No es así, camaríta Hugo Chávez

Hoy como a las diez de la noche, llegué a mi casa. Encendí la televisión, y estabas en una de tus ilustrativas conversaciones. Debo decirte que comparto el 90 % de lo que dices y haces. Te escuché una frase que me paralizó. Dentro de tu desarrollo explicativo dijiste: “·el capitalismo esta muriendo, y luego te explayaste en razonamientos sobre el desempleo en Europa y USA, la quiebra de empresas del capitalismo emblemático como la G.M etc.”.

Me preocupó eso de “la quiebra del capitalismo” y por eso me dispuse a escribir estas humildes reflexiones.

Antes que nada camarita presidente. El capitalismo no está quebrado, menos esta muriendo. Para mi concepto: El capitalismo muta hacia su fase mas peligrosa: La de la contracción del poder económico, que se da producto de la guerra muy larga, que tuvieron los mas destacados acumuladores de capital, en contra de los que dispersamente competían con éllos y que les hacían mella aun, dentro del capitalismo nacionalista. Por eso es que se explica la caída de naciones que siendo un poder económico internacional, mantenían un perfil nacionalista que servía de barrera a la penetración de valores culturales y políticos ajenos a su idiosincrasia, que no convenían al capitalismo sionista. El descalabro argentino y la transculturización Brasileña. Mientras esas dos naciones (por ejemplo), fortalecieron sus acumulaciones capitalistas al margen de las del imperio internacional, fueron reforzando valores - que aunque errados - le dieron cierta independencia y poder respecto a las fuerzas de dominación capitalistas internacionales. Eso provocó una reordenación de estrategias de las fuerzas motrices internacionales sionistas, que no estaban dispuestas a ceder en sus pretensiones de controlar el poder mundial, que tomaron como objetivo a partir de su conformación. Para eso se valen de la explotación de las debilidades humanas individualistas y egoístas, de quienes se creyeron dueños de su entorno.

De esa manera, alimentan las diferencias y rivalidades entre los ambiciosos regionales, los dividen y controlan, hasta tomar el poder por medio de los nexos establecidos entre las fracciones por separados, pero manteniéndolas fieles a sus intereses extraterritoriales, sin que los imbéciles lo supieran, cada sector o grupo capitalista, sirve a un aparente centro de poder económico internacional, pero que en definitiva es uno solo. Bajo ese juego fue que impusieron las privatizaciones de los elementos claves de los países. Utilizaron las influencias mas destacadas de los capitalistas nacionales convenientes, para obtener ventajosas concesiones. De esa manera se posesionaron de fuentes hídricas, energías, alimentos, producción agrícola, minera, medios de comunicación, hasta de producción, distribución y venta de drogas y trafico de personas etc.etc. En variadas naciones.

Con la caída del sistema de capitalismo de estado soviético y de la Europa del este. Creen llegado el momento de sacarle la base de apoyo a los capitalistas nacionales y arremeten en contra de las monedas de los países. Era necesario establecer una moneda de dominio universal que sirviera de elemento obligatorio para comprar y vender lo que sea en el orbe. Pero con esa moneda como patrón de intercambio – valor, lógicamente teniendo éllos -los sionistas- el poder, en el estado con mayor capacidad militar y con la fama de mucha fortaleza económica, había de ser el dólar -la moneda de ese país- el patrón internacional por excelencia para las transacciones comerciales. Ya para eso habían tomado el poder en el Banco Mundial, el FMI, la ONU, la OEA, y la organización internacional de comercio (O.I.C.)

La llamada globalización, se inicia con una fuerte campaña publicitaria mundial, como quien vende un producto. Todos los medios hablan y escriben, de la necesidad de la apertura de los mercados, que favorecería a los mas pobres y débiles económicamente, que abarataría el costo de los alimentos y que generaría mayores ofertas de trabajo – casi nos venden el comunismo como capitalismo o viceversa -- en realidad lo que se persigue es el debilitamiento y desaparición de los estados nacionales, el fortalecimiento dos o tres estados supra territoriales controlados por los grandes monopolios económicos internacionales, desde donde se posesionarían de todas las riquezas habidas y se encargarían de satisfacer las necesidades naturales y creadas, con las que controlarían la vida del planeta. Acabarían con los competidores regionales al margen de su poder. Por eso se permiten invadir países con mentiras como excusa, saquear en nombre del libre comercio, asesinar a millones de seres en nombre de la vida, encarcelar a miles y miles de personas, sin el debido proceso, en nombre de la libertad, derrocar a gobiernos legítimos en nombre de la libertad (Allende. Arístides, Arbens, Bishop, Torrijos, Goular, etc.)

Entonces camarita y apreciado presidente: No es que el capitalismo está muriendo. No, se está reacomodando en base a sus intereses egoístas, está desechando lo inservible según sus valores y concentrando la masa de poder económico y político en menos manos para conformar el sueño de los Sionistas Judíos, lo demás, hasta la misma depravada y cómplice iglesia católica del vaticano, será demolida en su momento, si se impone la maldad y el egoísmo de esta nueva faceta del capitalismo concentrado. QUIEN TENGA OJOS QUE VEA Y OIDOS QUE ESCUCHE..

javierdelvallemonagas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1868 veces.



Javier del Valle Monagas


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas