Informe Confidencial (IV)

El paso y salida de los distintos embajadores norteamericanos por Venezuela (desde 2001 a la fecha), se han caracterizado por el fracaso de éstos en la gestión de los planes para tumbar al Presidente Hugo Chávez; no en balde, los sigüienes golpistas (quienes aguardan por su nuevo director político), bajaron el tono por la salida del actual embajador, William Brownfield -responsable de las movilizaciones al estilo Bosnia- pues se irá a Bogotá con una doble responsabilidad. Con El Plan Colombia en la patria de Santander, pero desde allá y junto a las Operaciones de la OTAN para el Caribe, respecto de nuestro país, Ecuador y la Nicaragua de Sandino. Al respecto, las Antillas Neerlandesas (insistimos), Trinidad y Tobago, jugarán un papel fundamental junto a las Bases Militares de: Guantánamo; Panamá; Florida y Puerto Rico.

Aun recordamos a la expresiva Donna Hrinak quien un mes antes del golpe de abril de 2002, se “ausentó” de su embajada para no ser señalada como responsable. Su fracaso le costó su traslado a Brasil en donde quiso amedrentar al Presidente Lula, insinuándole no apoyar al Jefe de la Revolución Bolivariana y a la vez, exigiéndole que cumpliera sus rol de sub imperio en la región o de lo contrario ellos personalmente asumirían esa responsabilidad.

En aquella oportunidad llegó a decir en Brasilia (destacado por la prensa especializada brasilera), “que el anti norteamericanismo de los brasileros tenía la extensión de un gran mar, pero con un centímetro de profundidad”. Posteriormente se jubilaría y en paralelo se divorciaría de su compañero de toda la vida, para contraer nupcias con un potentado paulista. Dice el jet set paulista que ella viaja con mucha frecuencia entre ambos países a los fines de cumplir funciones de “asesora”; donde sus estadías en Florida son arto conocidas.

Recordemos que el reciente “impasse” (artificialmente elaborado por quienes conociendo la personalidad del Presidente Chávez, sabían como éste respondería), entre Venezuela y Brasil el Presidente terminó cayendo en la celada desde Brasilia articulada por un grupo de senadores de la derecha quienes respondiendo a los interés imperiales para bloquear la integración, aprovechan el momento para generar ruido y distracción (ante una posible investigación judicial en su contra por hechos de corrupción), se alían transitoriamente con la Red O´Globo (a quienes casualmente en breve plazo se les vence la concesión radioeléctrica), y montan una estrategia mediática de desinformación con lo cual le dan indirectamente un mensaje “amenaza” a Lula para que con ello no ocurra lo que sucedió con RCTV en Venezuela.

Alertamos al Presidente Chávez, en el sentido que grupos afines tanto en Brasilia como en Caracas (algunos de ellos gubernamentales), trabajan para desarticular el apoyo internacional del que goza en estos momentos la Revolución (particularmente el de Brasil), a los fines de una futura invasión.

Por lo anterior, manifestamos extrañeza y preocupación en cuanto que teniendo Venezuela representación diplomática y consular en ese país (pero también una oficina de Asuntos Internacionales en Miraflores), Infelizmente no fuera avisado por nadie sobre lo que eventual e hipotéticamente podía ocurrir como de hecho ocurrió. Decimos esto, pues de haber sido informado debida y oportunamente el Sr. Presidente, estamos seguros, el caso que nos ocupa hubiere tomado otro giro. El MRE en general y el Viceministerio para AL y el C en particular, no escapan a esta observación.

A la luz del referente histórico que señalamos supra en el presente papel de trabajo, una vez Charles Shapiro pasó a sustituir a la dinámica embajadora, éste desde su llegada en el 2002, fue responsable de las nuevas acciones que en contra del Pueblo Venezolano fraguaban desde USA los muchachos del Presidente Bush. Desde aquel entonces, Otto Reich y John Dimitri NegroPonte pasaron a jugar un papel estelar. Como sabemos, Shapiro tampoco pudo cumplir la meta por lo que cedió el paso al embajador que hoy nos deja.

A decir de algunos estudiosos los “agentes” y “sirvientes” del imperio en Venezuela, aguardan que el embajador, Patrick Dennis Duddy, asuma sus funciones (una vez el gobierno nacional le otorgue el place), dirigiendo desde su bunker de la colina las nuevas operaciones desestabilizadoras; que a juicio de expertos, serán una suerte de combinación de métodos de guerra que éste designado “super halcón” aplicará. De allí que los acólitos del imperio en nuestro país, quienes actúan activamente de la mano de la CIA y demás agencias norteamericanas, hayan hechos un alto a sus actividades. Este sector, extrañamente lo conforman elementos de la derecha pero también ex militantes de la “izquierda” histórica algunos de los cuales en su momento, estuvieron involucrados a las actividades de la guerrilla de los años 60 y 70 del siglo pasado; por lo que para algunos se puede entender hoy, porqué en esa época el pueblo nunca tomó el poder.

Los laboratorios de guerra sucia conformados ayer seguirán activos hoy y seguirán conformados por: editores, periodistas, fotógrafos, maquilladores, barrenderos, profesores universitarios, estudiantes, limpiabotas, heladeros, mensajeros, gerentes y cuadros medios productivos de la empresa privada pero también del estado; serán aceitados y una vez más algunos de ellos ni se enterarán que están siendo usados para fines perversos y desestabilizadores. De allí que, las “contribuciones” y el financiamiento de las ya conocidas agencias norteamericanas a las “Ong´s” venezolanas (nuevo esquema diplomático made in USA), continuará y la búsqueda de un “nuevo liderazgo” que cale, no parará dado que los hasta ahora “utilizados” no han sido capaces a las exigencias plasmadas; ni siquiera los futuros universitarios y sus profesores al lado de algunos padres desubicados, fueron capaces de consolidar una plataforma de acción, por lo que más temprano que tarde, se verán en la necesidad de “tomar el toro por los cachos” ante la ineptitud de los lacayos de orden.

En el marco de los recién inaugurados juegos, sus planes se vieron descubiertos y la posibilidad de tumbar el gobierno (por la vía de crear las condiciones subjetivas para un alzamiento popular con apoyo militar), sobre la base que un Estado puede ser tambaleado en el marco de una “inocente competencia de fútbol”, fracasó.

No obstante, las disímiles organizaciones social, empresarial y de la iglesia católica, apostólica y romana (bajo la dirección de unos prelados púrpura claramente identificados con el viejo régimen), no escatimarán esfuerzos a los fines de no perder privilegios hasta ahora obtenidos por medio de los jugosos dólares americanos. Por ello, ese prelado que conforma la Conferencia Episcopal, ya lanzó lo que será uno de los elementos que justificarán sus nuevas acciones, atacando el futuro del proyecto socialista vía la reforma Constitucional en puerta.

El grupo “corporativo” que en los actuales momentos intenta desde Washington dominar al mundo, están repensando sus planes. De allí que George W. Bush, haya cambiado su jefe de misión después del conciliábulo sostenido (en forma directa o a través de terceros), con personeros que representan los intereses del Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional; la España del Rey Juan Carlos y el inconfesable Aznar con su PP antihistórico; Henry Kissinger y sus títeres Jimmy Carter y César Gaviria, quienes tuvieron la encomienda de intentar “ajustar” a Chávez a los interese de la nueva agenda.

Es por ello, que el Presidente Chávez ha denunciado ante organismos latinoamericanos y mundiales, la injerencia de Estados Unidos en Venezuela llegando a sostener que tenía en su poder un video que sus fuerzas de seguridad grabaron secretamente en el que, agentes de la CIA daban instrucciones a venezolanos. Burlándose de la CIA expresó: “Las técnicas no debe haber sido muy buenas, puesto que logramos filmarlos”.

Visto lo anterior, próximamente vendrá una ofensiva donde Agencias norteamericanas procurará preparar el escenario (condiciones subjetivas), junto a sus aliados de la Unión Europea -cuyo pivote estaría ubicado en el escenario energético, el control de sus fuentes y los recursos naturales- por lo que como señaláramos supra, las operaciones militares conjuntas de la OTAN y USA estarán a la orden del día. Países productores de petróleo y gas, sean o no miembros de la OPEP, estarán en la mira de dichas operaciones. De allí que sostengamos que la ida del texano W. Brownfild a Bogotá y la llegada de Patrick Dennis Duddy a Caracas no son casuales. La “Operación Balboa”, pudiera ser activada.

A la final, la misión del nuevo inquilino del bunker de la Colina será consolidar lo que sus antecesores no pudieron concretar; valga decir, crear las condiciones que permitan aplicar la Carta Democrática en Venezuela y así poder invadir tal como lo hicieron en Irak bajo la experiencia panameña y una vez controlado el escenario, retomar sus planes hacia el Medio Oriente. Hoy, Venezuela es más importante que Irán; su control es requerido para después invadir esa nación islámica. Parte de la estrategia norteamericana para desarticular a Venezuela en la Región, a la hora de una futura invasión, es colocar voceros “suyos” desde países vecinos, a objeto de descalificar las iniciativas de integración regional pero también consolidar una matriz de opinión en el resto de la Comunidad Internacional que disminuya una oposición internacional a sus futuras actuaciones en contra de Venezuela.

A todo evento y en el marco de la agenda bolivariana de la política exterior que el presidente Chávez viene desarrollando con aliados internacionales (donde el aforismo militar “los enemigos de mi enemigo son mis amigos” cabe ser utilizado), tales como: Rusia, China, Irán, Corea del Norte amén de los países que conforman la propuesta de integración regional expresada en el ALBA y UNASUR (por cierto mal ejemplo para el resto del mundo según USA).

La administración Bush procura frenar cualquier amenaza exterior que ponga en peligro sus intereses estratégicos en la Región y de cara a sus planes globales no dudará en aplicar sus operaciones militares en combinación con agentes internos quienes al lado de elementos paramilitares y mercenarios contratados a tales fines (corporaciones privadas de seguridad), jugarán un importante papel de punta de lanza en la intervención ya prevista por Bush para la Patria de Bolívar.

Al respecto, el Presidente Hugo Chávez, ha sido estudiado tal como lo fueron sus pares Slobodan Milosevic, Yasir Arafat, Saddam Hussein, Kim Jong II y hasta el prestigiado ex agente norteamericano (u operación encubierta), denominada Osama Bin Laden.

El experto que estaría realizando dichos estudios, según nos indicara una fuente de absoluta credibilidad, sería el Dr. Jerrold Post, profesor de psiquiatría, psicología política y asuntos internacionales de la Universidad “George Washington” quien habría consolidado su carrera profesional con más de veinte años al servicio de la CIA sobre la base de elaborar perfiles psicológicos (con sus respectivas “enfermedades”), especialmente de los que son declarados enemigos de Estados Unidos.

Al fundar el “Centro para el Análisis de la Personalidad y el Comportamiento Político” de la CIA, sus informes han servido de herramientas a los presidentes y demás funcionarios de alto nivel estadounidenses, a los fines de sus participaciones en Cumbres Políticas de importancia estratégica para esa nación y diagnosticar funcionarios públicos de otros países (léase esencialmente Presidentes y Jefes de Estado o de Gobierno), que después son depuestos por cualquier vía al no adaptarse a la agenda gringa.

De lo anterior se desprende que los elementos de la oposición en Venezuela irán en esta oportunidad “por la calle del medio” y se restearán sin importarles un comino de donde provienen por ejemplo los resultados de los “estudios” psicológicos; utilizarán los mismos y cualquier otra cosa que les presenten, a los fines de la guerra mediática (ellos son parte del plan), que seguramente profundizarán desde algunos de los medios de comunicación ya conocidos por sus actuaciones políticas en el pasado reciente. Lo importante para ellos, es que Tío Sam los “libere” del “mal” que nos les deja acceder nuevamente al poder, para desde allí manipular los hilos al antojo y querer de los poderosos grupos sociales y económicos que por más de cuarenta años ocuparon los espacios políticos en Venezuela y que con la administración Chávez se han venido a menos.

(*) Politólogo e Internacionalista

Magíster en Seguridad y Defensa


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3045 veces.



Manuel José Montañez Lanza (*)


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: