"Honoris Causa" Maduro

Quienes estuvimos por distintos medios pendiente de los acontecimientos vividos en Panamá a propósito de la “VII Cumbre de las Américas”, pudimos evidenciar la aplastante derrota de los poderes que habían hecho de organizaciones subregionales y continentales estructuras de sumisas obediencias. Quedó claro que otra América latina se re-ordena, que las doctrinas colonizadas de fundamentalismos de mercados están en retirada o desplanzádose por fuerzas endogeneizadas, en un imaginario de representaciones colectivas que tienen en toda una memoria las respuestas a interrogantes otrora desdibujadas.

Con toda la complejidad de un tejido histórico imbricándose en coordenadas estructurantes de otros modos “inusuales y extraordinarias”, que le están dando identidad política a una gran-nacionalidad cargada de prácticas socioculturales que se vienen dando sus propias instituciones.

Cuba, Nicaragua, El Salvador, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Argentina, Brasil y Venezuela con sus gobiernos están al frente, otros países de la región se alinean, lo siguen en hacer de términos como dignidad, respeto,valentía, independencia, soberanía, patria, democracia, libertad; conceptos que se concretan y se desalienan porque se nombran desde más allá de narrrativas y relatos, se pronuncian desde historia viva. Claves odiadas desde el poder cínico de quienes intentan borrar memorias de pueblos y gentilicios.

Pero en esa cumbre también hubo un hecho sui géneris, el presidente venezolano, el primer presidente chavista de Venezuela, el primer presidente obrero del país puerta de América del sur, irrumpe como líder de la región, en una región de líderes y lideresas como no hubo en otros períodos de América Latina, esta es otra característica de relevancia histórica de la cumbre.

Necesario hay que decir, que ante la campaña desacreditada de los poderes cínicos tranasnacionales que procuraron desde la desaparición física del presidente Chávez crear la sensación colectiva de que con él la muerte de la revolución bolivariana y para ello arreciaron con desespero aberrante contra las instituciones e iniciativas de consolidación del proyecto inmanente a nuestra historia.

Nicolás Maduro Moro fue su blanco y objetivo, su destrucción política a cortísimo plazo fue una decisión imperial; guarimbas, intentonas, guerra económica, desinformación y otras muchas más estrategias se pusieron a la orden del día, obedecidas por los más conspicuos de la ralea opositora, Alcaldes y partidos dieron pasos en ese sentido, no obstante ello, la revolución venezolana no da signos significativos de quebrarse por el contrario se mantiene su pueblo en la calle en agitación y organización, la gran responsabilidad y su desafío es vencer la guerra económica direccionada como un pulpo que ataca en distintas vertientes y aristas.

En este contexto el Consejo Universitario de la Universidad Bolivariana de Venezuela le entrega el “Doctorado Honoris Causa” al Presidente Nicolás Maduro Moros, e inmediatamente la intelligencia que sirve al cinismo con el guión conocido se siente desconcertada, pues reconocimientos como esos, a su parecer, no calzan en obreros, ellos también le negaban su condición para ser presidente de Venezuela, porque la herencia monárquica no está lejos en su historia, pues en la madre patria de ellos, es decir; los descubiertos, todavía tienen vigente la real corona.

Qué es un “Doctorado Honoris Causa”, frase del latín que significa por causa de honor, esto es; un grado por honor y no por experiencia o requisito académico; para la derecha un obrero no tendría honor de ningún tipo a pesar de que al obrero polaco Lech Walesa le dieron ese honor, así también como el desacreditado premio nobel de la paz al ser entregado a Obama, al obrero presidente brasilero Lula Dasilva ha sido también certificado con ese honor.

En Venezuela eso es una total afrenta para la sangre azul hispanizada que orienta la oposición, para ellos, la práctica de algunas universidades desde su imaginario, prestigiosas, que entregan el doctorado Honoris causa como agradecimiento por donaciones realizadas como la de Los Angeles Development Church & Institute, que con una módica paga de $89 USD, usted tendrá su doctorado “Honoris causa”. Casos como los doctorados a Microsoft o Bill Gates o al cantante italiano de ópera Luciano Pavarotti, son ejemplos a seguir.

La Universidad “Rey Juan Carlos”, concedió a Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo de Prisa, editora del diario El País, el doctorado “Honoris Causa”, ¿cuál es su honor?; cobrar en el 2013, 2,1 millones de euros (rebelión 02/02/2015), esas universidades no serán las que se están formando en Venezuela.

Para los pelucones (término que usa el presidente venezolano para referirse a los sifrinos, gente de alta alcurnia o burguesia), los obreros deben estar exento de ese certificado a un indígena no le deben ni asomar, pues pero para su despecho el presidente boliviano Evo Morales es la única persona del mundo que recibió 20 Títulos de Doctor Honoris Causa por universidades nacionales e internacionales. Esto parece desconocerse porque a los medios masivos no interesa difundirlo, pero es así. Allí podríamos decir que hay causa de honor, en consecuencia hay “honoris causa”. El doctorado profesional es por lo general una contribución original al conocimiento, un tratado, una producción teórica, evaluada ante un tribunal o unos jurados examinadores.

Pero el Doctorado “Honoris causa” es un reconocimiento al honor sobre una causa; por ejemplo El tenista Rafael Nadal fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Europea (UE) de Madrid se cita en el periódico que fue «en reconocimiento a sus méritos deportivos y a los valores de esfuerzo, superación, respeto, cordialidad y ejemplaridad que representa su figura».

A Simón Bolívar, que tuvo el mayor reconocimiento de nuestro subcontinente que fue el título de libertador, también le fue otorgado el doctorado, se debate si podría considerarse como “honoris Causa” o como título académico, pues, la Universidad Mayor de San Marcos de Lima el 3 de junio de 1826 le entregó el Doctorado en Derecho.

Al presidente Hugo Chávez le otorgaron varias universidades Doctorado “Honoris Causa”, la Univeersidad Kyung Hee de Seul- Korea del Sur por el Rector Chungwon Choue en 1999, la Universidad Autónoma de Santo Domingo en la República Dominicana ( 2001), la universidad de Brasilia 2001), Academia Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Universidad de China en Beijing, (2001).

Eduardo Galeano, inspirador en sus trabajos de los dos últimos presidentes venezolanos en su doctorado “Honoris y causa” por la Universidad de la Habana (2001) lo definió como "un recuperador de la memoria real y colectiva sudamericana y un cronista de su tiempo".
Por eso cuando la simpleza es una política teledirigida desde los centros transnacionalizados del poder que orientan el reality show para el desarrollo de la antipolítica como política opositora en Venezuela, la academia es su sitio neutro del maitre penseur, y con ello no hay problema la entrega al coordinador del partido de derecha “Voluntad Popular” el premio “Alumni Achievement Awards”, por la Universidad de Harvard en Estados Unidos.

Pensar en que Harvard entregue el doctorado a quienes en esta parte del mundo combaten el imperialismo es verdaderamente un absurdo, dejésmole eso al padre del puntofijismo en Venezuela, el presidente venezolano que por su postura política de sumisión a los Estados Unidos propició la expulsión de Cuba de la Organización de los Estados Americanos, de allí que la Universidad de Harvard, la Universidad de California y la Universidad de Rutgers así como la universidad colonia de Puerto Rico, llamada Interamericana de Puerto Rico le confirieron a él, el “Doctorado Honoris causa”.

Hoy estamos en otra época para América Latina y en su reor-denamiento, el imaginario y la conexión simbólica tienen otras coordenadas que la estructuran en la historia propia y nuestra, no nos vemos en Harvard y las fórmulas de nuestros lentes no son importados, leemos desde un ángulo cuyos grados tiene latitud latinoamericanista, por eso el Doctorado Honoris Causa al presidente obrero venezolano entregado por la Universidad Bolivariana de Venezuela es un reconocimiento a la aptitud y posición atiimperialista testimoniada a lo largo de su vida y ratificada ante los ojos del mundo en la victoria ocurrida en la VII Cumbre de las Américas.

marcanofernandez@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3119 veces.



Jesús Alejandro Marcano Fernández

Profesor titular de la Universidad Bolivariana de Venezuela UBV. Doctor en Educación en Uiversidad Pedagógica Experimental Libertador.

 marcanofernandez@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Alejandro Marcano Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: