En Guayana y en Wisconsin

La clase obrera no va al paraiso

Con algunos fariseos dirigiendo las empresas e instituciones de Guayana la clase obrera no llegara al Edén, lo máximo que ha llegado es a los calabozos de Patrulleros del Caroní.

Resulta una lección muy instructiva y simpática del Evangelio el echar una mirada a los personajes que intervinieron en la Pasión de Jesucristo. Los hubo buenos y malos. Hoy, nos vamos a fijar en los malos, en los responsables, en esos que nos caen tan mal y que se ven muy reproducidos en la sociedad moderna. Existen hoy muchas personas que doblan a esos personajes de una manera extraordinaria..., y no solo en películas ficción, sino en la realidad de sus vidas. En el mundo sindical político-sindical hay un sinnúmero de fariseos.

Quienes son los verdugos de la clase obrera, son los mismos que actuaron ayer contra Cristo.  Tienen unos patrones que no cambian con los tiempos. Nos convencemos de ello con sólo echar una mirada a los personajes de la Pasión. Los repasamos brevemente. Anás y Caifás lo preparan todo. Ellos urdieron la trama. ¡El  sindicalista o trabajador bueno es aquel que está preso o enjuiciado! Como siempre, los sembradores del mal saben manejar los hilos a escondidas. No dan la cara. Se esconden en el anonimato. Si son descubiertos, la pagarán otros menos culpables. Anás y Caifás son la estampa del abuso de los grandes. No tendrán la razón, pero impondrán su voluntad. Caerá quien caiga, pero ellos seguirán en el poder. Y siempre, remitiendo Jesús a Pilato..., para que los culpables sean otros.

Judas es el primer personaje y el peor de todos, llega por la avaricia al endurecimiento del corazón, al sacrilegio, al abuso de la amistad, a la entrega de la clase obrera, a la desesperación, al suicidio...Se transforma en personaje de oficialismo y oposición; traicionó a los trabajadores de SIDOR en 1996, cuando se entregó por treinta monedas al neoliberalismo salvaje; después en el oficialismo surge el personaje como ministro del trabajo y traiciona nuevamente a los trabajadores en el 2008 y se entrega a una trasnacional, en su accionar arremetieron las fuerzas policiales y militares contra los trabajadores siderúrgicos.  

En esa trama contra Jesús, actuaron Herodes, Poncio Pilato, el criado de Anás, Barrabas y finalmente los soldados, finalmente, nos dan pena. Fiscales, jueces, esquiroles, militantes Efebetistas interventores sindicales, fueron los tontos útiles, como decimos vulgarmente. Ejecutaron toda la Pasión: azotes, espinas, crucifixión, y, sin embargo, fueron los menos culpables. Hacían lo que se les decía. Y ellos obraban por instinto. Han existido estos personajes en todos los tiempos, durante la cuarta republica, aunque lo nieguen y digan que no hubo sindicalistas progresistas presos, es una mentira más de la oposición y sus medios de comunicación. En esos tiempos los trabajadores revolucionarios llevaron cabillas y cárceles. Recuerden los sindicalistas adecos, de la CTV y socios del BTV, José Vargas, Eleazar Pinto, Rafael León León, Antonio Ríos, magnates del sindicalismo venezolano.

Actualmente en estos albores revolucionarios los trabajadores de Guayana ven cada días más lejos la llegada al paraíso terrenal. Cada día la dirigencia pierde credibilidad, sus luchas fratricidas es por el poder económico y político. Se comportan como unos adecos y copeyanos pendiente de las prebendas personales

En Venezuela, Guayana está el caso de Rubén González, diecisiete meses presos por reclamar las reivindicaciones de los trabajadores ferromineros, traicionado por sus compadres, amigos y camaradas, sentenciado a casi ocho años de presidio, decisión que fue cambiada por el régimen de presentación, pero continúa sin lograr su libertad plena.

Los trabajadores de SIDOR, el caso de la contratista Camila, acusado de delitos comunes por exigir cumplimiento de la contratación colectiva, son más de diez trabajadores bajo régimen de presentación.

En el año 2006 el conocido caso de Transporte Camila, tres dirigentes sindicales de SUTISS y 11 trabajadores de SIDOR fueron imputados de los delitos de apropiación indebida, restricción a la libertad de trabajo, hacerse justicia por propia mano e incumplimiento del régimen especial de la zona de seguridad, señalados en los artículos 191, 192, 270 y 468 del Código Penal, y en el artículo 56, en concordancia con el 47 y 48 de la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación.

Todo por protestar contra las “pésimas condiciones de trabajo” y por reclamar reivindicaciones salariales que eran sometidos los trabajadores de la Contratista Transporte Camila, que prestaba servicio en la Siderúrgica del Orinoco.


En Ciudad Guayana hay más de 100 trabajadores con expedientes en el Circuito Penal, pero sólo el secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera del Orinoco, Rubén González, estuvo privado de libertad por espacio de diecisiete meses, fue condenado a casi ocho años de presidio, agavillamiento, instar a delinquir, cierre de vías, traspasar zonas de seguridad y violación del derecho al trabajo. Rubén González, el lunes 28 de febrero de 2011 fue condenado por la Justicia venezolana a 7 años, 6 meses, 22 días y 12 horas por la Jueza Magda Hidalgo a cargo del Tribunal Sexto de Juicio de Puerto Ordaz.

Rubén González fue condenado por los delitos de agavillamiento, restricción del derecho al trabajo, cierre de vías, instigación a delinquir y violación de zonas de seguridad. El movimiento de trabajadores de Guayana al conocer la condena inicio una serie de movilizaciones y amenazó con paralizar las industrias básicas de Guayana en rechazo a la injusticia y el atropellos y abusos que se perpetraban contra el dirigente sindical, estas  llevó al Tribunal de la causa a suavizar su decisión otorgándole al reo el beneficio procesal de libertad condicionada bajo régimen de presentación ante el Tribunal. 

Pero las arremetidas de los funcionarios de las empresas básicas conjuntamente con Jueces y fiscales y camaradas del FBT; continuaron cerrando los caminos legales, violentando la constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela y la Ley Orgánica del Trabajo. La protesta y la Huelga son instrumentos legales que tienen los trabajadores para luchar contra el incumplimiento del patrono; pero en pleno proceso revolucionario y socialista se corre el riesgo de ser detenido y enjuiciado penalmente; así paso  El 6 de octubre de 2009 Ronald González, secretario general de SutraCVG; Carlos Quijada, secretario de finanzas de SutraCVG y los trabajadores Adonis Rangel Centeno, Elvis Lorán Azocar y Darwin López fueron acusados de los delitos de agavillamiento, violación a la libertad de tránsito e instigación a delinquir, por exigir el incumplimiento de 14 clausulas de la contratación colectiva que venía violentando el patrono; el Estado intenta criminalizar la protesta de los trabajadores y doblegar a la dirigencia sindical que ha exigido el cumplimiento del contrato colectivo, especialmente el derecho a los implementos de seguridad y uniformes. El 7 de octubre de 2009, el Juez Penal decidió dejarlos en libertad condicional, pero les impuso la prohibición de organizar una huelga que no esté autorizada por el Ministerio del Trabajo, prohibición que en sí misma es contraria a la libertad sindical

 
En la discusión de la contratación colectiva con TERNIUM-SIDOR, el 14 de marzo de 2008 una marcha de trabajadores fue reprimida por la Policía del estado Bolívar y la Guardia Nacional. Varios trabajadores resultaron lesionados y varios fueron detenidos y enjuiciados penalmente.

A los 52 trabajadores de SIDOR  el juez penal de control les otorgó libertad plena el día 15 de marzo. Pero la decisión fue apelada por la Fiscalía del Ministerio Público ante la Corte de Apelaciones, y esta Corte anuló la sentencia, por lo cual el grupo de trabajadores está a la espera de que se les inicie un nuevo juicio.

Los Casos de Orinoco Iron, VENRUS y Otros:

Los trabajadores exigen que cese el terrorismo y el acoso laboral en las empresas del Estado, la persecución y el amedrentamiento avanza y está causando molestia en la clase trabajadora, no hay repuestas de los órganos judiciales ni de parte del ministerio del trabajo, los trabajadores han denunciados los atropellos y abusos de los directivos de las empresas; los trabajadores están exigiendo que se investiguen los presuntos hechos de corrupción e irregularidades administrativas, hechos denunciados en los organismos correspondientes sin obtener respuesta al respecto. Las amenazas para los dirigentes sindicales y delegados de prevención, a pesar que son los legítimos defensores de los derechos de los trabajadores amparados por fuero sindical, establecido en la LOT, la LOPCYMAT y la Contrataciones colectivas. Tres trabajadores de Orinoco Iron fueron despedidos; las prácticas “antisindicales” se han intensificado debido a las denuncias sobre el manejo irregular de la empresa.  Los empleados despedidos contaron que tomando como consigna el control obrero han formulado denuncias en contra de la comisión de transición, gerencias de comercialización y finanzas. Ahora la empresa ha buscado maneras de coaccionar a los trabajadores trayendo a la planta comisiones del Cuerpo de Investigaciones Penales Científicas y Criminalísticas (Cicpc), Guardia Nacional (GN) e incluso haciéndoles seguimiento hasta sus casas.

CASO VENRUS :

Por la paralización de Venrus, C.A en El Callao Alan Ortega, José Infante, Edwar López y Ruby Chirinos, directivos del Sindicato de Trabajadores de El Callao (Sutracallao) fueron citados por la Fiscalía. Los dirigentes deberán acudir el 24 de marzo a rendir declaraciones sobre las acciones de protesta emprendidas en la aurífera.  

El caso está en manos de la Fiscal Tercera del Ministerio Público, Fátima Urdaneta, la misma fiscal que ejerció contra el secretario general de Sintraferrominera, Rubén González. 

La empresa alega que la protesta ejercida por los dirigentes del sindicato es ilegal, pues los sindicalistas fueron despedidos en el 2010.

Algunos casos sin solución:

*Denuncia por parte del presidente de ALCASA Elio Sayago con respecto a los 34 días de paralización de actividades en la planta.

*La persecución contra delegados de prevención tal es el caso de Rona Figueredo, Yangel Osuna, Frank Marcano, Hector Millán, Rubén Palomo, Dennys Sucre, Roberto Pereira, todos miembros de Unete y Consodepreb.

*La denuncia contra dirigentes sindicales de Sural y la posterior emisión de 5 calificaciones de despido

*El despido de tres trabajadores de Orinoco Iron en el pasado mes de febrero

*La libertad condicional del dirigente sindical Rubén González.

*El Juicio abierto contra trabajadores de SIDOR por el caso de Transporte Camila

*Persecución Sindical en VENALUM

En Estados Unidos, cada año miles de empleados son despedidos o se toman represalias por intentar sindicalizarse. Hay 45 millones de personas que no tienen seguro médico. Scott Walker, gobernador del estado de Wisconsin, que lleva apenas dos meses en el puesto, comenzó inmediatamente una gran campaña antisindical, aprovechando la histeria sobre el déficit presupuestario como excusa para eliminar sindicatos del sector público, quitándoles su derecho de realizar negociaciones colectivas sobre sueldos y beneficios. Este gobernador de Wisconsin ha mostrado claramente una posición ideológica, antisindical y antidemocrática.

Los cortes propuestos son mucho más que la simple eliminación de negociaciones en el sector público. El proyecto de ley, que consta de 144 páginas, contiene amplios cortes de la atención médica para familias de bajos ingresos, en los dos años próximos reduciría en US$976 millones las subvenciones que provee el estado a centros de educación de la localidad, y le permitiría al gobernador privatizar en forma unilateral cualquiera empresa pública de servicios esenciales, sin solicitar ofertas y sin el consentimiento de la Comisión de Servicios Públicos. También se teje otro atentado más contra los empleados públicos: la legislación propuesta exige una rebaja del 5% de los sueldos, y el monto que se ahorra se asignaría a los fondos de pensiones del sector público.

Para decirlo de manera sencilla: lo que pasa actualmente en Wisconsin es una guerra de clases, ni más ni menos. Con el proceso revolucionario la clase obrera se sentía muy cerca del Paraíso, pero algunos personajes se han encargado de que esto no sea así.

jlrlinares@gmail.com 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3122 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: