¡Yo no le creo Monseñor!

Todos los que vemos la tele o leemos la prensa, pudimos enterarnos de las declaraciones de Monseñor Lucker, desmintiendo a la “cara de simio”, la “Condonlesa” Rice, quien afirmó que se reuniría con la Iglesia Venezolana.

Afirma monseñor que a la ciudadana Rice se le “pasó la mano”, puesto que ni ella ha solicitado audiencia a la Conferencia Episcopal, ni ésta con la Rice.-

Yo particularmente no me chupo el dedo, ni doy crédito a este desmentido; para que la segunda de a bordo del imperio afirme lo que afirmó, con seguridad tiene que tener sus razones, o ¿De cuándo acá, se establece ese vínculo que viene a confirmar lo que en muchas oportunidades ha afirmado el Comandante sobre la genuflexión de la cúpula eclesiástica ante el imperio, en consonancia con la conducta que le conocemos, no a la Iglesia que somos todos, sino a quienes pretenden dirigirla y que de la manera más incompresible se sumaron a la conspiración que condujo al golpe y al paro petrolero en forma pública y notoria?.-

“Cuando el río suena piedras trae”,a quien menos se le puede creer es a este prelado que ha sido junto con el Porras, quien más ha actuado como vocero de una oposición que al no tener quien los represente recurre a la investidura de obispos en la pretensión de que el pueblo les crea a pies juntillas todo lo que digan contra la Revolución.-

Ya han fracasado al aliarse a los reaccionarios y traidores a la Patria que recurren a la ayuda extranjera, en un intento por desestabilizar las instituciones nacionales; se han puesto al mismo nivel que ellos, por lo que ese pueblo entonces, no diferencia en el momento de ejercer su legitima defensa y los trata de la misma manera que a cualquiera de los golpistas, guarimberos y fascistas que de fracaso en fracaso han intentado subvertir el orden y cambiar el estado de cosas que el pueblo se dio en libérrimos comicios ya en 12 oportunidades.-

Por ello hay que creerle a la “Condonlesa”, sus razones tendrá para poner en evidencia, sin querer queriendo, a la cúpula eclesial, como dijo Lucker “ se le pasó la mano”, yo diría más bien se le soltó el yoyo, tal vez en un lapsus metió las de caminar por una traición de su subconsciente y dijo una verdad que agarró fuera de base a quien últimamente ha sido el principal vocero de la moribunda oposición que desesperada por sus derrotas, recurre a convertirse en lacayos de la voracidad imperial, seguramente en la expectativa de que les sigan enviando su mesada de dólares y que para financiar los movimientos “ democráticos” que ni por lejos, pueden representar estos eunucos mentales, que aquí tenemos, y que pretenden ser una alternativa, imposible por su incapacidad para esgrimir un solo argumento válido que no sea el de mentir e inventar sandeces contra la revolución.-

Me imagino entonces a este monseñor recriminándole a quien es la principal proveedora de los dólares que les llegan y que se van a perder como siempre, así como se perdieron con la nefasta SUMATE.

Por eso a este monseñor no le quedó otra vía que la de salir a desmentirla pero de una manera tal, que por el contrario lo que dejó fue la seguridad de que entre esta cúpula, que en la iglesia venezolana tenemos y el imperio, hay una conexión que, no dudo en afirmar, raya en traición pues, de qué otra manera se puede llamar a quienes en conchupancia con poderes foráneos pretenden cambiar el estado de cosas que el pueblo se dio por voluntad mayoritaria e incuestionable..

Y mire monseñor, yo pienso que cuando el Presidente en su toma de posesión afirmó que usted era candidato a ir al infierno, no estaba muy lejos de la verdad, porque quien traiciona a su patria no se merece otra cosa y por favor cuando vuelva a hablar deslástrese de su investidura y no pretenda involucrar a la Iglesia, pues iglesia somos todos y yo como muchos no me siento representado por alguien que actúa más como político que como prelado.-

yuviliz40@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2670 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: