Desde otra óptica

¿Por qué no se aplicó el decreto de Obama en la cuarta República?

Desde que llegó la Revolución Bolivariana en Venezuela impulsada por el presidente Hugo Rafael Chávez Frías, comenzó el asedio del gobierno norteamericano hacia nuestra patria, ellos no pueden escuchar nada  de socialismo y comunismo, no hay mayor ofensa y secretismo que estos términos, porque saben el gran choque cultural y de transformación que esta ideología encierra; perturbando directamente su sistema capitalista, bestial y ruin,  que se ha aplicado en muchos países.

En Venezuela ya lo sufrimos hasta con sangre, o es que, nos olvidamos del Caracazo, 26 años ya de esa tragedia política que arrastró más de seis mil muertos que fueron a parar en la “Peste”. No olvidemos nunca nuestros muertos que aún nos duelen.

Consecuencia de este neoliberalismo salvaje y depredador en Venezuela, fue el  surgimiento del presidente Chávez, salvador y liberador de la Patria, ante un mandato sin escrúpulos como lo fue Carlos Andrés Perez, 1989, títere del gobierno norteamericano, quien liberó la economía a través de un programa de ajustes macroeconómicos  promovido por el Fondo Monetario Internacional (FMI), al que se le llamó “Paquete Económico”, el cual generaría cambios medulares en la economía del país, dando como resultado medidas y decisiones drásticas, entre ellas la liberación de precios que agredían al 80% de la población de menores recursos.

Tras el fracaso del modelo y de las políticas neoliberales en Venezuela, se arrastró consigo una élite adecas-copeyanas y poderosos empresarios que se instalaron y formalizaron un modus operandi para estafar y corromper al Estado, quienes se hicieron de sus bienes en este período de la cuarta república, todos apoyados por el gobierno norteamericano pues  se daban el fifty y fifty (50 y 50) que le correspondía a cada parte y todo marchaba bien.

Por otro lado, “La gran prensa” vendía sus productos triviales: cuerpos de páginas de sociales cargadas de muchos y amenos actos fastuosos de familia de la alta alcurnia de los amos del valle. Igualmente, páginas repletas de publicidad del estado engrosaban las arcas de los dueños de medios, quienes en su buena fortuna creaban nuevas empresas fuera del ámbito comunicacional, para estos dueños de medios los pobres no valían nada sólo les quedaba la última página de sucesos, que también vende.

En estos tiempos dorados de la oposición apátrida, incidía directamente el gobierno norteamericano sobre las políticas  venezolanas, no se ejecutaba nada, sino, se obtenía el visto bueno de los yanquis, así fue en otrora, época ansiada por los dinosaurios y la derivación de partidos del pasado, que hoy se venden como nuevas caras.

¿Por qué? En estos períodos adeco-copeyano, dónde se emplearon mecanismos perversos y crueles contra los principales dirigentes de los partidos de izquierda con el propósito de mantenerlos al margen de la acción política,  este gobierno guerrerista no emitían decretos dónde se declaraba a Venezuela como la “amenaza a la seguridad de ese país”.

En ese entonces, había un “líder” llamado el padre de la democracia, Rómulo Bentancurt, quien tenía una frase muy famosa y  funesta  “Disparen primero y averigüen después” que dio una apertura a una política represiva que se instauró en Venezuela con miles de muertos y desaparecidos,  donde allí si había una erosión de garantías de los derechos humanos de los venezolanos como en el caso de: Yumare,  la Masacre del Amparo, el Caracazo, entre otros.

Otros contentivos del ofensivo decreto de Obama hacia Venezuela que está la Persecución  de oponentes políticos, restricción de libertades de expresión, el uso de la violencia, abusos en respuestas a protestas antigubernamentales,  arresto arbitrario y detención  de manifestantes y corrupción pública, todos estos ultrajes sucedieron en la etapa del “entreguismo”  de Venezuela, al gobierno norteamericano. Muchos revolucionarios dejaron sus vidas por ver la Patria liberada, entre ellos: Jorge Antonio Rodríguez, Víctor Soto Rojas, Alberto Lovera Ramón Pasquier, Livia Gouverneur, Noel Rodríguez, Luis Alberto Hernández, Emperatriz Guzmán, Dilia Rojas, Sergio Rodríguez, Belinda Álvarez, entre otros mártires.

Todos estos actos nefastos fueron acciones en contubernio con el gobierno gringo depredador y una elite adeco-copeyana que se enquistó en el poder como carroña y que hoy se niega a morir.  Hoy tienen nuevas denominaciones partidistas que exclaman PODER con violencia y son usadas como siempre por el imperio a consecuencia de un sólo un fin quedarse con  el “Petróleo venezolano” y los recursos naturales.

En esta etapa Revolucionaria, el imperio no ha tomado en cuenta que Venezuela cambió para siempre, ahora el pueblo es el protagonista de sus acciones y la democracia ya no es representativa sino activa, el presidente Chávez dejó un legado que lo sigue Nicolás Maduro, presidente constitucional.

¡Venezuela se respeta!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1727 veces.



Nivia Montero


Visite el perfil de Nivia Montero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Oposición