerse sentir también el análisis y la pregunta de ¿quién fue el verdadero artífice del triunfo de rescatar la nueva Asamblea Nacional, por parte de la Revolución Bolivariana?

La respuesta no se hace esperar, porque a la vista de muchos fué el presidente de la ANC y Vicepresidente del PSUV Diosdado Cabello, quien con su activa participación salvó al chavismo de la derrota.

¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4248 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: