La UBTJR: Entre la utopia obrera o perecer ante el estado burgués

Cuando me acerqué a la Universidad Bolivariana de los Trabajadores "Jesús Rivero" sentí que no era casual. Era sencillamente consecuencia de la maravillosa dialéctica, de la frase convertida en adagio por Alfredo Maneiro, "el encuentro de los iguales". En la historia de la UBTJR desde su génesis hasta el momento donde tiene ya más que alma, músculo y cuerpo; encontré evidencias que fortalecen mis convicciones revolucionarias. Fortalecí mis creencias que en revolución el poder tiene otro significado; un poder que no goza de privilegios ni prerrogativas sino compromiso y responsabilidad, un poder que no nace de la publicación de una gaceta oficial o cualquier designación gubernamental, sino de la conjunción de corazones, saberes y esfuerzos; un poder que no subyuga, sino que libera.

I)- La utopía obrera.

En la UBTJR me reencontré con cada frase del concepto de revolución dado por Fidel:

"Revolución es sentido del momento histórico"

En el momento en que el imperio yanqui y sus subordinados criollos de la tecnocracia petrolera aplican el más grande sabotaje nunca visto en nuestra patria, en ese momento germina la semilla que sembró el camarada Jesús Rivero, la UBTJR aflora como instrumento de la clase obrera para autoorganizarse, autoformarse colectivamente en función de asumir su papel protagónico en la construcción de una sociedad libre y amante de la paz.

"Es cambiar todo lo que debe ser cambiado…"

La UBTJR es la precursora en trastocar el modelo formativo tradicional al asumir los trabajadores la Autoformación Colectiva, Integral, Continua y Permanente; integrando, en un proceso armónico, la educación, el trabajo, la investigación y el compromiso histórico por construir la sociedad socialista.

"…es igualdad y libertad plenas…"

. La UBTJR es la expresión de una decisión voluntaria y consciente de los trabajadores.

"…es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos…"

En la UBTJR no existen autoridades académicas, autoridades administrativas, autoridades laborales ni autoridades estudiantiles, todo lo conforma un espacio de poder integrado por hermanos de clase conscientes de sus responsabilidades.

"…es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos…"

La UBTJR es creación obrera como lo es el pan, los zapatos, la ropa, la máquina, la vivienda, el vino, pero concebida no como una mercancía sino como un instrumento para la autoformación, la organización, la toma y ejercicio del poder de la clase trabajadora en función del socialismo.

"…es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional…"

La UBTJR como universidad de trabajadoras y trabajadores creada y dirigida por la clase trabajadora se constituye ya un desafío, es una acción de subversión contra el orden burgués y un referente en la lucha del movimiento obrero internacional.

"…es defender valores en los que se cree, al precio de cualquier sacrificio…"

La participación protagónica, el ejercicio directo de la democracia; la autoformación colectiva, integral, continua y permanente en la UBTJR se ha convertido en un valor, en una ética practicada y defendida, evidenciada en asambleas de centros de formación como máxima instancia de decisión donde se han revocado vocerías; en procesos nacionales de participación colectiva donde se han elaborado reglamentos y postulados a hermanos de clase a la rectoría, vicerrectoría y aprobación de nuevos voceros y voceras.

"…es no mentir jamás ni violar principios éticos…"

En la UBTJR el proceso de formación esta estructurado, organizado y dirigido colectivamente por compañeros de trabajo, por hermanos de clase y eso no implica que se establezcan complicidades a la hora de evaluar resultados de aprendizaje, porque se está consciente que la verdad libera.

"…es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y de las ideas…"

En los equipos de estudios de la UBTJR, a la par que nos apropiamos de las técnicas, de la ciencia, del saber; se respira, se siente, se transmite y se contagia la certidumbre que el poder no es el cargo, el nombramiento y el patrón; que la fuerza motriz está en la conciencia organizada del pueblo trabajador.

II)- O perecer ante el estado burgués.

Hoy esa experiencia de construcción revolucionaria; esa pequeña vitrina de cómo la clase trabajadora gerencia su proceso de formación y organización está amenazada y no por el enemigo histórico real, físico, concreto; no, no es la burguesía desde un salón presidencial lanzando un decreto como aquel fatídico 12 de Abril de 2002. No; hoy no es la burguesía, hoy es la cultura de esa burguesía, digerida y metabolizada en nuestros propios compañeros de lucha. Manejando la misma gramática de poder cuarto republicano, como en otras épocas, unos les quitaron a otros universidades, liceos, bancos y hasta partidos políticos, hoy del ministerio que precisamente debiera estar más cerca de la clase trabajadora (El Ministro del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo) es desde donde se pretende colocarle gríngolas y bozal a una universidad obra del poder constituyente originario; un Vice ministro impuesto como rector, que le teme a las asambleas obreras, pretende cabalgar sobre una esperanza colectiva para el horizonte que caprichosamente considere; si para él tal vez; "la participación protagónica y el ejercicio directo de la democracia" y "la autoformación colectiva, integral, continua y permanente" son simples y vistosos aperos de un caballo domado; para los trabajadores y trabajadoras organizados en su universidad esa es su ética, esa es su única forma actuación.

Hoy desde MPPPST se pretende secuestrar a la UBTJR, anteponer la autoridad de un nombramiento oficial a la voluntad del soberano a través de Los Centros de Encuentro para la Educación y el Trabajo, desconfigurando el objeto para los cuales este instrumento fue creado

"Artículo 505. El ministerio del Poder Popular con competencia en materia de trabajo y seguridad social, en el marco del proceso social de trabajo, de los planes de desarrollo económico y social de la Nación, y de los programas y misiones enfocadas en los procesos de educación, saber y trabajo, pondrá a disposición de los trabajadores, trabajadoras, sus organizaciones sociales y comunidades, patronos y patronas, los Centros de Encuentro para la Educación y el Trabajo, a objeto de contribuir a:"

Mas claro no canta un gallo, lo dice muy bien: "a objeto de contribuir a:" no dice a objeto de montar y conducir como un manso caballo a la UBTJR.

Como advertía el comandante eterno: "Que nadie se equivoque"

Abrebrecha y después hablamos

José Ovalles

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2060 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: