La procesión se lleva por dentro

Aun recordamos las recomendaciones oportunamente expresadas de parte de voceros autorizados, en el marco de la marcha ocurrida, hace más o menos unos quince días, por los lados de Barcenas a Ríos; marcha convocada en dicha oportunidad, por un sector de la conspiración, utilizando en esta oportunidad, la situación de no renovación de la concesión radioeléctrica a RCTV; todo ello, como vía para retomar la calle.

En dicha ocasión, se le advirtió a la ciudadanía el peligro (visto que se tenía información precisa de inteligencia), sobre la posibilidad que en el desarrollo de ésa, pudieren darse eventos para recalentar la calle y la opinión pública nacional e internacional, con el asesinato de un artista; un periodista; un fotógrafo o quizás un ciudadano incauto que atendiendo el discurso manipulador de los golpistas y visto el lavado de cerebro mediático, se apersonara a dicha jornada, por demás comentar, escuálida y totalmente fallida en términos de los planes de sus organizadores, quienes por cierto, le siguen mintiendo a sus financistas internacionales.

Una vez más demostraron no movilizar a nadie como ellos quieren hacer ver por medio de videos editados desde los canales de la oposición que continúan es tu estrategia desestabilizadora y desconocedora de la legalidad existente, y que logran colar a través de sus pares cosmopolitas, para seguir mintiéndole a la comunidad internacional y de naciones.

Días después, muere en extrañas circunstancias el artista, dirigente sindical y gremial bolivariano, Yanis Chimaras, de quien vilmente hicieron correr unas fotos obtenidas en la Morgue de Bello Monte, en la net con un cintillo en el cual, palabras más, palabras menos, amenazan a los seguidores del proceso socialista y bolivariano que lidera Hugo Chávez, destacando que “así morirán todos los bolivarianos”.

Lo ocurrido al compatriota y mejor amigo juvenil “chaguaramero” (pues en su adolescencia nos criamos en la urbanización “Los Chaguaramos” del Municipio Libertador, al igual que otros tantos artistas de valía como fue el caso del venerado y querido cantautor, Cherry Navarro), no es aislado ni casual como tampoco fue casual, el asesinato del líder del Movimiento de Motorizados Bolivarianos también liquidado en esta compulsiva pero igualmente hermosa ciudad capital que nos quieren arrebatar. Nos guste o no, están ocurriendo asesinatos selectivos. Desde hace bastante tiempo, están eliminando físicamente dirigentes sociales revolucionarios; líderes campesinos, estudiantes, obreros y a todo aquel que se atreva a enfrentar el “ancien régime”; que se declare “chavista de verdad” y no Light, o se meta con los sigüines del imperialismo en Venezuela. Están creando un escenario de terror social, que a nuestro juicio está asociado a la tesis de la eliminación física de nuestro Líder y conductor político.

En nuestra mente aun están presentas (palabras más, palabras menos), las importantes declaraciones que diera el Comandante, Dr. Fidel Castro Ruz en la oportunidad de su visita a Caracas en el marco de la conmemoración popular de la caída del dictador, Marcos Pérez Giménez en la Plaza O´leary de Caracas.

En esa ocasión, una periodista gringa, logró entrevistar al joven comandante a quien le preguntó respecto de los planes imperiales para asesinarlo a lo que el hábil Comandante, le contestó...”con relación a tu pregunta, al imperialismo le recomiendo que me mantengan vivo por que si yo muero, me sucederá mi hermano Raúl, y él si que es radical”.

Para ese entonces, la Revolución consolidada hoy en la hermana Cuba, aun el Pueblo junto a su Líder no tomaba los derroteros que hoy conocemos. El propio imperialismo más tarde se encargó de acorralarlos, por ser dignos, querer ser libres y soberanos.

Ojalá y nuestra preocupación sea tomada en consideración al más alto nivel gubernamental e instancias policiales y judiciales competentes para que este humilde comentario, en tanto noticia críminis, nos permita avocarnos a investigar en profundidad; incluso, más allá de lo hecho hasta ahora.

Recordemos que en los años sesenta, el imperialismo tenía como práctica a través de sus lacayos tanto en nuestro país como en toda América Latina, realizar asesinatos selectivos o publicar escenas dantescas (en la prensa servil y amarillistas), de ciudadanos arto conocidos por la opinión pública que ellos mismos mataban y le achacaban posteriormente a las fuerzas revolucionarias.

Eran tiempos como los son ahora, de “Guerra Fría” (reeditada hoy); de una guerra total; de “Tierra Arrasada”.

No es que seamos cultores de la “Teoría de la Conspiración”, pero de que vuelan, vuelan.

(*) POLITÓLOGO E INTERNACIONALISTA

MAGISTER EN SEGURIDAD Y DEFENSA


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4605 veces.



Manuel José Montañez Lanza (*)


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: