El “enviado de Caracas” no es mesías en Industrias Diana

He dedicado mi hora de almuerzo a seguir investigando sobre lo que sucede en Industrias Diana, me siento como en cierto momento en el que el silencio en la mayoría de los medios reinaba. Podría quedarme con la versión de lo que dice el twitter del Minppal o con la versión del intento de “movimiento obrero” (creado repentinamente) y al que, paradójicamente, le colocaron el nombre del más grande defensor de la clase obrera venezolana Hugo Chávez.

Intento no ser despectiva con lo anterior, pero cuando uno viene de la organización popular sabe como es la cosa. Soy de una localidad del país, que no es Caracas, y sé lo que eso puede significar, sobre todo sé lo que genera, que siendo uno de un pueblito, (que forma parte de la gran sabana de “monte y culebra” que llaman en la capital) tenga uno que terminar acatando al “enviado de Caracas”, (sin ánimos de ser regionalista) solo que esta realidad parece repetirse en todos los estados del país, Industrias Diana se atrevió a decir NO! Cosa que me hace respetarlos.

Por supuesto no por mera anarquía me sentí identificada con ese grupo de compañeros, seguí investigando y logré saber del trabajo con las comunidades de estos compas, luego de eso quise ver quién era el señor David Mendoza, para no caer en injusticias o juicios a priori y lo escuché detenidamente, me dedique a ver los videos en el que se hace pública una asamblea del Consejo Socialista de Trabajadoras y Trabajadores (CSTT) y el señor Mendoza, quien fue enviado para ser el nuevo gerente, “el enviado de Caracas”, como cosa rara, estaba sudando del calor excesivo que le causan esas “reuniones interminables” o por lo menos así las califica él mismo, parecía asustado y se notaba más perdido que tarzán en la ciudad, cosa comprensible pues su máxima experiencia en una empresa fue montar un restaurant que él mismo reconoce que quebró.

No hay razón para burlarnos del fracaso empresarial del compañero Mendoza, sin embargo, seguí escuchándolo y el señor Mendoza reconoció ante los trabajadores que además era dueño de una empresa de importación y exportación, cosa que llama poderosamente la atención, pues cuando uno revisa google descubre que Mendoza estuvo en importantes cargos en el Seniat, eso nos hace comprender porque el salto tan brusco, de un restaurant quebrado a ser un empresario dedicado a la importación y exportación.

Ahora, Pregúntome: ¿no es el Seniat el organismo responsable de fiscalizar los pagos de impuestos en aduanas de las empresas venezolanas encargadas de importar y exportar? Si claro, esto debió ser casualidad, no nos atreveríamos nosotros jamás a insinuar o afirmar que la empresa del señor Mendoza nace por el hecho de formar parte del Seniat.

En un video publicado más tarde en las redes sociales, se muestra al señor David Mendoza en una reunión con un grupo mucho menor, refiriéndose al CSTT, en ese video me surgieron otras interrogantes: si el señor Mendoza indica que tenía 300 trabajadores en contra de dos personas, él y el señor Ronald Ribas, ¿por qué el recién nacido “movimiento obrero” que hizo pública una carta abierta, dice que los que protestan eran solo unos pocos trabajadores del área administrativa? eso lo podemos conseguir en el minuto 02:58seg. del video publicado por diana marleo en su cuenta de you tuve: http://www.youtube.com/watch?v=c8FTLeAHUK4

Sigamos, Mendoza además, dice que llegó en medio de una “interminable asamblea de trabajadadores, que no es asamblea ni es nada porque es una simple gritería a la cual nosotros (Mendoza y compañía) no podemos ni responder” a ver saquemos cuenta, esto lo que indica es que, sí existe una asamblea permanente de un número importante de trabajadores de la empresa.

Se manifiesta en el video en cuestión, que los trabajadores “desconocen al ministerio de alimentación como ente rector y contralor de las políticas alimentarias del país y hay un desconocimiento implícito del Estado venezolano”, esto es paradójico, tomando en cuenta que fue el padre de este nuevo Estado Revolucionario, quien dio el poder popular a la clase obrera.

Ángel Orsini, es un personaje al que no conozco, ni me inquieta conocer, creo que como dicen los trabajadores, el detalle es que debe ser la clase obrera quien decida quién debe dirigir Industrias Diana, en eso no hay discusión, y fue esta precisamente la condición que puso Orsini para entregar: que fuesen los trabajadores quienes nombraran al gerente de la empresa.

Para finalizar quiero transcribir aquí un pedacito del discurso del señor Mendoza: “nos han hostigado con cámaras, que por cierto son cámaras de Diana, no son cámaras del consejo de trabajadores, son cámaras de la institución, ¿cómo el consejo de trabajadores tiene cámaras de la institución para hostigar a un equipo que viene del ministerio? Si son los trabajadores los insubordinados las cámaras que deben utilizar son las de ellos, yo quisiera saber de quién son esas cámaras (…) esas cámaras son de una persona jurídica, de empresas Diana ¿quién le dio esas cámaras? ¿Con qué recursos ellos están preparando eso? (…) Yo quisiera discutir ese concepto de control obrero que tienen aquí en Diana!!

Definitivamente, luego de leer parte del discurso del señor Mendoza no me queda duda, una llamarada en el corazón me indica que escribir algo en contra de mis compañeros obreros de Industrias Diana, sería un latigazo al rostro del Comandante Chávez y a la esencia de su legado revolucionario, cosa que no me perdonaría jamás.

Algo está pasando: este pueblo despertó y no nos vuelve a cegar más nadie!! Y como las medias tintas son una antesala a la traición, me atrinchero con mis camaradas, aunque aún no conozca a ninguno. Nuestro futuro está en la organización Popular, no hay otro camino carajo!

*¨Periodista de a pie, obligada en ocasiones a publicar verdades a medias.


amigadevoz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5190 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas