Espionaje, Guerra Económica y Psicológica: imagen de caos y crispación

William Egan Colby fue uno de los más conspicuos y turbios agentes de la inteligencia estadounidense. En espionaje se especializó en operaciones políticas encubiertas y tuvo especial ocupación en la Dirección de Operaciones de la CIA para preparar el entramado intervencionista económico-militar durante el gobierno de Salvador Allende. Fue jefe de la CIA desde 1973, durante el momento de la puesta en marcha de la Operación Cóndor en el Cono Sur, y sostuvo que gracias a la persecución de los opositores se estaba evitando una guerra civil en ese país suramericano. En 1974 declaró que "Estados Unidos tiene derecho a actuar ilegalmente en cualquier región del mundo, acumular investigaciones en los demás países y hasta llevar a cabo operaciones tales como la intromisión en los asuntos internos del país objetivo".

Fue un duro defensor de controlar los medios de comunicación masivos y captar a periodistas, académicos y empresarios como agentes para la desestabilización. La guerra económica y la guerra psicológica tienen en los medios y comunicadores sociales sus principales aliados; y en las corporaciones mediáticas y empresariales su Estado Mayor de espías encubiertos. De esta forma se garantiza que las líneas editoriales, noticias, acciones y opiniones de actores políticos, económicos y sociales cooperen con la desestabilización. La guerra económica y la guerra psicológica son actividades sumamente planificadas para lograr el caos social y la crispación de las actitudes individuales; y a la vez lograr la distorsión de los precios, acaparamiento, desabastecimiento de los alimentos, productos, bienes y servicios ; sumado a la permanente propaganda y acción psicológica orientada a direccionar conductas, en la búsqueda de generar descontrol social, político o militar, sin recurrir a la violencia explicita y exposición de los autores responsables .

El objetivo planificado de la operación es incidir en el descontento del pueblo para que una facción de la élite política, militar y económica erigida en totalidad, con el consentimiento supuesto de la población, sea quien derroque a la Revolución Bolivariana y su Gobierno Revolucionario. Actualmente, es evidente que todos los titulares de las noticias intenten reflejar la imagen de caos; igualmente se busque comprobar esto cuando se va al mercado, se leen los periódicos o simplemente se escuche la radio y vea la tv. Los medios se encargan de magnificar el supuesto desastre económico, evidenciar los errores de las políticas gubernamentales, alentar las discrepancias entre los actores políticos y tratan de socavar la confianza en los liderazgos.

De nuestro lado la moral y las luces de un pueblo providencial que ha sabido batallar heroicamente en las dificultades y pretensiones imperiales de nuevo cuño. Venceremos.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1327 veces.



William Fariñas

Diputado a la Asamblea Nacional


Visite el perfil de William Fariñas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: