¿Cuánto vale un chicano?... Y la urdimbre del manto del Imperio se deshilacha y se va de Manta

Estos son los meses en que los latinos se ponen a valer para los partidos gringos. El Asno y el Elefante lo tienen en la mira. Salió Obama picando adelante apelando por la plata en la lucha por la presidencia de los Estados Unidos. Gastará 20 millones de dólares para tratar de ganarse a los latinos que la prensa llama “hispanos”, vieja reminiscencia colonial. Billete gordo para convencer a los que hablan español en los Estados de Florida, Nuevo México, Nevada y Colorado. Moverán el voto, especialmente en el estado de Florida por los malos e ingratos recuerdos que tienen los demócratas del fraude electoral que realizó George Bush en complicidad con su hermanito, el gobernador del estado John Ellis "Jeb" Bush, a quien por cierto no le conviene que el candidato republicano John McCain gane las elecciones, por aquello de continuar con la dinastía Bush en el poder y pueda aspirar después del supuesto e hipotético gobierno de los demócratas. Tres Bush en la presidencia de los EEUU sería una maldición.

Barack Obama toma sus precauciones, los cual nos inducen a pensar que no es tonto. Encabezando en estos momentos las encuestas quiere asegurarse el voto favorable de las minorías. Si mi memoria no me falla, los demócratas cuidaron Florida en la reelección pero se descuidaron en otros estados en donde posiblemente hubo fraude, especialmente en Nuevo México donde por tradición ganan los del asno.

El jefe de su campaña ha declarado que “Los fondos anunciados se destinarán a la movilización y el registro de nuevos votantes, así como a campañas de publicidad en medios tradicionales e Internet y a la contratación de nuevo personal dedicado exclusivamente a los latinos. Se trata, según el asesor Frank Sánchez, presidente del Consejo Nacional de Liderazgo Hispano de la campaña de Obama “de una apuesta "sin precedentes" que subraya la importancia del voto hispano”.

En estos momentos, los latinos son uno de los grupos más adulados y halagados en estas elecciones – más adelante serán abandonados por ambos partidos y presionarán con las leyes migratorias, persiguiéndolos y reprimiéndolos; aunque la utilicen para supuestamente favorecerlos. Por ahora saben que no es por su superioridad numérica, apenas representan alrededor del 15 por ciento de la población y el nueve por ciento del electorado, sino por su concentración en estados en los que se puede cometer una bribonada electoral como Florida, Nuevo México, Nevada y Colorado. Ya lo han dicho sus asesores "Si gana Florida, es presidente", y si gana en Nuevo México, Nevada y Colorado el mandado está hecho para consolidar su triunfo. En dos elecciones Bush les ha pateado el trasero a los demócratas. Estos no se destacan precisamente por ser muy luchadores. Se derrumban fácilmente. En las marramuncias electorales parece pesar más el elefante que el asno.

El imperio está más bravo que muchacho chiquito llorando por un tetero. No habrá más bases militares en un país como Ecuador que ha decidido rescatar su soberanía al tomar una decisión sobre la base de Manta que enorgullece a los ecuatorianos y por ende a los latinoamericanos. Esta base militar utilizada por el poder militar gringo para vigilar la zona situada en el oeste de Ecuador y sus alrededores, cuya excusa esta basada en la lucha contra el narcotráfico en la región. Se van en el mes de agosto de 2009 al finalizar el acuerdo firmado por el ex presidente democristiano Jamil Mahuad. Adiós potencia imperialista adiós. Lo dicen los ecuatorianos. “Según unas estipulaciones del acuerdo, "las instalaciones del Puesto de Avanzada estadounidense (FOL, por su sigla en inglés) serán transferidas a la autoridad correspondiente de la Fuerza Aérea Ecuatoriana” No habrá ecuatoriano que los llore o los añore. Sería bueno recordar el acuerdo aprobado por el lacayo Jamil Mahuad, “cuyo mandato concluyó anticipadamente en enero de 2000, luego de que aprobara la dolarización de la economía ecuatoriana y en medio de la peor crisis financiera de la historia del país”. Nadie niega que el ejército norteamericano en la base de Manta lo utiliza para apoyar la lucha contra la guerrilla en Colombia. Además, la captura y hundimiento de barcos pesqueros que transportaban de forma ilegal emigrantes ecuatorianos. Rafael Correa prometió cerrar la base y lo va a cumplir.

La embajada de EE.UU. en Quito ha ratificado que Washington respetará la decisión de Correa y que retirará su puesto antinarcóticos, cuando concluya el acuerdo. En esa base operaba un contingente de soldados y contratistas estadounidenses y, desde allí, patrullaban aviones provistos de radares, como los Awacks. Bush ha pataleado por el supuesto vacio, el cual asegura que será aprovechado para activar el tráfico de drogas. Cuentos que Míster Bush nos quiere hacer tragar con el fin de ocultar las actividades antiterrorista y de vigilancia ejecutadas por sus soldados.

Estados Unidos seguramente sustituirá la base de Manta por una similar en la guajira colombiana (Océano Pacifico), aunque el cachorro en ciernes, el Ministro de Defensa de Colombia Juan Manuel Santos lo haya negado. Ha declarado que “Colombia no está negociando con Estados Unidos la posible instalación en su territorio de una base militar, clave para la lucha contra el narcotráfico, para reemplazar una que funciona actualmente en Ecuador”. El embajador de los Estados Unidos en Colombia William Brownfield no lo ha desmentido. Entre sabandijas mentirosas te veas.


Antojofel@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1887 veces.



Antonio Fernández Lunardi


Visite el perfil de Antonio Fernández Lunardi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: