Jubilados Pdvsa conquistan beneficios

"Siempre he pensado que el hombre individual muy poco pudiera hacer si no hay circunstancia, si no hay otros hombres, otras mujeres; si no hay esa fuerza de un pueblo que a uno lo lleva, lo motiva, lo obliga y le aclara el camino".

Hugo Rafael Chávez Frías (La Habana, 3 de febrero de 2006)

Luego de una lucha constante y titánica librada por la Asociación de Jubilados Petroleros y Petroquímicos del país, AJIP y su nueva junta directiva encabezada por su presidente Héctor Villalobos y aguerridos directores como Helena Pino Blanca y Omar Antúnez, junto a un grupo de asesores y trabajadores incansables en todo el país, se lograron varios beneficios para el colectivo de jubilados petroleros.

Las conquistas que resumen el trabajo de antecesores incansables en el Zulia y en otras regiones del país, como los recordados "bastonazos", no hubieran sido posibles sin la solidaridad demostrada por el Presidente de la República Nicolás Maduro y por ende, el actual presidente de Pdvsa, ingeniero Nelson Martínez.

Si bien los jubilados de la industria petrolera y petroquímica no fueron reprimidos por las desaparecidas ballenas, si fueron rechazados y expulsados de las sedes de la industria petrolera, en varias regiones del país, por las antiguas directivas y por expresidentes de Pdvsa, quienes hoy no merecen ni siquiera ser recordados.

No ha sido fácil para los jubilados agrupados en AJIP hacerse oír por sordos, ciegos y mudos directivos, quienes a pesar de vestirse de rojo rojito, han asumido actitudes de rechazo hacia el colectivo de jubilados.

En la mayoría de los casos, desde gerencias corporativas como RRHH dirigidas por tercos y negativos gerentes (muchos de salida), quienes han llevado a los trabajadores de Pdvsa a calificarlos de "recursos inhumanos" por su actitud negativa y anti laboral que manifiestan a diario.

Con su constante intransigencia y negándose al diálogo o a la búsqueda de soluciones viven estos directivos infiltrados (algunos con inconfesables propósitos) dentro de la industria, para hacer un gran daño a la revolución y a todo el país, incrustados muchos de ellos en varias instituciones del Estado venezolano.

En el caso de los jubilados petroleros y petroquímicos se han presentado casos que han sido denunciados ante instituciones como la Defensoría del Pueblo, Fiscalía General de la República y la misma Contraloría General; incluso con el conocimiento del Presidente de la República Nicolás Maduro, debido a los procedimientos utilizados que rondan el dolo y presuntos delitos, como el ocurrido con el Fondo de Jubilaciones de Pdvsa.

Si bien, actualmente por instrucciones directas del presidente de Pdvsa Nelson Martínez se tratan de reparar daños causados al patrimonio del colectivo de jubilados petroleros y petroquímicos, queda todavía mucho camino por recorrer, en el caso de reivindicaciones pendientes como una justa pensión, rescate de los haberes y beneficios del Fondo de Pensiones, pago total de intereses y una merecida homologación, la cual está consagrada en la Ley Orgánica del Trabajo (LOT).

En puertas está también, en la industria, una de las conquistas más esperadas por los trabajadores petroleros como lo representa la Contratación Colectiva (CCP), con el cual se espera hayan anuncios de beneficios para los jubilados petroleros, quienes dedicaron largos años de su vida a la industria y al país.

Detrás de la política laboral de la industria petrolera se esconden muchos mitos y herencias de las trasnacionales, con privilegios los cuales no han querido ser tocados, porque para muchos ejecutivos (incluso algunos incursos en hechos de corrupción) y sindicalistas, son derechos adquiridos o algo intocable.

Muchos de ellos se vistieron de rojo para en nombre de la revolución proteger prebendas del pasado, privilegios y una meritocracia que sigue vivita y coleando en la Pdvsa roja rojita, para quienes como la "Gente del Petróleo" permanece agazapada dentro de la industria.

No todo lo que brilla es oro en la industria petrolera nacional. Si bien sigue siendo el puntal del desarrollo del país y su principal motor, en ella conviven y pululan quienes se han aprovechado de ella para fines personales e incluso, para fines políticos inconfesables.

Hay sin temor a equivocarnos quienes en tiempos del Comandante Hugo Chávez le mintieron e hicieron su nicho para crear toda una cadena de corrupción, la cual apenas comienza a salir a flote, gracias a la acción valiente del nuevo Fiscal General de la República Tarek William Saab (muchos huyeron del país).

En el caso de los jubilados petroleros hay mucha tela que cortar y cabos sueltos, los cuales deben ser bien a marrados por la nueva junta directiva de Pdvsa la cual debe tener bien claro su objetivo; no sólo de la industria sino del Estado, junto a una línea de mando trasparente desde Miraflores, cuyas órdenes deben ser acatadas sin ninguna duda por todos los funcionarios y directivos petroleros, incluyendo los de alto grado militar.

Casos como el famoso Illaramendi ronda como un fantasma por La Campiña y evocan injusticias la cuales deben ser enterradas para siempre, sobre todo cuando de recursos y ahorros de los trabajadores se trata.

Hemos dicho hasta el cansancio que en la industria petrolera se atentó contra conquistas sociales y laborales. Se crearon adefesios jurídicos y madrugonazos para fines y planes no muy transparentes, así como ocurrió con el Fondo de los jubilados petroleros.

Se trata de una figura legal y de peso jurídico que busca conquistas futuras para los jubilados y que fue violada por autoridades que manejaron a capricho, fondos con ahorros de los trabajadores, producto de años y de aportes legales de Pdvsa.

Los jubilados de la industria petrolera y petroquímica nacional hoy además de reconocer la lucha constante y abnegada de líderes de la talla de Helena Pino, Omar Antúnez y Héctor Villalobos, decimos "honor a quien honor merece".

No faltarán falsos profetas o sindicalistas de profesión quienes quieran criticar sin fundamento la lucha librada por Ajip en estos últimos años y ahora querer pescar en rio revuelto.

No es tarea fácil para el colectivo de jubilados acabar con las injusticias, cuando existen jubilados de primera, segunda y tercera dentro de la industria petrolera y gerentes disfrazados de revolucionarios.

Igualmente a pesar de las últimas conquistas impulsadas por AJIP y respaldas por el Presidente Obrero Nicolás Maduro y el nuevo presidente de Pdvsa ingeniero Nelson Martínez, quedan por concretarse beneficios como la homologación, rescate del Fondo de Pensiones, pago de intereses y corte de cuentas con auditorias de los años anteriores al 2016.

Se han dado pasos importantes en la industria petrolera con los jubilados, pero la Fiscalía General de la República así como ha tomado como punto de honor los hechos de corrupción en la Faja del Orinoco, debe también entrarle de lleno al Fondo de Jubilados de Pdvsa que es una caja de Pandora forrada en divisas y de la cual, cambiaron sus estatutos e hicieron fiesta con sus dólares, peces gordos que hoy gozan de inmunidad y tienen una mafia; pero sabemos que la justicia tarda pero llega.

¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1391 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Tulio Arellano

Marco Tulio Arellano

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /trabajadores/a253956.htmlCd0NV CAC = Y co = US