Ser revolucionario es ser creativo

Tigres de papel

Hoy me levanté con la suficiente decisión y buen humor como para decir tonterías, verdades de Perogrullo, reinventar el café con leche. Espero que estés de humor para divertirte junto conmigo y ayudarme a reinventarlo todo, desde la A hasta la Z. ¿Qué dices?
Mira en todas direcciones, todo lo que tú veas es nuestro. De todo lo que existe nosotros somos los dueños. Y para justificar esto no se necesita filosofía, humanismo ni teoría social. Simplemente todo se hace con nuestro trabajo y se paga con nuestros impuestos.

Aún desde la más agresiva, depredadora y despiadada teoría neoliberal, lo que cuenta es la ganancia. Y para ganar hay que vender. Por tanto la cadena solo resulta exitosa a nivel de consumidor, es decir tu y yo, nosotros. Entonces, ¿quién decide? ¿Quién tiene el poder y la última palabra? Nosotros somos el principio y el final de todo. Sin nosotros no hay nada.
¿Quién habrá inventado nuestra justicia? No tengo la menor idea. Lo único que te puedo decir con certeza es que no fuimos ni tú ni yo. Puedo también agregar que no he visto nada tan jalado de los pelos y antieconómico. En primer lugar ya demostramos que todo es nuestro, por tanto cualquier acusación que puedan hacernos es falsa.

Luego viene todo el sistema de justicia, legisladores, policías, jueces, fiscales, abogados, etc. Si te condenan, como es de esperarse para justificar el gasto público, es decir lo que pagamos tú y yo, o para poner sólidos fundamentos a su carrera política, la cual también pagamos tú y yo, entonces te envían a la cárcel. Allí han de darte alojamiento, ropa, comida y un guardián para que no te vayas.

Que también come y ha de mantener a su familia como todos los demás. ¿Así que cuantos llevas ya contados para procesar a alguien que solo tomó lo que le pertenece y necesita? ¡Ah! Se me olvidaba el cura, para que no pierdas tu fe ni tu relación con Dios y te sientas reconfortado. ¿Y quién paga todo eso? Pues tú y yo, nosotros otra vez.

¿Has visto algún sistema más descabellado y estúpido alguna vez? ¿Toda esa gente perdiendo el tiempo sin producir nada para qué? Yo solo veo dos posibles explicaciones. Distraer tu cotidiano aburrimiento y justificar que eres necesario, produciendo algunas personas resentidas que alteren el orden social, o generar fuentes de trabajo para los que te votan.

Pero profundicemos un poco más en la raíz del problema. ¿Qué para qué si ya tienes todo claro? Pues porque nos estamos divirtiendo, reinventándonos y el artículo aún está demasiado corto y no me lo reciben. ¿Por qué querría alguien que tenía todas sus necesidades resueltas por el grupo tribal, apropiarse de algo innecesario y que le resultaría totalmente inútil?

A mi se me ocurren tres razones. Podrían ser muchas más claro está, pero se me complica contar más allá de tres. El personaje tenía mucha energía y necesitaba invertirla en algo extra. Quería regalárselo a una bella dama para conquistar sus favores. Se sentía impulsado a trascender algún límite, a liberarse, ese motor humano que jamás se detiene.

En verdad, recién allí comienza la historia humana. En algún momento, por un motivo u otro, sientes tu corazón palpitar más fuerte, y una imagen interna que tiene o no correspondencia externa te deslumbra. Se convierte en lo más importante de tu vida. Estás dispuesto a dejarlo todo por ella, aún a dar tu vida.

Dicho al revés, el mundo que hasta entonces conociste se vuelve insatisfactorio, y te conviertes en un extraño engendro, a mitad de camino entre algo que fue y algo que todavía no es. En realidad nada cambió salvo tu. A partir de allí comienza una búsqueda de pertenencia, un intento de encontrarte, perdiste tu identidad, te sientes fuera de lugar en todas partes.

Esa es una puerta mágica que se abre, por la que entras en el peregrinar del tiempo. Ese no es un fenómeno natural, no lo puedes percibir ni proyectar afuera, es parte de ti, de lo que tú eres.
Y toda nuestra organización social, toda nuestra cultura y ciencia, todo lo que llamamos historia y evolución es su resultante, su fruto, su construcción.

Por eso me hace gracia cuando dicen que la conciencia es la suma de las ciencias y la historia se terminó. No, la conciencia, el acto de conocer somos nosotros, el conocimiento es el objeto de ese acto, de otro modo no sería posible la evolución, la renovación y el cambio. Y si la historia se termina puede querer decir dos cosas.

Que el ser humano puede volver a animalizarse, y hasta ahora nunca he escuchado de una consecuencia capaz de anular su causa. O que dejando atrás para siempre el encadenamiento con nuestra memoria, hábitos y creencias, nos reconocemos totalmente los creadores innatos que somos, apropiándonos definitivamente de nuestro destino.

Toda esa concepción es arrastre del dogmatismo, fundamentalismo, oscurantismo, que considera a la conciencia una sombra, reflejo o víctima pasiva de acontecimientos externos. ¿Cómo concebimos entonces al conocimiento? ¿Es algo que flota en el aire, como el polvo, lo respiramos y se deposita en el cerebro, allí reacciona químicamente activando nervios que mueven manos transformando objetos externos?

¿Puede haber un pensamiento más alienado e infantil? La conciencia es un acto de libertad, es pura creatividad, pura e incontenible actividad, es intencionalidad trascendente a todo límite, que jamás mira algo sin una finalidad.

La conciencia es la capacidad de estructurar, organizar la información de sentidos en objetos, y de relacionar de múltiples modos no naturales esos objetos. Por eso un objeto producido por el ser humano tiene siempre una particular intención, carga, valor.

Para tener un pequeño atisbo de lo que es esa conciencia innata al ser humano, hay que comprender lo que significa el ¡Eureka! de un Newton o un Einstein, sentados en la nada trascendental bañera y jugando con una manzana como geniales niños grandes que fueron.
De repente su proceso mental da un salto relampagueante en la nada, y aprehende intuitivamente en un instante una nueva visión que se eleva, trasciende todo el pensamiento humano conocido, poniendo nuevas bases para la física que han de cambiar todo el mundo. Eso sucede en un instante, es una creación de la conciencia, un nuevo objeto hasta entonces inexistente. Es una revolución de la conciencia y su objeto, el conocimiento.

¿Te parece raro o incomprensible lo que digo? Pues no parecía así cuando estabas enamorado. Y muchas veces te he escuchado hablar de un mundo nuevo y posible por el que estarías dispuesto a darlo todo.

¿Adónde está ese amor y esa visión que te deslumbran sino en lo profundo de tu corazón y conciencia, presionando para venir a ser, para que los actúes? ¿De donde crees que ha venido cada innovación, cada sentimiento generoso, cada acto constructor de civilización?
En Venezuela vivimos momentos históricos inéditos, que son evidente expresión de superar y dejar atrás instancias ya agotadas e insatisfactorias. Somos la primera revolución democrática, sin muertos, sin presos políticos ni torturas. Ninguno de los viejos métodos ha servido para detener nuestra revolución. Porque es una revolución planetaria, humana, de pueblos.
El intento de golpe mediático solo tuvo efecto por menos de 48 horas, pueblo y ejército salieron de mutuo acuerdo a la calle y restablecieron el orden democrático salvando la vida al presidente. Explícame tu como es posible esto, cuando tu y yo no podemos ponernos de acuerdo en el más mínimo detalle.

En siete años se han realizado obras y logros superiores a los 40 años anteriores de gobierno, y la dirección mayor es claramente la de restituir el poder al pueblo, pagando la enorme deuda social acumulada. Sin embargo hay una inclemente campaña mediática, intensificada por la cercanía de nuevas elecciones presidenciales.

Inventan hechos, gestan otros como las alteraciones en instituciones universitarias, que son de los pocos lugares donde aún tienen enquistado su poder, y calumnian, exageran, desproporcionan cada pequeño error o corrupción hasta límites inimaginables, para hacer entrar dudas en la ingenuidad del pueblo revolucionario.

Yo comparto que el bombardeo es inclemente y que sería deseable que cesara. ¿Pero alguien nos obliga a creer tales grotescas mentiras y exageraciones? ¿No están ante los ojos de todos las obras de este gobierno? ¿Viviremos para siempre sujetos a los mentirosos de turno que pretendan manejarnos a su antojo al servicio de sus intereses?

Lo que llamamos dialéctica histórica, es en realidad el proceso mediante el cual se ejercita y desarrolla la conciencia. Solo para dar un ejemplo, fue en Inglaterra y EEUU en los 60´s donde florece y se proyecta al resto del mundo una nueva sensibilidad. Los hippies, los Beatles, las izquierdas, los guerrilleros, Bahía de Cochinos, Mao, Vietnam. Hagamos el amor y no la guerrra.
Y es también allí donde en reacción se actualiza el dogmatismo, el fundamentalismo, que sume al mundo en una noche oscura que hoy encuentra su máxima expresión. Y sin embargo si miramos en profundidad, EEUU e Inglaterra, como representantes de esta fuerza siempre resistente a la libertad de conciencia, de elección, son como dice el Sr. Chávez, tigres de papel.

En primer lugar porque su metodología ha quedado totalmente al descubierto, es hoy de conocimiento público. Y luego porque su poder es solo inercia residual. Todo ese sistema depende del dominio económico. ¿O creen uds. que continuarían un solo día si no tuvieran con que pagar? Y ese sistema económico no tiene respaldo, es solo papeles de colores.
Por cierto, ¿a qué mágico mecanismo se debe que el dinero, que fue creado como una simple representación para facilitar el intercambio de bienes y servicios entre los pueblos, se haya convertido en el epicentro de sus vidas, en el propio Dios?

¿Cómo se explica que unos seres supuestamente materialistas y racionales, confundan la representación con aquello que representa, y resulten así burdamente engañados, convertidos en fetichistas, reducidos a un mundo de adoradores y perseguidores de sueños, de comedores de cuentos?
En fin, los tigres de papel tienen la mayor deuda del mundo, y solo continúan en pie porque todas las economías están organizadas para exportar hacia ellos, como el gran mercado consumista del mundo, y compran su deuda con el superhábil de todos los países. Además de tener como caja chica la deuda impagable del tercer mundo y el robo de sus materias primas. También en este caso somos nosotros los que pagamos toda la fiesta.

¿Cuanto creen que pueda durar esto? Toda su agresividad no es más que la desesperación de que saben que les llegó la hora de apagarse y ser desplazados. Y cuantas más barbaridades hacen más aceleran el desprecio general y su caída. El único modo en que esto puede terminar es en aislamiento total y en guerras civiles dentro de sus propias fronteras.
Pero mientras tanto todo este proceso es necesario, justamente para que todo esto se haga conciente. Es una exigencia de la misma historia por ejemplo, que el surgimiento de una democracia participativa trascienda los estados nacionales. Hoy Cuba y Venezuela implementan todo lo que ya han aprendido ayudando a Bolivia a dar su paso de soberanía.

Y cada paso que se da en la liberación de las relaciones de dominio-sumisión de la colonia, acelera el agotamiento de esa instancia y el desmoronamiento de la civilización que fue montada sobre tal condición. Si no se extirpan tales raíces, es imposible que lo nuevo pueda ser, y es inútil hablar de libertad, soberanía, justicia y fraternidad.
Allí está el ejemplo simple para quién quiera ver. ¿Quién conocía a Venezuela diez años atrás? Hoy decidimos simplemente ser nosotros mismos, ser lo que somos, y eso fue suficiente para convertirnos en una nueva opción para los pueblos del mundo. Todos los tigres de papel han trabajado afanosamente para convertirnos en el “dream team del play off”. Tejen complicadas tramas y gastan fortunas para que todos los pueblos conozcan nuestras heroicas luchas y triunfos, para hacernos la vedet de los noticieros y Hollywood.

Estoy escribiendo el guión de un libro que podría llamarse “el Mundo de los reptiles”. En él argumento que desde el principio mismo de los tiempos, son los hermanos de la Comarca del Norte, los de sangre fría, los que anhelan el nuevo mundo. Justamente porque sus cualidades son la previsión, la disciplina, la continuidad en lo propuesto, el seguir la huella.
Y es por eso que necesitan a sus hermanos latinos de sangre caliente, en particular a los caribeño-tropicales. Pero se enfrentan al problema que por lo difuso y cambiante de nuestros climas, nuestros proyectos no van más allá de lo semanal. Por tanto han tenido que idear una planificación a largo plazo para mantenernos estimulados hasta conducirnos al cambio.
Una vez logrado, ellos retomarán la huella y nosotros nuestros guayucos, (taparrabos), cuba libres, habanos, echinchorrados bajo palmeras, (en hamacas), mientras esperamos que algún pez caiga en las redes para montar el sancocho. (hervido).

Para los que se sientan oprimidos por la fijeza de tales roles, he creado la alternativa de la reencarnación, por la cual tendrán la opción de elegir el número de vidas calientes y frías que deseen. Y para los que resientan los planes a largo plazo, he dejado abierta la opción de la emergencia de una civilización conciente de si, como resultado inesperado del cambio.
Civilización capaz de trascender la identificación con los roles biológicos e históricos heredados, de corregir sobre la marcha las respuestas que generen violencia social y sufrimiento innecesario. Estando en capacidad de poner los fundamentos de la verdadera paz, de extirpar las raíces del temor, la obsesión con la destrucción y la muerte. Entonces florecerán artes y ciencias guiadas por la creatividad, hacia la ampliación de las posibilidades de la vida.

Bueno amigos, espero que hayan disfrutado reinventando el café con leche y sacudiéndose por un rato la solemnidad. Así mismo es como creo yo que nace todo revolucionario. Su verdadera lucha es por sacudirse la densa niebla de escepticismo heredado, que cual oscura sombra sitia la ciudadela de su corazón, su fuerza de vida, amenazándola con agotarla en el sinsentido.
Son los que se forjan triunfando en esa silenciosa e invisible batalla, los artistas y guerreros que escribirán el guión del nuevo destino civilizador planetario. ¡Salve alegres guerreros del nuevo mundo!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4522 veces.



Michel Balivo


Visite el perfil de Michel Balivo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: