Pildoritas 44 (año 03)

¿DE QUÉ NOS SIRVEN LAS RELACIONES COMERCIALES CON COLOMBIA?

Por lo que hasta ahora se ha visto a través de los medios, sobre las gestiones que el mediador Fernández, realiza entre los gobiernos de Colombia y Venezuela, en la búsqueda de que se restablezcan las relaciones, lo que priva es el aspecto económico; hemos visto, oído y leído que la principal preocupación es por parte de los exportadores colombianos que sienten que el negocio redondo y especulativo que venían haciendo con nuestro pais les peligra.

Nuestro Comandante Presidente ha sido muy claro al informar a su pueblo que la crisis que se presentó por las acciones bélicas e inamistosas, entre otras, representadas por la instalación de bases militares que son una clara amenaza para la paz de nuestro pais y la región, ha traído como consecuencia positiva entre otras, poder establecer relaciones comerciales más fuertes con otros países quienes nos venden bastante más barato bienes y servicios, y de calidad similar o superior. lo que redunda en precios más accesibles para los consumidores venezolanos.

Este hecho indiscutible prácticamente deja a un lado la posibilidad de reanudar unas relaciones comerciales que resultan antieconómicas y que incluso pueden ser denunciadas como violadoras de elementales normas, pues estarían causado débitos a la República que evidentemente son mayores a los que otros países nos garantizan, con mejores precios, fletes más baratos e incluso mayor seguridad, pues no es descartable, porque ha sido frecuente, el que se utilice el comercio desde Colombia, para meter cual paquete chileno, cargamentos de droga, pues no hay que olvidar que no pocos capos colombianos, manejan como fachada grandes negocios lícitos de exportación de alimentos y otros bienes.

La verdad inocultable e incuestionable es que con la ruptura de las relaciones comerciales, salimos ganando y ello nos ha permitido fortalecer las mismas con otros países, con quienes las relaciones han estado signadas por la paz y el respeto, lo cual ha brillado por su ausencia por parte, sobre todo del gobierno de Álvaro Uribe, pero además que no se vislumbra un horizonte diferente, pues bien sabemos que quien sustituya a Uribe vendrá por los fueros sin modificaciones y quizá con más violencia no solo verbal, sino activa con mayor exportación de violencia, de irregulares, de sicarios y de todo “bicho de uña”, que allá sobran y de los cuales sabemos, a pesar de que existe una prensa lacaya y plegada a la derecha de manera incondicional, pues es la que quita y pone presidentes, pasándose por la faja los resultados electorales y creando imágenes y liderazgos, según le convenga y según reciba reciprocidad por parte de quien detente el poder..-

Va a ser muy difícil para nuestro gobierno, seguir actuando como dadivoso, contribuyendo con nuestros dólares a mantener la economía de un régimen oprobioso, mentiroso y enemistoso como el colombiano.

Otra cosa serían las relaciones meramente diplomáticas que se podrían mantener mientras se comprometan ante los mediadores y ante el mundo a cesar en su campaña de descrédito y de calumnias contra nuestro gobierno, sobre todo por encargo del amo del Norte a quien le han entregado hasta su forma de caminar.

Además; ¿Qué garantía hay de que quien sustituya a Uribe, que desde ya se sabe quien será, por ser el candidato de los medios y el que tiene la bendición imperial, ya conocido por sus ataques arteros contra nuestra Revolución e incluso contra otros países Bolivarianos?, ninguna, ése ha demostrado ser guerrerista en grado sumo y si por él fuese, ya nuestros dos países estarían en batalla abierta a sangre y fuego.

Así que no es nada fácil recomponer unas relaciones en las cuales no es mucho lo que tenemos qué ganar y en las que por el contrario tenemos mucho que seguir perdiendo, como hasta ahora.


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1707 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: