Guarimberos, la ACANU y “Nuestra Mujer” en Ginebra

La pasada semana participé en una conversación con los jóvenes venezolanos Alejandro Suárez Teppa y Eusebio Costa, cabecillas de los llamados eufemísticamente “Campamentos de Protesta”, insertados en Caracas.

Después de escuchar sus “experiencias de lucha” me percaté de que se trata de dos sujetos violentos, que en los últimos meses han organizados varias de las terroríficas “guarimbas” para tratar de alcanzar a través de la violencia y de un despliegue o cayapa comunicacional nunca vistos, lo que no han logrado por medio de los votos en las elecciones de los últimos 15 años en Venezuela.

Ambos “guarimberos” hablaron de su exitosa estancia en Ginebra y del apoyo recibido de la archirreaccionaria ONG “UN WATCH”, que según los entendidos es la voz de la CIA entre las ONGs de Ginebra.

Igual comentaron de las entrevistas que les organizó la corresponsal de Notimex, Gabriela Sotomayor, en calidad de presidenta de la Asociación de Corresponsales Acreditados Ante Naciones Unidas (ACANU), de quien dijeron es una periodista que les dio total apoyo y quien puso a disposición de estos exégetas del crimen, los espacios de su organización para encuentros futuros con otras voces “democráticas” contra el gobierno constitucional de Venezuela.

Ambos jóvenes venezolanos se deshicieron en elogios sobre esta periodista, a quien calificaron de “su apoyo en Ginebra”, y con la cual, según dijeron, pueden contar para su lucha por acabar con un gobierno electo democráticamente.

Y no se equivocaron estos “guarimberos”, pues resulta que en las últimas semanas, la presidenta de la ACANU, Gabriela Sotomayor, ha organizado varias conferencias de prensa contra el gobierno venezolano, en coordinación con la ONG “UN WATCH”.

A principios de junio Sotomayor le “sirvió la mesa” a los golpistas venezolanos Pedro Nikken y Carlos Ayala Corao, “ilustres abogados” que el 11 de abril del 2002 redactaron el llamado “Decreto de Transición del Gobierno de Unidad Nacional”, panfleto que intentó dar cuerpo legal al Golpe de Estado fraguado en Venezuela, para justificar la destitución, “de un solo plumazo” de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, incluso el cambio del nombre de la Patria de Simón Bolívar.

¡Menos mal que el mamotreto “antijurídico” apenas llegó a ser perversa flor de un solo día, pues el pueblo venezolano salió como avalancha patriótica y restituyó en el poder al presidente Hugo Chávez.

Días después, la señora Gabriela Sotomayor organizó otro encuentro de los medios de prensa con opositores venezolanos; en este caso, Alejandro Suárez y Eusebio Costa, líderes de las llamadas “guarimbas”, que tanta violencia, terror y muerte han generado en las calles de Venezuela, pero que siguen siendo mostradas al mundo por las multinacionales de la noticia sin ética, como supuestas “protestas pacíficas”.

Estos “niños de pecho” guarimberos se apertrechaban en algunas calles caraqueños con abundantes armas, bombas molotov, drogas y logística bien pagada para garantizar la persistencia de sus “inocentes” acciones.

Es evidente que a la señora Gabriela Sotomayor no le importan la credibilidad y los antecedentes de sus fuentes de información, siempre que trasladen las líneas de mensajes que a ella sí les interesa.

Por todos es conocido que existe una clara intención de la derecha violenta venezolana, en complicidad con el gobierno de EEUU, para derrocar al legítimo gobierno establecido en ese país. Para esto insisten en crear, después de los fallidos intentos en la OEA, una matriz internacional desfavorable en los organismos internacionales y Naciones Unidas contra un Estado que por méritos propios es miembro del Consejo de Derechos Humanos.

Resulta vergonzoso que la Presidenta de la ACANU, instancia que agrupa a reconocidos periodistas y medios de prensa de todo el mundo, utilice a esta prestigiosa Asociación y los espacios de Naciones Unidas para desarrollar su agenda política personal, en componenda con una ONG tan poco creíble como UN WATCH, principal aliada de los crímenes de Israel contra el pueblo palestino.

Algo debe estar ocurriendo detrás de este activismo de Gabriela Sotomayor, cuya presidencia e iniciativas están poniendo en riesgo el crédito de la ACANU.
Me temo que en el futuro vendrán más “showsitos” como los ocurridos en las últimas semanas. No por nada ella es, a decir de sus guarimberos y golpistas invitados, “Nuestra Mujer en Ginebra”.

garciaf965@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2606 veces.



Francisco García


Visite el perfil de Francisco García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: