Campaña de muerte y terror

Las directrices de la campaña electoral opositora, provienen directamente desde la jefatura del Comando Sur de las fuerzas militares del imperialismo de los EEUU. John Kelly, ha militarizado una campaña que se supone debe ser Democrática y de ideas, por otra de confrontación y fuerza. El General Kelly, tiene una visión muy particular de enfocar las relaciones diplomáticas de los EEUU con la Patria Grande Suramericana, aquellos países que no se someten a los dictámenes imperialista, los aprecia como “supuestas amenazas”, y entonces, aplica el falso criterio de la “responsabilidad de proteger”, doctrina militar que ha orientado las intervenciones de la criminal OTAN en países como Irak, Libia, Afganistán y Siria. En entrevista para un medio colombiano, Kelly recriminaba a nuestro país porque “…desde 2003, el Gobierno de venezolano había reducido sus tradicionales lazos de estrecha cooperación militar y defensa con su país”, manifestando preocupación porque según Kelly: “Venezuela enfrenta ahora una significativa inestabilidad económica, social y política por la creciente pobreza y delincuencia violenta, la inflación galopante y una escasez de alimentos, medicinas y electricidad”, en fin, todo el cóctel de recetas que la MUD, sus empresarios y medios de comunicación, han inducido con fuerza a nuestra población, sometiéndola a penurias y causándoles molestias.

Nuestra Patria ha estado sometida a una guerra de baja intensidad, según la doctrina militar imperialista, Conflicto de Baja Intensidad (CBI), los cuales según el General de cuatro estrellas y ex jefe del Comando Sur, se define como: “las situaciones en que los perpetradores de la violencia recurren al crimen coercitivo, al sabotaje a la subversión, el terrorismo o la guerra de guerrillas, frente a lo cual Estados Unidos limita su respuesta militar a la acción directa de las Fuerzas de Operaciones Especiales, o a la asesoría y apoyo de un aliado amenazado o al desplazamiento de fuerzas norteamericanas, para detener la escalada del conflicto por parte de terceras naciones”. En Centroamérica lo hemos visto actuar, con tropas que trabajan la guerra psicológica y la guerra sucia contra gobiernos no afectos a sus directrices, atentados, secuestros, bandas criminales. En tiempos de la Revolución Sandinista, los vimos de cuerpo entero actuar, en procura de su derrocamiento, bloqueo y desestabilización económica, guerra psicológica a través de sectas religiosas y jerarquías eclesiásticas, desinformación, campañas de desprestigio internacional contra la Revolución, maniobras militares en países limítrofes, entre otras acciones contra el pueblo nicaragüense. En junio de 1984, el periodista gringo Allan Nairn afirmaba, que el gobierno de EEUU: “ha preparado sus unidades de combate para lanzar una invasión a Nicaragua. Solo falta el pretexto”, coincidente con las declaraciones que, por estos días, ha lanzado ese viejo agente de la CIA que es Rafael Poleo, quien tuiteó el pasado 26 de Noviembre: “Estamos al borde de una intervención militar en Venezuela, como la de República Dominicana en 1965”. Es el terror, utilizado como expresión política para doblegar la dignidad de nuestro pueblo por ser libres y soberanos.

Las elecciones del venidero 6D, el Comando Sur y la embajada de EEUU en nuestro país, la han asumido como un CBI, en que el pueblo venezolano se ha convertido en el objetivo a doblegar y someter. Para ello, se han utilizado todo el conjunto de armas de las que dispone el arsenal imperialista en otras confrontaciones similares: guerra-sabotaje económica; guerra diplomática, en la que países vecinos como Guyana y Colombia se han empleado al servicio del imperialismo, ahora pretende sumársele el nuevo gobiernillo Argentino de Macri; guerra de divisas, mediante el uso de una página de internet ubicada en EEUU, con la cual desestabilizan el precio del dólar e inducen la inflación en nuestro país; sabotajes a servicios públicos fundamentales como agua, electricidad, el Metro, el transporte público que aspiran activar este venidero 1ro de diciembre, sobre la base de exigir el incremento de la tarifa y denunciar que no consiguen cauchos y repuestos para sus camionetas de pasajeros; ahora implementan, campañas de rumor sobre supuestos “megamercales” que no se realizan porque sencillamente, no fueron organizados por los entes de la Misión Alimentación, propiciando descontento popular; han activado masivamente a los “charleros”, agentes pagados por la embajada gringa con el único propósito de ubicarse en las colas o sitios de concentración de pueblo, para denigrar del Gobierno Revolucionario y hablar mal, enfatizando en temas como la corrupción y servicios que presta el Gobierno que no funcionan eficientemente y, diferenciando Maduro de Chávez, el discurso que realizan está bien estructurado en ese orden de ideas.

Al intentar convertir el proceso electoral del venidero 6D en un Conflicto de Baja Intensidad, no puede faltar el incremento de la violencia de aquí hasta la llegada del día de las elecciones; por tal motivo, han activado los atentados a personajes ligados al mundo de la política nacional, así tenemos, la amenaza a su vida que viene formulando públicamente la esposa del “monstruo de Ramo Verde”, la activista oposicionista Lilian Tintori; el intento de atentado frustrado, contra la vida del diputado revolucionario Orlando Zambrano y candidato a la diputación por el Circuito 3 del Estado Apure. En reciente acto de la oposición, de los muy pocos que ha efectuado en esta campaña electoral, fue asesinado el secretario general de AD, Luis Manuel Díaz, precisamente organizado para brindar apoyo a la “mensajera de la muerte” de la Tintori. Allí, en pleno acto, al estilo del sicariato colombiano, en Altagracia de Orituco, Municipio regentado por un alcalde de oposición que debió garantizar la seguridad de los allí presentes, ocurre este hecho criminal. No se fueron por las medias tinta y, una vez, no se había enfriado el cuerpo de Manuel Díaz, cuando el propio Secretario General de AD, Henry Ramos Allup, ya denunciaba sin evidencias de ningún tipo, que habían sido militantes del PSUV quienes atentaron contra la vida de Díaz. Por lo demás, Ramos Allup, en su arrechera dejaba a trasluz esa parte del plan imperialista, precisando que está “aumentando la violencia y atentados con armas de fuego por bandas armadas y pandillas del PSUV contra militantes y candidatos a actos oposición”, afirmando también Ramos Allup, que fue “Asesinado a las 7:30 pm Luis Manuel Díaz, secretario general de AD en Altagracia de Orituco, por disparo de arma de fuego hecho por bandas armadas del Psuv desde vehículo”. Horas después, rectifica Ramos Allup en nuevo tuiter, con fecha 26 de noviembre: “Rectifico información caso crimen Luis Manuel Díaz: disparos fueron hechos por asesino distancia muy corta cerca tribuna no desde vehículo”. En otro tuiter de ese mismo 26N, ya tenemos a un Ramos Allup desafiante: Investíguenme por difamación contra psuv. De 5 de enero en adelante yo voy a investigarlos a todos ustedes por los “N” delitos q han cometido.” Poco duró el sentimiento de dolor hacia un militante de su propia organización, una vez se han hecho públicos las motivaciones del atentado contra el secretario general de AD-Guárico, sino su autor y las posibles causas.

Este asesinato, deja al descubierto, una vez más, las articulaciones de la derecha con bandas criminales que causan inseguridad a nuestra población. Esta asociación, bandas criminales-partidos de oposición, no es solo característica de Venezuela, si revisamos el paramilitarismo en la hermana república de Colombia, las Maras en El Salvador, los cárteles de drogas en México, incluso, en el Medio Oriente, la presencia del Estado Islámico o ISIS, dan fe del uso que hacen los EEUU de aquellos sectores que el propio sistema capitalista ha empujado por los senderos de la violencia, la criminalidad y la delincuencia. El caso venezolano no podía ser la excepción, habida cuenta de la presencia de EEUU en nuestro país.

Luis Manuel Díaz, secretario general de AD-Guárico, es un político proveniente de las mafias sindicales adecas de la construcción, extorsionador de los empresarios de la construcción, un vendedor de cupos de trabajos y, su asesino, otro delincuente de una famosa banda que azota los llanos venezolanos. Como bien explicó el camarada Jorge Rodríguez, jefe de campaña de la Revolución, pues, este hecho los oposicionistas lo han utilizado como parte de su arsenal de campaña electoral. Jorge, explicó las motivaciones del crimen: “Luis Díaz, apodado “La Crema”, era el último integrante de una banda criminal dedicada a la extorsión, secuestro, abigeato en la banda Los Plateados. Pertenecía a esta banda que tenía nexos con mafias sindicales de la construcción”, aseguró que, Luis Díaz, tenía una averiguación abierta desde 2010, por homicidio intencional y fue asesinado con la misma arma que el 09 de octubre de este año, asesinaron a Kelly Marcelino, alías “El Kelly”. Es el submundo de la delincuencia, el que se mueve debajo de la política oposicionista, ya los vimos actuar en tiempos de “La Salida”, el año pasado. Bandas criminales, realizando güarimbas y trancas de calles y avenidas, asesinando hermanos y hermanas compatriotas, 43 en total. Hoy, tenemos un adelanto de lo que vendrá el venidero 6D, si ocurre lo que ya el pueblo avizora en las calles y pueblos de nuestra Patria. Desespero, mucho desespero, se respira en las fuerzas de la reacción imperialista, que no disimula sus planes de esta nueva agresión contra nuestra Patria, Made in USA.

Los planes de contrainsurgencia ya deben ponerse en marcha, ante la agresión que ya está en curso. Las declaraciones de los principales gendarmes de la OTAN: Rajoy, Almagro, Santos, Macri, el Departamento de EEUU, por intermedio de su vocero John Kirby, deplorando el asesinato del secretario general de AD-Guárico, dejan entrever, quienes podrían estar tras su muerte en un hecho que, hasta el presente, pudiera ser solo de rivalidades entre bandas pero que, bien pudiera no ser un hecho tan aislado, más bien planificado.

El Gobernador Revolucionario, Ramón Rodríguez Chacín nos da luces sobre las motivaciones del crimen y el submundo de delincuencia en que se ha sumergido la oposición: “Hay un alcalde, el alcalde de Chaguaramas, Yovanni Salazar (Voluntad Popular), vinculado al asesinato de un dirigente del Psuv, José Coraspe, que sucedió hace unos meses atrás, demostré y entregué ante la Fiscalía General de la República, las comunicaciones, que los asesinos convictos y confesos de ese asesinato, mantenían con Yovanni Salazar”. Recordó Rodríguez Chacín, que Salazar le vendió a esa banda que opera en Guárico, cinco fusiles. Indicó el mandatario regional, que maneja tres hipótesis; la primera es, la que considera se trata de “un plan internacional, tratando de duplicar el esquema de lo que sucedió el 11 de abril”, en que se culpabilizó al Gobierno de asesinar dirigentes opositores. La segunda, es la referida al alcalde Yovanni Salazar de Voluntad Popular, quien no permitió que Luis Díaz subiera a la tarima por ser de otro partido, y por lo tanto, le dijo que no fuera porque estaba dando protección a Lilian Tintori, y por no acatar, “entonces puede ser que bandas organizadas actuaran en su contra”. Una tercera hipótesis, es que “El Maloney”, identificado como el autor material del crimen, perteneciente a la banda de “El Picure”, y quien está dado a la fuga, haya resuelto resolver sus cuentas pendientes con la banda de “El Juvenal” a la que pertenecía Luis Díaz. Entre delincuentes te veas…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1724 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a218022.htmlCd0NV CAC = Y co = US