La cumbre de las definiciones, Panamá 2015

A 25 años de la invasión a Panamá, como ironía de la historia; a 10 años de la derrota del ALCA en Mar del Plata (2005, IV Cumbre de las Américas), bajo la égida del visionario Comandante Chávez; a menos de un año del anuncio del restablecimiento de la relaciones con Cuba y posterior agresión a Venezuela, así como, el reciente acuerdo nuclear entre Estados Unidos e IRAN, que implica la minimización de las sanciones a esta nación, se realiza la VII Cumbre de las Américas, un marco histórico sin precedentes, que ha influido determinantemente en la Geopolítica de la región, y en el cual pudiera definirse la posición definitiva de América Latina y el Caribe, versus la agresividad y prepotencia del imperio norteamericano.

Venezuela se presenta en esta VII Cumbre de las Américas, con un amplio respaldo frente a la agresión del gran capital transnacional a través de la vocería del Presidente Obama: rechazo unánime al Decreto Obama, de los 33 países de la CELAC, incluyendo a Colombia y México; la reacción de UNASUR, luego de 48 horas del decreto del Presidente Obama, la posición del ALBA, el respaldo de 100 parlamentarios británicos, así como de IRAN, Rusia y otros países; la declaración del G-77 más China, con el peso de los 134 países que lo conforman, así como, el respaldo de la mayoría del pueblo venezolano contra la criminal agresión, a través de la exitosa recolección de más de cinco millones firmas dejan solos al Presidente Obama y a la mayoría de la oposición en el país, que sigue mostrando mucha voracidad de poder, sin liderazgo claro y con pocas ideas.

Si bien es cierto, no está contemplada en la Agenda de la Cumbre, el trato de las tensiones entre los Estados Unidos y Venezuela, sino más bien se percibe una focalización en posible encuentro entre Presidente Cubano, Raúl Castro y el norteamericano Obama, después de 55 años de bloqueo; no es menos cierto, que nuestra diplomacia debe llevar el tema a las mesas de trabajo de manera inteligente por alguna vía.

En caso de que el tema sea abordado, y el Presidente Obama, persista en su posición, será la gran oportunidad de la ratificación del respaldo a Venezuela de todos los países de América Latina y el Caribe, o por el contrario, se manifieste la posición escurridiza de algunos caballos de Troya en los organismos de integración de la región.

En fin, en esta VII Cumbre, será el evento internacional de las definiciones, tanto de nuestros aliados políticos en América Latina y el Caribe, así como, del imperio mismo, en su objetivo de poner fin a la Revolución Bolivariana a través del debilitamiento y enfrentamiento entre los organismos de integración latinoamericana y Caribeña, que representan plataformas en la lucha por la emancipación nuestros pueblos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1474 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: