¿Quién le hace el juego a la oposición?

Una de las características de todo y toda oportunista es que pretende hacer del chantaje una virtud política, haciéndole con ello un profundo daño al proceso revolucionario el cual debe estar basado permanentemente en la crítica y autocritica, en la vigilancia y en la rectificación de errores y fallas.

En los últimos días, ante los evidentes signos de recomposición y fortalecimiento de una clase obrera combativa, organizada, unida y revolucionaria los oportunistas han estado muy preocupados, y han pretendido (como oportunistas que son), chantajear aduciendo que las denuncias hechas por los trabajadores y trabajadoras de todo el país ante la arremetida del capital a través de las instituciones de su estado, son contraproducentes para el proceso, por eso creo importante presentar al debate una pequeña guía de lo que yo considero sí es hacerle el juego a la oposición y a sus intereses:

1) Le hace el juego a la oposición, incluso podríamos decir que coinciden totalmente con ella, los dirigentes sindicales que diciéndose bolivarianos cierran empresas básicas por más de 30 días (como cuando en el sabotaje opositor).

2) Le hacen juego a la oposición los dirigentes sindicales que diciéndose bolivarianos hoy reclaman con mucha vehemencia a las empresas del estado lo que no reclamaron nunca a las mismas empresas cuando estaban en manos de privados o bajo directivas de derecha.

3) Le hacen juego a la oposición los “revolucionarios” que aplauden que en nuestro proceso haya un sindicalista preso por acciones sindicales y aplauden además, como un gran logro, que se libere a bandidos opositores aceptando el chantaje de un grupito de estudiantes.

4) Le hacen el juego a la oposición los que a nombre de la revolución usan sus cargos para enriquecerse sin entender que esos cargos dentro del aparato estatal son una alta responsabilidad revolucionaria y deberían ser usados para destruir al viejo estado y no para fortalecerlo.

5) Le hacen juego a la oposición los Alcaldes que diciéndose revolucionarios, como en Upata, devuelven los terrenos recuperados por la revolución para ejecución de proyectos nacionales a sus antiguos “dueños” burgueses.

6) Le hacen el juego a la oposición las personas que con una “sólida” formación ideológica los designan en cargos gubernamentales, como por ejemplo en el Ministerio del Trabajo, y desde allí juegan contra los intereses de los trabajadores y a favor de las transnacionales.

7) Le hacen juego a la oposición los dirigentes políticos municipales que por oportunismo e irresponsabilidad histórica permiten que un Alcalde haga muy mal las cosas al punto de que el proceso pierda la Alcaldía de una capital de estado, ahora en manos de la derecha, como en Ciudad Bolívar.

8) Le hacen el juego a la oposición los “revolucionarios” que obstruyen el control obrero.

9) Le hacen el juego a la oposición los “revolucionarios” que obstruyen la conformación de una dirección colectiva para el proceso bolivariano.

10) Le hacen el juego a la oposición los que con camisa y gorras rojas tiene prácticas oportunistas, anticomunistas, de persecución y hostigamiento contra los trabajadores y trabajadoras. Como la actual junta interventora de Friosa.

Frente a cualquier error, desviación y reproducción de conductas contrarrevolucionarias el silencio no ayuda sino que se hace cómplice y un revolucionario o revolucionaria verdadera jamás puede ser cómplice de lo que le haga daño de forma y fondo al proceso.


(*) Militante del PCV

www.twitter.com/edgarmelendez79



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3397 veces.



Edgar Meléndez (*)


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Control Obrero, Cooperativismo y Desarrollo Endógeno