Francotiradores

"Rolo a rolo. Tolete a tolete con EEUU en la ONU", titula el diario Últimas Noticias este lunes 12 de junio. Así describe, la magistral batalla antiimperialista que está librando el pueblo venezolano, su Fuerza Armada Bolivariana y su Gobierno, bajo el liderazgo del camarada Presidente Nicolás Maduro. El balance de esta gesta épica, no puede ser más alentador pues en las calles lo que se respira es un ambiente a victoria popular. Mientras las llamadas "güarimbas", que no vienen a ser otra cosa sino acciones de extremada violencia terrorista se vienen minimizando a tal extremo, que ahora las encauzan los visitantes "reporteros" extranjeros, quienes con una cámara y un chaleco antibalas, se dan el tupé de utilizar su carnet de reporteros "sin fronteras" para sustituir a los reducidos grupos terroristas que, contratados por Capriles y su banda fascinerosa de Primero Justicia y Voluntad Popular, arremeten contra todo lo público o sea, contra todo aquello que es de la exclusiva propiedad de todo el pueblo venezolano. Y, mientras las bandas terroristas se subsumen en el fuego por ellas creado, alimentando el desprecio del pueblo venezolano contra ellas y sus pranes nacionales: Henrique Capriles Radonski, Julio Borges, Liliana Tintori, Freddy Guevara, Henry Ramos Allup, María Corina Machado, Ramón Muchacho, José Guerra, Miguel Pizarro, Richard Blanco, Lorenzo Mendoza, Vladimir Villegas, Nicman Evans, Miguel Rodríguez Torres, Clíver Alcalá Cordones, Luisa Ortega Díaz e internacionales: Donald Trump, Luis Almagro, Juan Manuel Santos, Michel Temer, Mauricio Macri, Enrique Peña Nieto, Michelle Bachelet, Pedro Pablo Kuczynski, Tabaré Vásquez y Horacio Cartes; los llamado por Kuczynski: "perritos simpáticos que no dan problemas" al Estado Unidos (EEUU), a excepción de Venezuela. Lo único certero, en la Venezuela Bolivariana de nuestros tiempos, es que la Asamblea Constituyente será una realidad palpable a partir del mes de agosto próximo, con mayoría popular y revolucionaria, como no la tuvo, Constituyente previa alguna. Y con ello, tanto el Diálogo como el Poder Soberano sobre esta Tierra de Gracia, serán ejercidos de manera directa y sin representaciones de ningún tipo por el Pueblo, en ejercicio de Democracia Directa, Participativa y Protagónica, tal cual la visualizó nuestro Comandante Supremo, Hugo Chávez Frías, sin poder concretarla. He allí, la causa fundamental del "terror" que causa la Constituyente al imperialismo y sus agentes, en esta tierra de Libertadores y Libertadoras.

El golpe de Estado fascista en Ucrania, dejó ver el uso de francotiradores con fines desestabilizadores. La propaganda imperialista, siempre acusó al gobierno Constitucional de Viktor Yanukóvich de ser el contratante de los francotiradores que actuaron en la llamada masacre del 20 de febrero en Kiev que, de cierta manera, definió el destino de su gobierno. En tan solo un día, 50 personas entre civiles y policías perdieron sus vidas. Con la masacre ejecutada ese día, se imposibilitó cualquier posibilidad de diálogo gobierno-oposición moderada que se manifestaba con posibilidades de concresión. Ese día, fueron ejecutados por fuego escondido no solo militantes del oposicionismo fascista sino policías; después de lo cual, se apresuró el derrocamiento del gobierno pro Ruso de Yanukóvich. Investigaciones posteriores, evidenciaron que los francotiradores que actuaron ese día, originando la masacre, provenían de otros países y actuaron desde edificios bajo control de la oposición golpista o Maidán, como hacían llamarse. En 2015, el eurodiputado y entonces candidato presidencial de Polonia, Janusz Korwin-Mikke denunció que: "Los francotiradores no identificados que en febrero de 2014 abrieron fuego en el epicentro de las protestas antigubernamentales en Kiev –la plaza central, el Maidán- formaban parte de una operación conjunta de la CIA y el gobierno polaco".

El estadounidense y director cinematográfico Oliver Stone, quien realizó una entrevista al derrocado presidente Yanukóvich, concluye que: "en el caso de los francotiradores se ven las huellas dactilares de la CIA". Stone, recuerda que, en el golpe de Estado de abril de 2002 contra el Presidente Hugo Chávez Frías, actuaron algunos "francotiradores misteriosos" quienes ejecutaron con certeros disparos en la cabeza a manifestantes, tanto de la oposición como del Gobierno, que se refugiaban en Puente Llaguno y sus alrededores. Ese día, Casa Militar y la Disip, pudieron capturar siete de ellos, en los hoteles Ausonia y Edén. Diecinueve compatriotas, de una u otra opción política, resultaron asesinados con disparos en la parte superior de su cuerpo. El propio embajador del Estado Unidos (EEUU), Charles Shapiro, dirigía la actuación de los golpistas, según consta en grabaciones, dirigiéndose a los comandantes de las unidades de la extinta Policía Metropolitana. Al triunfar, por pocas horas, la acción golpista, todos los detenidos fueron liberados y huyeron del país, como cuenta el entonces Fiscal General, Isaías Rodríguez: "El 15 de abril, el fiscal VI auxiliar los presentó y no pidió privativa de libertad. El tribunal, acordó libertad plena. El fiscal fue removido, pero ya los sicarios estaban fuera del país. Aún no sabemos qué pasó con la jueza". Lo cierto fue, que la actuación de los francotiradores se convirtió en el detonante que revirtió, a su favor, la causa de los golpistas de entonces. Dichas muertes, fueron adjudicadas a los llamados "pistoleros de Puente Llaguno", camaradas inculpados injustamente de las muertes ocurridas ese día y, por tratarse de abnegados revolucionarios, la responsabilidad de las muertes se le hicieron extensiva al Gobierno Revolucionario de nuestro Comandante Chávez y, mediáticamente, el imperialismo le acusó de violación masiva de derechos humanos. Por fortuna, nuestro pueblo pudo reaccionar en las próximas 48 horas de ocurrido el golpe, y reivindicó la constitucionalidad y la verdad de los hechos que ocurrieron ese día 11 de abril de 2002, reinstaurando el Gobierno legítimo y la Democracia en Miraflores.

En marzo de 1980, mientras celebraba el sacramento de la reconciliación, una bala asesina atravesó el corazón del Monseñor Óscar Arnulfo Romero. En su última homilía, Monseñor Romero hizo un emotivo llamamiento al Gobierno Militar Salvadoreño de aquel entonces, para que cesara lo que denominaba "represión contra el campesinado". El New York Times, del 25 de marzo de aquel año, informó que Romero fue asesinado por un francotirador que salió de un vehículo aparcado justo en la puerta de la Capilla del Hospital de la Divina Providencia. Según el Times, efectuó un solo disparo y huyó. Las investigaciones del magnicidio, condujeron al autor intelectual del crimen en manos de Roberto D´Aubuisson, derechista dirigente del partido ARENAS y fundador de los escuadrones de la muerte en El Salvador, con vinculaciones directas con la CIA y el gobierno del Estado Unidos. En 2014, durante la insurgencia derechista ejecutada en Venezuela, encabezada por Leopoldo López y la derechista MUD, que derivó en el asesinato de 43 compatriotas y 800 heridos, que denominaron "La Salida"; también pudimos apreciar en escena, la actuación de francotiradores. Así, un reporte de un medio en aquel entonces, difunde la noticia que: "Agnes López Lión, sargento de la GNB y el joven mototaxista José Gregorio Amaris Cantillo, fallecieron hoy producto de disparos a la cabeza, mientras recogían escombros dejados por grupos vándalos opositores en Los Cortijos, al este de Caracas…" En aquellos turbulentos días, la metodología de utilización de los francotiradores buscaba causar sus víctimas, en esos momentos, en que las fuerzas del orden procuraban limpiar de escombros las vías, ocultándose en edificios contiguos a buen reguardo. 18 de las 43 muertes ocurridas durante esos funestos hechos, se le atribuyeron a la actuación de francotiradores escondidos o reguardados, en residencias o edificaciones de marcada tendencia opositora, tipo Maidán.

La historia de la utilización de los francotiradores con fines desestabilizadores, nos señala quién o quiénes hacen uso de los mismos para procurar el logro de sus terroríficos fines. Esta nueva insurgencia derechista de 2017, no podía estar exenta de la utilización de esa arma de infantería que es, el francotirador. Eventos, como los ocurridos en el mes de abril durante el evento denominado "el plantón", en la ciudad de Mérida, que causaron las muertes de los camaradas Leonardo Sulbarán y Luis Alberto Márquez, asesinados con disparos en la cabeza el mismo día 24, dan fe de quién o quiénes están haciendo mal uso de los francotiradores en estas llamadas "protestas pacíficas". Su uso, no se ha restringido a los estados Mérida y Táchira, sino incluso en urbanizaciones caraqueñas como El Paraíso y Montaña Alta en Los Teques, se les ha visto actuar certeramente, hiriendo gravemente a agentes del orden.

Rashid Sherif, miembro del Frente Popular de Túnez, en un artículo publicado en Aporrea en 2013 que titulaba: "Acerca de los Francotiradores Ocultos", 13-07-2013, concluía que: "En definitiva, el frecuente recurso a fuerza oculta de francotiradores para sembrar un terror mayor e intensificar el conflicto entre dos bandos pudiera ser fomentado por una de las dos partes. Pero pudiera también ser activado sea por una tercera fuerza externa (regional o internacional) totalmente oculta actuando por cuenta propia, sea por esa fuerza actuando en complicidad con una de las dos partes en conflicto para sembrar un caos fuera de control". Tal conclusión, nos parece tener cierta lógica, no así para el mayor/general en situación en situación de retiro, Clíver Alcalá Cordones, quien el pasado 22 de mayo, saca a la luz pública una denuncia que parecía algo desquiciada. Según la narración hecha en su denuncia ante la Fiscalía, el m/g Cordones, informaba que "un "anónimo" dejó en su casa un pendrive con audios y transcripciones" en los que, según el descocado m/g, en una reunión de oficiales de la FANB, se había decidido la utilización de francotiradores para controlar las manifestaciones violentas de la derecha fascista. El desvergonzado militante oposicionista, y presunto agente de la CIA, no escatimaba esfuerzo alguno en su denuncia, en acusar a nuestra gloriosa GNB. Ese mismo día 22, el pran mayor de Miranda, Capriles Radonski, por su cuenta tuiter denunciaba presencia de francotiradores en un edificio del municipio Baruta, gobernado por un alcalde extremista de la oposición. No perdía la oportunidad, el susodicho pran, de denunciar también al Plan Zamora 2, dirigiéndose en su tuiter específicamente a @Almagro_OEA2015. Dos días después de la denuncia, como puede constatarse en los registros de las acciones encauzados por la derecha terrorista, se verifica la actuación de francotiradores disparando contra los residentes del urbanismo Socialista La Limonera, precisamente en el Municipio Baruta, resultando heridos de balas cinco compatriotas. Según narran los afectados, los francotiradores efectuaban sus disparos desde las azoteas de los edificios de Monte Rey. Cada vez que van a cometer sus crímenes, los anticipan. Esa es una constante en la conducta delictual de esa derecha.

La post verdad, ha sido un arma de la cual han abusado los terroristas francotiradores, que han arremetido contra nuestro país en los meses de abril, mayo y junio de este año. Cuando se busca el origen de la mentira que da pie a la denuncia del presunto CIA, m/g Clíver Alcalá Cordones, debemos remontarnos a una especie difundida por el diario miamense: El Nuevo Heraldo, con fecha 18 de mayo, valga decir, apenas cuatro días antes. Titulaba, el diario estadounidense: "Militares venezolanos preparan francotiradores para usarlos contra manifestantes", siendo los autores de la patraña: Antonio María Delgado y Sonia Osorio. Si al payaso m/g, se le suministraba esa información mediante un pendrive que le habían dejado a la puerta de su casa, a los periodistas del Nuevo Heraldo, al menos se la hacían llegar mediante una grabación suministrada al medio por "informes de inteligencia creíbles, obtenida por una fuente en Washington", o lo que es lo mismo decir, que fue la CIA quien se las entregó. Durante días, estuvieron esparciendo mediáticamente esa especie a ver si calaba en el público, hecho que no ocurrió. Lo que sí se evidenció, fue que los terroristas de la oposiMUD (Primero Justicia, Voluntad Popular y AD), continuaron haciendo uso a mansalva de sus francotiradores, como quedó evidenciado el día 06 de junio, día del "gran plantón", en que desde edificios de la urbanización El Paraíso se intentó –fallidamente- asesinar al equipo de corresponsales de la agencia de noticias TeleSur, en específico, a la periodista Adriana Sivori, quien en seguimiento del evento recibió un disparo, que para su fortuna, detuvo el chaleco antibalas que utilizaba; no obstante, un segundo disparo logra acertarle en su espalda.

El uso de francotiradores para propiciar terror, miedo y, a la vez, contrapropaganda contra los gobiernos a ser desestabilizados, por parte de los organismos de inteligencia imperialista es un hecho que está bien documentado. Las experiencias, ocurridas en Rumania (1989), Rusia (1993), Venezuela (2002 y 2014), Tailandia (2010), Kirguistán (2010), Túnez (2011), Egipto (2011), Libia (2011), Siria (2011), Ucrania (2014) y Venezuela (2017), evidencian el carácter criminal y nada pacífica de las protestas antigubernamentales tuteladas por el gobierno del Estado Unidos (EEUU). Con muchísima razón, el lingüista estadounidense Noam Chomsky concluye: "He sacado las definiciones oficiales de terrorismo (…) que existen en la ley de EE.UU. y del Reino Unido. Son unas definiciones precisas, pero tienen un fallo: si las aplicas, resulta que EE.UU. es uno de los principales estados terroristas en el mundo"…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1773 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a247642.htmlCd0NV CAC = Y co = US