Señor Almagro ¿Contribuye Ud. con la norma de conducta de los estados en sus relaciones recíprocas de la OEA?

Primero mi patria, segundo mi patria y siempre la patria, al margen de liderazgos ideológicos políticos, sean de la corriente que sean, estoy convencido que tengo patria, a pesar que oigo las ironías de los que dicen: ¡Pero tenemos patria! Aludiendo al descontento con el gobierno de turno, por la grave situación económica, innegable, grave y que nos está golpeando, aquí no valen apasionamientos o fanatismos, realidad es realidad, la comida o alimentos sube de precio a diario, no alcanzan sueldos y salarios para solventar las primeras necesidades.

Me formaron y me enseñaron mis maestras de las tres ‘’A’’, Adela, Alicia y Amira, durante la oprobiosa dictadura de Pérez Jiménez; mis padres y mis tías maternas, también guiaron una férrea disciplina de respeto, dentro de la moral y la cívica, amén de las normas de urbanidad de Carreño y nos enseñaron a tener una semana para amar la Patria y sus símbolos, aquello era obligatorio; todo fue una trilogía bien acoplada entre el representante, las maestras y el policía escolar, descarrilarse hacia la vagancia o el ocio, no era posible, además había que hacer algún tipo de trabajo para ayudar al sostenimiento del hogar, y los mayores con más razón, mientras estuviéramos bajo la rigidez y tutela de nuestros padres o quienes hicieran la representación autorizada.

Referencia indispensable para manifestar como venezolano, nada que ver con el politiqueo y el fanatismo, si un gobierno no llena nuestras expectativas, pues debemos criticarlo y el momento de ir a las urnas la mayoría decide y se respeta el veredicto. Lo que aquí escribimos es en honor a la patria o no a ningún partido político o líderes de estos. Es un rechazo a toda injerencia de gobiernos regidos por el Derecho Internacional, la Carta de la ONU, los Tratados Internacionales, y en nuestra Región la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA), y en especial a la actitud sesgada, prejuiciada e insolente del ciudadano Luis Almagro, Secretario General de la OEA, a este nos dirigimos con el respeto entre ciudadanos o personas naturales, que en reciprocidad todos nos debemos, y más cuando se trata de arrogarse atribuciones extremas para en forma unilateral convocar a un Consejo o reunión, para exigir sanciones contra Venezuela, claro que ya no extraña que, existan individuos cuyas conductas y personalidad no concatenan con el comportamiento, que deben preservar en tan altas investiduras o cargos recibidos a través del voto de los Estados, que le otorgan la confianza para que se sujete a los documentos contentivos de normas y principios que deben ser observados con decoro y responsabilidad.

Hay veces que debemos disponer de determinado tiempo para leer las normativas que rigen a todos los Estados en el mundo, y como además de los graves problemas internos que estamos confrontando en nuestra Venezuela, debido a una fuerte y aguerrida pugnacidad entre sectores políticos, que no han podido solucionar el problema político, económico, que desde hace casi dos décadas han provocado, por encima de importantes postulados de la sana convivencia política entre la diversidad del pensamiento; unos de extrema derecha, centro derecha, hasta focos fascistas agrupados en un común frente para contrarrestar a una ‘’izquierda’’, llamada socialismo del siglo XXI, (Castro-comunismo por quienes adversan al gobierno de Venezuela), que desde hace 17 años gobierna, por voluntad mayoritaria del pueblo, que este haya ido perdiendo apoyo, tampoco es mentira, pero será ese mismo pueblo que, con el voto decida retirar la confianza que depositó en esta corriente, que hoy dudo que sea de izquierda, pues ha quedado como en un punto neutro, pues ya no es lo que comenzó como ‘’REVOLUCIÓN BOLIVARIANA’’, que sí se extrajo de la doctrina de Bolívar, la avanzada y novedosa Carta Magna, con valor y mérito soberano y apuntaba a la Refundación de la República, desde la orientación del preclaro pensamiento de nuestro Libertador, porque fue el pueblo quien la aprobó libremente y es el legado que todavía queda para lo que el pueblo decida a futuro, y será este soberano el que tenga la última palabra, y no las aves agoreras, que como rapiñas vigilan su presa.

Si la única vía expedita para mandar de reposo a este gobierno, que durante 17 años apoyamos, y que debido a sus marcadas carencias de gobernabilidad y sus errores, por cierto similares y no muy distantes de los que iniciaron y vendieron hasta la saciedad el sistema democrático como el mejor sistema de gobierno, pero que en la praxis de sus acciones políticas saltaron sus principios y traicionaron la filosofía democrática, por sus desaciertos de gobernabilidad: burocracia, corrupción, ineficiencia, inseguridad, malas administraciones, derroche de recursos, lo que representó la pérdida de las oportunidades del desarrollo sustentable y el desatar aún más la dependencia, son 57 años continuos de estos males. Por lo que, en estos instantes está a punto de abrirse un Referendo Revocatorio tal como lo establece la CRBV, será la única manera legal, constitucional de retirarle la confianza a este gobierno, y repetimos es el pueblo el que decide, no será a través de patotear al pueblo, con el enlace político de opositores y el señor Luis Almagro, ‘’patotear’’, le recordamos al sureño Almagro es frase levantada allá en la argentina en la cumbre histórica cuando derrotaron la propuesta del ALCA.

Señor Almagro, la Resolución 1080 que lo faculta a usted como Secretario General de la OEA para convocar una reunión en el término de 10 días, cuando surjan hechos que signifiquen la ‘’interrupción abrupta o irregular del proceso político institucional democrático’’, el cual contempla el pleno ejercicio de las libertades y los derechos políticos y ciudadanos en materia de libertad de expresión, información, opinión, derecho a la protesta, a la participación y otros derechos humanos, inherentes a la vida social.

Sabemos y estamos conscientes de los problemas que atraviesa el país, no es necesario seguirlo machacando, pero aun así, no se ha roto el hilo constitucional, hay libertad de expresión por todos los medios, a diario leemos y vemos noticias e informaciones nacionales de medios radio eléctricos e impresos, donde se dice de todo y para todos, hasta exageraciones, alusiones personales, irrespeto a autoridades, calumnias, se emiten juicios a priori sobre acusaciones a altos funcionarios, tanto del gobierno del poder ejecutivo como del gobierno legislativo, derechos a protesta los vemos cada rato en la calle, hoy precisamente transitaba por una autopista de acceso a urbanizaciones y barrios de Valencia, había un grupo nutrido de un partido de oposición, protestando contra el Presidente de la República y exigiendo Referendo, recibí la hoja que explicaba el por qué Referendo ya, a nivel internacional más bien abusan con la propaganda de intriga, desobediencia a leyes y contra el gobierno, contra Venezuela.

En cuanto a la violación de los derechos humanos, en Venezuela se exacerban al máximo las denuncias contra los derechos humanos, porque leemos y vemos noticias de otros países, incluso con manifestaciones callejeras en protestas contra programas que afecta a esos pueblos y se ven claramente en la calle los policías con sendos equipos para la neutralización y represión de manifestantes, también hay relación de desaparecidos por miles, y nunca hemos visto al señor Almagro hablando de aplicar la Carta Interamericana contra esos gobiernos, no los mencionamos por respeto a esos pueblos y para no pecar de injerencista, desde esta tribuna del libre pensamiento, expresión y opinión; entonces no se necesita ser un internacionalista ni un versado en Derecho Internacional, para por lo menos captar los intereses que hay de por medio por parte del actual Secretario General de la OEA, contra Venezuela, podría este argumentar la celebración del Referendo Revocatorio, que si es Constitucional, pero se les nota apresuramiento, y por eso buscan a Dios por los rincones, la misma oposición que perdió dos meses de tiempo, al no accionar el legal referendo, pero no, se pusieron a legislar sobre enmiendas, como vías más rápidas, perdieron tiempo y ahora andan tratando de recuperar el tiempo perdido, y este los santos lo lloran, por eso replican aquí y replican allá, cuando la lógica dice que es aquí donde hay que dirimir los problemas, y es el pueblo con el voto el que decide no entre 500 conductores políticos, empresarios y otros factores tanto nacionales como internacionales, en democracia es a través del voto, al no ser que pretendan usurpar lo mejor ganado en 57 años, una CRBV, que es admirada en otras latitudes.

Bueno es recordarle al señor Luis Almagro, algunos preceptos y principios insertados en la Carta de la OEA: Convivir en paz y mediante mutua comprensión y respeto a la soberanía de cada uno, el mejoramiento de todos en su independencia, en la igualdad y el derecho.

-Determinados a preservar la noble empresa que la humanidad ha confiado a las Naciones Unidas, cuyos principios y propósitos reafirman solemnemente.

-Procurar la solución de los problemas políticos, jurídicos y económicos que se susciten entre ellos.

-Promover, por medio de la acción cooperativa su desarrollo económico, social y cultural.

Y en los principios encontramos: El Derecho Internacional es norma de conducta de los Estados en sus soluciones recíprocas.

-El orden internacional está esencialmente constituido por el respeto a la personalidad, soberanía e independencia de los Estados y por el fiel cumplimientos de las obligaciones emanadas de los tratados y otras fuentes del Derecho Internacional.

- Y este es por demás elocuente: Todo Estado tiene derecho a elegir, sin injerencias externas, su sistema político, económico y social, y organizarse en la forma que más convenga, y tiene el deber de no intervenir en los asuntos de otros Estados.

-La cooperación económica es esencial para el bienestar y la prosperidad comunes de los pueblos del continente.

Los anteriores preceptos o principios entre otros tantos, nos indican claramente cómo debe proceder la OEA en atención a los Estados miembros, es una doctrina y filosofía muy precisa dentro de nuestro idioma castellano, no puede ni debe ser que alguien que llega desde abajo, es decir cuenta con el voto de los pueblos o Estados miembros para cumplir las normativas legales, y que de repente este, una vez investido de la autoridad se convierta en una especie de Superman, es decir que su conducta y sentido del deber traspasen responsabilidades y ocasione daños a un determinado país, semejante osadía, imaginamos deberá tener sus repercusiones y responsabilidades contra quien saltó deberes y se arrogó derechos, al margen de sus funciones, al no ser que el ciudadano Secretario General de la OEA, haya soñado con otro texto de la Carta, distinto al original.

Se trata de defender a Venezuela, nuestra patria querida, al gobierno lo defiende o juzga el pueblo en libres comicios, en fin de cuentas los gobiernos y sus liderazgos son transitorios y también responderán ante el pueblo por sus actos, en especial aquellos que hayan estado al margen de la Carta Magna y las leyes, pero nuestra Patria no tiene la culpa de las acciones u omisiones que en funciones hayan cometido los funcionarios electos por el pueblo y los de libre nombramiento y remoción, el pueblo en las urnas decide y las leyes en manos de una justicia equilibrada también juzgarán a quienes las hayan infringido, lo contrario es impunidad y hasta complicidad.

La historia del señor Luis Almagro, es conocida, por lo que no redundaremos en mayores referencias, exministro de Pepe Mujica, se vendió como hombre de izquierda, Venezuela le apoyó en su elección en la OEA, y miremos su conducta, seguramente este es buen alumno de Joseph Fouché, Maquiavelo, o encarna muy bien el personaje de Moliere, el señor Tartufo, de la Francia monárquica, un personaje cuya conducta sin escrúpulos hace un buen papel del hipócrita, y de esto está lleno la política de la degradación de la real ciencia política, que hoy los vemos enarbolando banderas de democracia y gobernabilidad.

En ese sentido dejamos nuestro criterio sentado, en favor de nuestra Venezuela, pues militemos o no en una corriente política, o pensemos libremente, o detestemos las corrientes políticas y sus líderes por demagogos, esto nos da la moral y la ética para defender a Venezuela, de cualquier agresión, verbal, mediática, política, económica y con mayor razón, cuando estas agresiones o amenazas se derivan de una Organización sustanciada en principios, cuyos fundamentos legales no le dan derecho a una persona, de decidir por la mayoría, en todo caso esperemos que deciden la mayoría de los Estados Miembros, sabemos que hay algunos cuadrados con el criterio sesgado del señor Almagro, pero suponemos que prevalecerá la sensatez, se impondrá la razón y las leyes y el señor Almagro sufrirá las consecuencias por no respetar las normas.

Pues el hecho que el gobierno venezolano esté confrontando una fuerte crisis económica, y que estamos agobiados y pagando las consecuencias por todas las carencias o debilidades, en que se dejó entrampar, y que los productos de la dieta diaria, escasean y cuando existen hay que pagarlos a los precios de la alta especulación, un ejemplo sencillo hace un mes un plátano costaba 150 bolívares, luego 180 y hoy los encontramos a 250 bolívares cada uno, y eso en fruterías y ventas al detal, porque en supermercados nos informan que están sobre los 300 bolívares y más, y así van subiendo sin control, tanto que ye es mejor de los precios de productos a la libre oferta y demanda, así la especulación es menos y la competencia puede hacer bajar los precios, no tiene sentido regular nada, porque es peor, por dónde está el precio de los huevos, regulados equivocadamente hace unos meses en 400 bolívares el cartón, hoy están sobre los 3000 mil bolívares, y seguirán en alza.

Ya los asalariados no encontramos que comer, el poder adquisitivo no se ajusta a la realidad, ni quesos, ni jamones, ni frutas, ni hortalizas, todo sube y sube de precios, es una constante, incluso quienes ganan más de 100 mil bolívares, estos compran por paquetes, un paquete de harina ya por 18 mil bolívares y un bulto de papel higiénico costaba hace un mes bolívares 11 mil y ya piden 18 mil, precios de bachaqueo, el que puede los paga, y no es desde la empresa donde se produce aquí en Valencia que sale el papel bachaqueado la información es que estos no tienen canales de distribución, el gobierno dice a donde deben ir estos productos y ellos los envían, en todo caso es el Estado el que debe vigilar y garantizar que los productos lleguen a pueblo, pero cómo, si hace ya más de tres años en esa lucha y los resultados han sido negativos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1193 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a229008.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO