¿Elecciones ya o Autonomía Vs. Neocorporativismo?

II Congreso de la UNT

Quisiéramos en el siguiente trabajo analizar el fondo de las diferentes contradicciones que hicieron fracasar la posibilidad de elaborar una resolución unitaria En el II Congreso Nacional de la Central Obrera: Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela (UNT) que se desarrollo en la Ciudad de Caracas los días 25, 26 y 27 de Mayo del 2006 y en el cual se trato de crear una matriz de opinión con el fin de hacer creer que existía una disputa personal por el control de la central entre los compañeros Orlando Chirino Líder de la Corriente C-CURA y la compañera Marcela Maspero; trataremos de conjugar los hechos, con los antecedentes e historia del movimiento sindical para de esta forma tratar de entender la realidad actual del sindicalismo revolucionario, lo que podría contribuir a la comprensión o posible solución de las contradicciones planteadas  que produjeron  los acontecimientos que se sucedieron en el referido congreso y que es necesario relatar para poder adentrarnos en el debate:

Los coordinadores nacionales de las corrientes de Marcela Máspero, FBT y Autonomía Sindical se retiraron del salón donde venían realizándose las plenarias y discusiones de mesas, con escasamente una cuarta parte de los delegados, mientras que la mayoría abrumadora, siguió sesionando en forma normal en las instalaciones del Círculo Militar. Antes de ocurrir esta separación se produjeron situaciones de conflicto y era casi imposible restablecer el orden. Los integrantes de las corrientes en cabezadas por Marcela Máspero insistían en que "lo primero son los 10 millones para Chávez", "primero Chávez", "las elecciones sindicales deben ser el año que viene", a lo que una importante fracción de delegados respondía con gritos de "elecciones, elecciones, queremos elecciones", "Chirino, Chirino", pero igualmente, elevaban también sus manos abiertas simbolizando los 10 millones y gritaban el nombre de Chávez. Pero, además, se presentaron importantes divergencias respecto a la relación de la UNT con el gobierno.

 

La corriente encabezada por Chirino plantea que la defensa de los trabajadores al gobierno del presidente Chávez contra el golpismo, la oligarquía y el imperialismo, nadie puede ponerlo en duda, no puede condicionar la autonomía de su funcionamiento ni la independencia de la central respecto a cualquier interferencia estatal o gubernamental, que lo primero para la UNT debe ser la defensa incondicional de los derechos e intereses de la clase trabajadora, tener la capacidad de criticar al gobierno cuando se equivoque o cuando los funcionarios hagan cosas contrarias a los trabajadores.

 

Las demás corrientes (Máspero, FBT, Autonomía, Rondón) opinan que las elecciones deben dejarse para el primer trimestre del 2007 después de las elecciones presidenciales de diciembre del presente año. Si evaluamos estos acontecimientos sin el conocimiento efectivo de los antecedentes el movimiento sindical venezolano  y sin el análisis de los discursos de los diferentes lideres sindicales que intervinieron en el congreso; podríamos asumir que efectivamente se trata de una lucha egoísta e individualista de los Compañeros Orlando Chirino y Marcela Máspero por el control de la Central Sindical en detrimento de los intereses colectivos de los trabajadores. avanzado un poco mas en el fondo de los acontecimientos podemos divisar una crisis entendida en el sentido positivo de la palabra es decir por un lado se expresa una vieja forma Corporativista de hacer sindicalismo encabezada por Marcela Máspero; tesis que dio al Traste con la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y que plantea entre otros puntos  los siguientes:

 

Un esquema neocorporativo: que invita al dirigente sindical a formar parte del aparato del Estado. Es así como hoy vemos a dirigentes sindicales con teléfonos, vehículos, viático y privilegios otorgados por el estado o las empresas del estado, con las cuales tienen relaciones, siendo el riesgo de esta situación la posibilidad de una colaboración de clases y la contribución en el control social ya que es evidente que a pesar que en el proceso revolucionario hemos dados importantes pasos en la construcción de un estado socialista las relaciones de producción son estrictamente capitalistas.

 

Plantean los compañeros un capitalismo de Estado: donde los trabajadores y sus sindicatos deban participar como “socios” del Estado no solamente en la distribución de la riqueza generada, sino también del poder; hoy muchos “Dirigentes Sindicales” son Ministros, Viceministros, Gerentes y directores de Empresas u Organismos del Estado. Y dentro de las tareas principales de algunos de estos compañeros esta; la posibilidad de un crédito para la formación sindical, las expectativas de montar sus propios negocios previsionales (Banco de los trabajadores, Cooperativas de consumo, institutos de recreación, etc.) pasan de dirigentes sindicales a "expertos" con una lógica "desreguladora" que asumen "tecnocráticamente" la representación de los trabajadores sin el mínimo mecanismo de participación real de las estructuras sindicales y mucho menos, de los trabajadores. Al mejor estilo de los dirigentes de la CTV; su esquema plantea la dependencia del Estado en cuanto a recursos financieros y presencia política. La ideología que predomina en estos planteamientos es estatista, prácticamente son representantes del estado ante los trabajadores. Ello ha contribuido a que la idea de libertad y autonomía sindical esté escasamente enraizada en la práctica y en la conciencia de los compañeros que defienden estas posturas. Este modelo propone la participación de los sindicatos en partidos social/demócratas o similares, la estrategia de participación parlamentaria y de avance en la correlación de clases, cercano en algunos aspectos a algunos modelos nacionalistas, como el esquema argentino de la "columna vertebral", para definir la relación sindicatos/movimientos políticos donde los compañeros tienen una posición como Dirigentes sindicales y otra como Diputados.

 

Y una corriente que se expresa a través del compañero Orlando chirinos que planteas entre otros puntos los siguientes:

 

Una dirección legitimada de la UNT en  unas elecciones por la base este mismo año, para que pueda llevar acabo las tareas fundamentales que el proceso histórico reclama.

 

Un movimiento sindical basado en los principios de solidaridad, emancipación de clase, en la autonomía y en la internacionalización.

 

Que luche contra el burocratismo y la corrupción del proceso revolucionario y en su mismo seno.

 

Que defienda las conquistas del proceso revolucionario y trabaje para aportar a los 10 millones de votos para el Presidente Hugo Chávez. Siempre que esta tarea no se convierta en un chantaje o obstáculo para la autonomía, libertad sindical o la democratización de la UNT

 

 Que pueda fijar posición conciente contra el golpismo, la oligarquía y el imperialismo.

 

Que su principal objetivo sea la defensa incondicional de los derechos e intereses de la clase trabajadora y además pueda tener la suficiente autonomía para criticar al gobierno cuando se equivoque o cuando los funcionarios hagan cosas contrarias a los trabajadores.

 

Que sea lo suficientemente democrático para que a través de la tolerancia y respetando las reglas del debate pueda conciliar sus propias contradicciones o las que se generen por la influencia de factores externos.

 

Como dirigente Sindical Miembro de la Corriente Clasista Unitaria Revolucionaria y Autónoma C-CURA, me suscribo plenamente a los planteamientos expresados por el compañero Orlando Chirino; pero también debo agregar en función de que este proceso histórico revolucionario es inédito  que es fundamental para los diversos sectores en pugna un cambio radical de actitud que permita “reinventar” un movimiento que enfrente a los grandes cambios y desafíos de la sociedad venezolana del nuevo milenio y que proponga nuevos esquemas organizativos, que permitan la Unidad de la clase trabajadora unidad política dentro de la diversidad ideológica, es decir debemos aplicar la retadora idea de Don Simón Rodríguez: “ O Inventamos  o erramos” o inventamos un Movimiento sindical acorde a los planteamientos histórico, que permita superar la transición es decir que permita que muera lo viejo representado en este caso por los compañeros que proponen El corporativismo, la burocracia y la corrupción como propuesta sindical y lo nuevo expresado en un modelo sindical inventado sustentado en los principios elementales de la clase trabajadora Y que contribuya a que la clase trabajadora deje ser una clase subalterna que mantiene unas relaciones subdesarrolladas con el estado o por lo contrario seremos juzgados ante la historia por nuestra incapacidad de adelantar las tareas que los trabajadores reclaman de su dirigencia.

 

Es así que la disputa en el II congreso Nacional de la UNT tiene una connotación mucho mas allá de un tema simplemente electoral o un enfrentamiento entre Marcela Máspero y Orlando Chirino.

(*) Francisco Javier Garcia Dirigente sindical miembro de la corriente C-CURA

Email. aronxL69@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2103 veces.



Francisco Javier Garcia (*)


Visite el perfil de Francisco García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: