Papeles para el Debate

El oscurantismo recorre nuestra América

Durante los días 25 y 26 de abril, el ex presidente español José María Aznar estuvo como invitado de honor en el evento enade2016, en el salvador, en el cual pretendió dar una conferencia sobre corrupción y populismo. Aznar tuvo un fuerte rechazo por las organizaciones sociales de esa nación, quienes se concentraron frente a la sede del evento cuestionándose su estancia en el salvador y acusando al ex presidente español de corrupto, lo que sin dudas provoco que su estrategia, por esta vez no diera los resultados esperados.

El tema elegido por Aznar no es casual y responde a los planes de la derecha regional de demonizar a los líderes progresistas del área con el objetivo de lograr la restauración de la derecha en la región. Tío Sam quiere más temprano que tarde, nuevamente controlar su “Patio Trasero”.

En sintonía con lo anterior, en la segunda quincena de abril tuvo lugar en Guatemala, una reunión emprendida por la Organización Demócrata Cristiana de las Américas (ODCA), en la que se dejaron establecidas líneas de trabajo a seguir por parte de los opositores de los gobiernos progresistas en países de la región.

La ODCA está promoviendo que se generen campañas de descrédito contra los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador; fabricando denuncias que involucren a los mandatarios de estas naciones en supuestos escándalos de corrupción. A todo evento, buscan sembrar el mismo escenario que ocurre hoy en Brasil.

Para esta acción los opositores están siendo entrenados en la búsqueda de informaciones y elementos confidenciales que puedan comprometer a los gobierno y que sirva para ser manipulada y presentada como evidencia ante la opinión publica internacional.

Por su parte, EE.UU., a través del Instituto Internacional Republicano “IRI”, está suministrando cuantiosos fondos y facilitando las sedes necesarias para que se produzcan encuentros de capacitación y entrenamiento a los opositores a los fines de cómo desarrollar estas campañas. En lo inmediato, Venezuela y Brasil son los blancos fundamentales de esta “nueva política”.

La oposición venezolana (por ser Venezuela una de las naciones de América Latina que más apoyo le ha brinda a los países pobres del área a través de Petrocaribe, promoviendo la Unidad e Integración Regional, provechosa para los pueblos a través de otros proyectos análogos en la región), ha sido instruida para investigar todo lo que les pueda ser provechoso y usarlo como evidencias para con ello, poder acusar al gobierno bolivariano de malos manejos de los fondos públicos y de corrupción. Otra de las líneas bajadas desde la ODCA para su membrecía fue la de desacreditar los Convenios ya suscritos dejando entrever que a través de éstos, pudieran existir desvíos de fondos. Muy involucrado en esta tarea, estaría el actual presidente de Copei, Roberto Enríquez.

En el caso de Argentina, que representa, el logro más importante de la derecha en la región en los últimos tiempos, se apuntó en la reunión, que el trabajo debía ser cuidadoso y certero, sembrando una matriz de opinión anti cristina con el objetivo es arrancar de raíz cualquier sentimiento kirchnerista que pueda quedar en los argentinos.

Se analizó con preocupación en los sectores de la democracia cristiana de la región, el hecho de que la demostración de apoyo a Cristina Fernández a su regreso a Buenos Aires, haya sido de tal sorprendente magnitud, incluso por parte de sectores no necesariamente kirchneristas que terminaron planteado eliminar cualquier posibilidad de que la expresidenta Cristina Fernández o alguien de su entorno regrese al gobierno, eventualidad que se proponen eliminar de raíz.

Algunos líderes de la ODCA opinando que Macri se ha “excedido” (se plantearon que había que ser neoliberal pero no tanto), en sus políticas económicas y que esto tiene una influencia negativa para los intereses políticos del partido, acordaron conversar con él a fin que baje el tono y la velocidad de su agenda.

Finalmente, la ODCA concluyó como estrategia fundamental de su agenda política para la Región, ensuciar la imagen de todos los líderes comprometidos con las causas justas de los pueblos de nuestra América lo que pasa por asestar un golpe contundente a la Unidad e Integración promovida por el Comandante Eterno y Supremo, Hugo Chávez, para volvernos al redil del tutelaje y subordinación de los Estados Unidos. Ello significa, desmantelar a la ALBA, Unasur, CELAC, Petrocaribe y todo lo que atente con la geopolítica imperial en esta parte del mundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2404 veces.



Manuel José Montañez


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: