La verdad sobre el armamento químico utilizado por los rebeldes en Siria

Existen pocas dudas que los rebeldes sirios, incluyendo a Jabhat Al Nusra, afiliada a Al Kaida, han tenido a su disposición armamento químico en Siria y lo han empleado contra la población civil y contra las fuerzas del gobierno sirio.

Los informes norteamericanos que sostienen que las fuerzas sirias han utilizado armamento químico, han sido catalogados como de “baja a moderada” credibilidad, según CBS News, apenas lo suficientemente creíbles como para que Estados Unidos lance un ataque contra Siria.  El gobierno ruso ha entregado a la ONU un informe de 100 páginas donde se demuestra que los rebeldes realizaron un ataque bioquímico contra la localidad de Jan Al Assal en el norte de Siria el día 19 de marzo del corriente.  Los expertos rusos llegaron a la conclusión que el misil empleado por los rebeldes no es un artefacto reglamentario en los arsenales sirios y que por lo tanto, este no provino de los militares sirios.  El misil empleado fue calificado por los especialistas rusos como “artesanal” y los residuos químicos encontrados en muestras de suelo eran de sarín y fluorofosfato de diisopropil, señalándose que no fue producido en un “medio industrial.”

La jefa del equipo de la ONU que investiga el uso de armamento químico en la guerra civil de Siria, Carla del Ponte, natural de Suiza, dijo en mayo pasado que había evidencias que los rebeldes sirios habían utilizado el gas nervioso sarín.

¿Dónde se originarían los productos químicos?

Una posible fuente sería el Centro Richard G. Lugar para la Investigación en Salud Pública financiado por  Agencia de la Defensa para la Reducción de Amenazas (DTRA, sigla en inglés)  en el pueblo de Alekseyeva, cerca de Tibilisi, Georgia.  Se trata de una instalación que opera como una entidad civil que investiga sobre guerra bacteriológica, pero que también almacena existencias de armamento químico obtenidas de partidas descubiertas en algunas repúblicas de la antigua Unión Soviética.  La DTRA tiene a cargo el monitoreo de la destrucción de armamento de destrucción masiva en todo el mundo.  No obstante, la instalación de Tibilisi, también conocida como la Biblioteca Central de Referencia en Salud Pública está íntimamente vinculada a la Agencia de Inteligencia para la Defensa (DIA sigla en inglés) de Estados Unidos y al Instituto de Investigaciones Médicas en Enfermedades Infecciosas del Ejército (USAMRIID sigla en inglés) ubicado en Fort Detrick, Maryland.

Lingüistas especializados en idioma ruso de la inteligencia norteamericana son asignados por la DIA para trabajar en las instalaciones de Georgia.

Fuentes de inteligencia del Medio Oriente informan que el Centro Lugar es el probable proveedor de los artefactos “artesanales” y de las “substancias químicas no reglamentarias”, añadiendo que estas fueron transportadas a Siria por guerrilleros chechenos que trabajan para la CIA.

Los artefactos y las substancias del Centro Lugar fueron también empleados por los rebeldes contra la población civil en Ghouta, un suburbio de Damasco, el pasado 21 de agosto.  En el mes de mayo, fuerzas de seguridad de Turquía detuvieron a miembros de la guerrilla de Al Nusra cerca de la frontera sirio-turca que portaban un cilindro conteniendo gas nervioso sarín.

Sin embargo, una poco creíble narración en video publicada en YouTube, supuestamente muestra a rebeldes sirios disparando un proyectil químico de cabezal azul dentro de Siria.  La narración sostiene que el arma química fue “obtenida en un centro de investigaciones controlado por el gobierno de Estados Unidos de nombre Centro de Investigaciones Jack Kemp, por el senador norteamericano Jack Kemp.

Este armamento se parece bastante al armamento que fue producido por el gobierno de Saddam Hussein  en Irak.

La narración implica que el armamento provino de partidas trasladadas a Georgia desde Irak.  No obstante, las instalaciones en Georgia se denominan por el nombre del ex senador republicano por Indiana,  Richard Lugar.  Jack Kemp fue un congresista republicano por Nueva York.

Cuando el centro se inauguró en marzo del 2011, la representación oficial contó con el Sub Secretario de la Defensa para los Programas Nucleares, Bacteriológicos y Químicos y por el embajador norteamericano en Tibilisi, John Bass.  No siendo ningún novato en operaciones encubiertas, John Bass sirvió como asesor de Dick Cheney desde el 2004 al 2005.

Semejantes desinformaciones y  “operaciones informativas”  constituyen la marca distintiva de la guerra moderna ya que muchas batallas se llevan a cabo tanto en el ciber espacio como en los campos de batalla.

Extrañamente, el costo inicial de la instalación llegó a los 15 millones de dólares.  Sin embargo, el costo total se disparó a los 100 millones de dólares en torno a lo cual no hubo ninguna explicación razonable.  La jefatura del centro está en las manos del ex jefe del Servicio de Inteligencia Exterior de Georgia que mantiene estrechos contactos con la CIA y el Mossad.

Solicitudes para visitar el lugar hechas por funcionarios de gobiernos de Irán, Azerbaiyán, Rusia y Armenia han sido todas rechazadas por Georgia.

Ya que elementos de la inteligencia georgiana favorables hacia el Primer Ministro Bidzina Ivanashvili, quien es amistoso con Rusia, revelaron que las conexiones entre el fallecido terrorista de la Maratón de Boston, Tamerlán Tsarnaev y la Fundación Jamestown vinculada con la CIA y los operativos instructores daguestanos y chechenos como también el mismo Tsarnaev en los seminarios del 2012 co-patrocinados por la Universidad Estatal de Ilia en Tibilisi, la inteligencia georgiana ha sido una fuente informativa sobre las actividades de la CIA y el Mossad en el Cáucaso y áreas vecinas.  El acuerdo con la DTRA y la DIA sobre el Centro Lugar fue firmado por el gobierno leal a Estados Unidos e Israel del presidente Mijeil Saakashvili.

Rusia incluso ofreció su asistencia para la evacuación de ciudadanos georgianos de Siria.  Una manera de demostrar aprecio por Rusia de parte de los agentes de inteligencia pro-Ivanashvili, es haber revelado el origen del armamento químico a los medios.  Esto le dejó a Saakashvili un ojo morado al tiempo que afianzó la posición de Rusia en el sentido que son los rebeldes los que están empleando armamento químico en Siria  y no el ejército.

Saakashvili y sus aliados neo-conservadores recientemente han criticado a Ivanashvili por haber sugerido que Georgia podría unirse a la Unión Euroasiática, proyecto iniciado por el Presidente ruso Vladimir Putin.  La proposición de Ivanashvili fue recibida con burlas entre los norteamericanos y sus aliados en Europa y el Medio Oriente.

No obstante el dudoso video donde se trata de alegar que el armamento químico se originó en el “Centro de Investigaciones Jack Kemp” denominado así por un senador norteamericano, es un error garrafal que siempre siempre se produce en una campaña desinformativa.

Las evidencias en el sentido que los rebeldes sirios emplearon armamento químico en Siria como una manera de aguijonear a Estados Unidos para que ataque a Siria, son más sólidas que la “baja a moderada” credibilidad  agitada por la comunidad de inteligencia norteamericana.  Un informe emitido por dos corresponsales con base en el Medio Oriente, Yahya Ababneh, periodista autónomo libanés y Dale Gavlak, corresponsal de la Associated Press, culpan a los rebeldes por el lanzamiento de ataques químicos porque los rebeldes mismos lo admitieron.  Los rebeldes también sostienen que fue el Príncipe Bandar bin Sultan, jefe de la inteligencia saudita el que coordinó el suministro del gas sarín a los rebeldes.

Bandar jamás ha vacilado en utilizar el terrorismo de bandera falsa para alcanzar sus metas, junto a las de Estados Unidos e Israel, eso es.  Cuando fue embajador en Estados Unidos, sus huellas dactilares fueron encontradas por todas partes en el financiamiento, principalmente a través del Riggs Bank of Washington conectado a la familia Bush,  a los secuestradores, cabezas de turco, acusados de llevar a cabo los ataques terroristas del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas y el Pentágono.  Un informe del Comité de Inteligencia del Senado sobre el hecho vio 25 páginas censuradas por el gobierno de Bush debido a que vinculaba a Bandar directamente a los ataques del 11 de septiembre.  Recientemente, Bandar estuvo en Moscú donde ofreció dar a sus unidades de Al Kaida la orden de abstenerse de atacar las Olimpíadas de Invierno en Sochi si Rusia sencillamente abandonaba su apoyo al gobierno de Bashar al Assad en Damasco.  No cabe duda que Bandar ha estado involucrado en el montaje de una serie de atentados terroristas en Siria con el objeto de culpar al gobierno sirio, sin importarle que niños mueran en los ataques.  Numerosos niños de todas las edades murieron durante los atentados del 11 de septiembre.  Un ex senador norteamericano que sabe lo que había en las 25 páginas censuradas acerca de Arabia Saudita, teme por su seguridad si lo discute abiertamente debido a los “escuadrones de la muerte” patrocinados por Arabia Saudita y/o la CIA. 

*Traducción desde el inglés por
Sergio R. Anacona

 

            editorial@strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2623 veces.



Wayne Madsen

Escritor. Especializado en Asuntos Internacionales


Visite el perfil de Wayne Madsen para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales