Las Acciones o la Muerte

Los accionistas clase B de SIDOR

Las demoras al parecer intencional, la falta de un vocero con credibilidad en el gobierno nacional, la carencia de sensibilidad social y humana ha caracterizado a los que han dirigido al Ministerio de Industrias, la CVG y SIDOR. La desidia, la irresponsabilidad y la ineptitud ha hecho difícil la solución del problema de los accionistas clase B de SIDOR. Son más de cuatro años en esta lucha y en el mes de septiembre se abrió una esperanza y una luz.

Cuando las diligencias, se dicen que van bien adelantadas y que se acerca una solución al problema, surge un imprevisto, lo que todos sabemos es que el problema de los accionistas clase B de SIDOR lo conocía suficientemente , el presidente Chávez, lo conocen el presidente Nicolás Maduro, el ministro de industrias, Ricardo Menéndez, el ministro de Finanzas, los innumerables presidentes de la CVG y los presidentes de SIDOR y siempre nos han mentido con punto de cuenta, nadie conoce la ruta del despacho de presidente Nicolás Maduro en Miraflores .

Es necesario hablar de la muerte, no porque los accionistas se van a inmolar o suicidarse al estilo bonzo, cuando un individuo acaba con su vida rociándose con algún tipo de líquido inflamable y prendiéndose fuego en público como forma de protesta ni vamos a suicidarnos en masas como un acto heroico ni vamos a participar en una revuelta armada, nuestra protesta es el dialogo y la protesta pacífica reclamando lo que un grupo de funcionarios con su silencio, desinterés, irresponsabilidad, desidia, falta de solidaridad y amor al prójimo nos niegan, lo que es nuestros, que pagamos al BANDES desde el año 2004; la acción para ese entonces la compramos a 47 mil bolívares cada una. Son 15300 trabajadores y extrabajadores; entre lo que se encuentran 8.300 accionistas que son ex trabajadores, no gozan de pensión ni jubilación a pesar de los años de servicio de SIDOR y la mayoría padecen de enfermedades ocupacionales por haber laborado en condiciones ambientales críticas como altas temperaturas, calor, polvos, gases tóxicos, ruidos y vibraciones. Mencionamos la muerte, porque en esta larga espera de los accionistas clase B para que el gobierno nacional compre sus acciones, ocurre que están muriendo a causa de las enfermedades ocupacionales que adquirieron en los largos años de trabajo en la industria siderúrgica.

Han muerto casi mil accionistas esperando que se concrete la compra del Estado Venezolano del 20% de sus acciones. Estas condiciones ambientales pésimas causaron efectos negativos en la salud como consecuencia de la exposición en el trabajo a factores químicos, biológicos, físicos y relativos a la organización del trabajo.



La producción de hierro y acero conlleva la absorción y la generación de diversos agentes respirables que comprenden, gases, vapores, polvo, emanaciones, humos y aerosoles. Estos agentes presentan diversos riesgos toxicológicos, como irritantes, asfixiantes químicos, fibrogenos, alérgenos, carcinógenos y Tóxicos sistémicos.

Entre las patologías más importantes por exposición a humos metálicos y polvo de metales duros, se incluyen la neumoconiosis, la silicosis, la siderosis, la Neumoconiosis, la neumopatia intersticial, el síndrome de disfunción reactiva de la vía aérea, el asma, neumonitis química, alergias, las central28, 29, 30, 31 dermatosis y daños en el sistema nervioso . Otro posible efecto a largo plazo, como veremos más adelante, es la carcinogénesis. Entre las principales Enfermedades respiratorias, se incluye el asma, el enfisema pulmonar, la irritación de vías respiratorias, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, las neumoconiosis, etc. Además del cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares. Por estos efectos que causaron las enfermedades ocupacionales es que la vida de los accionistas se hace precaria.

Una vez más los accionistas Clase B de SIDOR esperan la respuesta del gobierno Nacional, las propuestas están en la mesa de dialogo, todos los accionistas y todos los presidentes de la CVG, los ministros de Finanzas, los ministros de Industrias que han ocupado el cargo conocen este problema, mas Ricardo Menéndez, conocedor de las necesidades y vicisitudes de los accionistas, el presidente Nicolás Maduro y Cilia Flores están informada de este caso, recordemos que la primera dama fue Procuradora General de la República y en su despacho llegaron esos documentos. Al parecer falta la voluntad política, la solidaridad y el amor al prójimo y que entiendan que si hay Patria debe ser para todos… Todos esperamos que llegue el punto de cuenta al despacho del presidente de la República.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3143 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: