¿Cómo sería una invasión al suelo patrio?

Las invasiones no serán como otras, no será el salvajismo militar de otros tiempos y claro existirán excesos, pero enumeremos algunas cosas que podrían pasar.

1: El control de identidad en todas las carreteras del país, incluyendo bajar el equipaje en una carretera y revisión del equipaje, imaginen con un ejército ocupante podría haber hasta 15 puntos de control de Táchira a Valencia y además nos intentarán extorsionarnos.

2: Destrucción de nuestras industrias petrolera, eso llevaría a escasez de combustible y traería largas colas que podrían durar días.

3: Los derechos laborales serán suspendidos y los salarios serían muy bajos.

4: Nuestro símbolo monetario desaparecerá y la realidad nos obliga a utilizar el dólar americano u otra moneda.

5: El servicio eléctrico colapsaría por impericia del invasor, pero siempre se acusara a terceros y se inventaran historias increíbles.

6: Se suspenderán organizaciones políticas o se crearán direcciones títeres de aquellas que intenten o resistan al invasor.

7: Se realizaran juicios amañados o los abogados defensores serán solo un adorno.

8: La corrupción campeará por todo el territorio nacional.

9: Se acosara a los defensores y defensoras de los derechos humanos.

10: Se intervendrán periódicos y se acosara a los periodistas que se atrevan a decir la verdad.

11: El monopolio de la información existirá de hecho y solo las redes sociales podrán darnos claves para descubrir la verdad.

12: Los salarios de los educadores será mínimo y el abandono de la educación pública será notorio.

13: Millones de compatriotas huirán a los países vecinos huyendo del hambre y la desesperanza.

14: Los poderes legislativo y judicial solo serían un apéndice del ejecutivo.

Todo esto y más podría ocurrir si un ejército de bárbaros invasores se intenta apropiar del país, por suerte tenemos soberanía alimentaria y una industria nacional pujante, nuestros hijos y hermanos desean quedarse en el país que los vio nacer, la educación pública venezolana solo puede compararse en el momento actual con la de Finlandia, ya no se ven casas de cartón o ranchos en los cerros de Caracas, el salario es magnífico, los medios públicos gozan de gran amplitud y participación de los distintos actores políticos y culturales del país, contamos con jueces imparciales, se puede transitar por los caminos, carreteras y calles del país sin las antiguas alcabalas móviles, nuestras autoridades ni por asomo propondrán algún arreglo bajo el agua, las ciudades son un ejemplo de buen vivir y el servicio eléctrico nacional y nuestras industrias nacionales son ejemplo de pulcritud administrativa. En fin, así están las cosas en Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2296 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: