Crónica de un arrepentido

"Desolación y latas retorcidas llenan el horizonte. Espacios cobijan reminiscencias de voces silenciadas por barricadas de soldados ante indefensas mujeres que empujaban sus escudos y los escupían, mientras posaban para una foto. Ya no están tampoco esos valientes hombres de la sociedad civil que quitaban los fusiles a los guardias y los arrojaban al Guaire; lo que quedó bien documentado, no solo por los teléfonos de alta gama, sino también por las portentosas cámara de los reporteros gráficos de la CNN y BBC….Allí están archivados como pergaminos irrefutables de la feroz dictadura venezolana.

Atrás quedaron las nobles marchas opositoras que solo pedía libertad para los presos políticos, pero que arrasaban con cuanto bien público se les atravesaba. Y más lejos están los recuerdos de la toma de la Plaza Altamira donde João de Gouveia, quien disparó contra observadores inocentes, buen intento por llamar la atención internacional. Como no rememorar los asesinatos selectivos o aquellos con las guayas. De nada sirvió el denodado esfuerzo de la Policía Metropolitana de Peña por atacar a los chavistas del Puente Llaguno; tampoco las estrategias de acabar con bienes del Estado al incendiar autobuses con todo y chofer, o por haber quemado CDI, Módulos de barrio Adentro o Centros de Educación Inicial.

De qué sirvió, por ejemplo, la argucia del Dólar Today si no fue para empobrecer más a nuestra gente, o la de boicotear la producción nacional, ola de esconder, acaparar y bachaquear los alimentos. De qué sirvió hacer que nuestros hijos se desarraigaran del país y se fueran lejos. ¿Por qué apoyamos tanto mal para nuestro pueblo?

Tan bien que estábamos en nuestra Venezuela politizada y polarizada. No había chance para una tercera opción de poder político. Y lo más lamentable es que si hubiésemos hecho las cosas como son teníamos opción de ser gobierno y cada miembro de la alianza tuviese su ministerio; la renta del petróleo, estaría distribuida como se pensaba, pero fallamos y todos perdimos, no se hizo lo débito. Empezando porque dejamos tomar las riendas de nuestros asuntos a la comunidad internacional, política y mediáticamente.

Por qué permitimos como oposición, que expresidentes y presidentes latinoamericanos que nunca aceptaron opiniones de sus asuntos internos, de sus corruptelas y desmanes, encabezaran junto al euro parlamento, el apoyo al teatro montado por la Asamblea Nacional cuando declaró el quiebre del hilo constitucional y solicitó apoyo para su restitución. Por qué no dijimos nada cuando aquel seis de abril de 2017, el Presidente de la AN se reunión Con Luis Almagro para atentar contra nuestra nación. Por qué aceptamos que EE.U.U y la OEA acordaran la aplicación de la carta democrática contra Venezuela; y lo pero, ¿qué hicimos para evitar la invasión?

¿Por qué?"

Probablemente, así hablaría después de la deseada invasión a Venezuela, algún sobreviviente líder opositor arrepentido…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2151 veces.



Aquileo Narvaez Martínez


Visite el perfil de Aquileo Narvaez Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: