EEUU: Generales derechistas plantean un golpe de estado, larga historia

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation 

http://www.strategic-culture.org

Los libros de historia indican que ha habido solo un puñado de casos en los que algunos generales han conspirado para derrocar un régimen de extrema derecha con el propósito de instaurar un gobierno moderado o izquierdista, No obstante, en la amplia mayoría de los casos, la orientación de los generales es fascista, lo cual tiene graves consecuencias para el imperio de la ley y los derechos humanos. Michael Flynn, general retirado del ejército norteamericano, ex director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa y Donald Trump, asesor en seguridad nacional, hicieron circular en línea una petición solicitando que el presidente Trump suspendiera la Constitución de Estados Unidos, declarara la ley marcial e hiciera que el Pentágono supervisara una "nueva votación" electoral presidencial. Votación que con certeza asegurara el "triunfo" de Trump sobre el actual presidente electo, Joe Biden.

La petición de Flynn también advertía sobre una "guerra civil" si sus demandas no eran satisfechas. La demanda declaraba lo siguiente: "El no cumplimiento con la suspensión de la Constitución, declarar la ley marcial y realizar una nueva votación, podría desembocar en una violencia y destrucción masivas a un nivel nunca visto desde la Guerra Civil."Luego agrega, "La Ley Marcial Limitada es claramente una mejor opción que la Guerra Civil". No hace mucho Flynn fue indultado por Trump cuando fue condenado por haber mentido a investigadores federales.

La peligrosa retórica anti constitucionalista de Flynn no se había escuchado en Estados Unidos desde la guerra civil. Con certeza, ha habido en el pasado generales derechistas que han desafiado a varios gobiernos después de la guerra civil. El general de ejército Douglas MacArthur, el mayor general Edwin Walker, el general de la Fuerza Aérea, Curtis LeMay y el mayor general del ejército, John Singlaub son cuatro de los más notorios a ese respecto –ninguno de ellos le ha llegado cerca a Flynn fomentando la insubordinación o franca insurrección y sedición.

MacArthur tuvo su enfrentamiento con el presidente Harry S. Truman durante la Guerra de Corea y Truman lo dio de baja; Walker violó el Acta Hatch cuando persuadió a las tropas bajo su mando a votar contra los demócratas y distribuir material publicado por la ultra derechista Sociedad John Birch

entre sus tropas. El presidente John F. Kennedy buscó y consiguió la baja de Walker a su comisión oficial en el año 1961. Walker es el que estuvo más cerca de incurrir en franca insubordinación cuando participó en el violento levantamiento segregacionista blanco en la universidad de Misisipí por haber admitido a un estudiante negro el año 1962. Walker fue detenido por agentes del gobierno en la localidad de Oxford, Misisipí y acusado de cuatro cargos criminales federales, incluyendo incitación a la sedición contra Estados Unidos y conspirar para deponer el imperio de la ley en Estados Unidos. Posteriormente, los cargos fueron levantados. La carrera política de Walker terminó luego de su detención en dos ocasiones en 1976 y 1977 por cometer actos "lascivos" en baños públicos para hombres en su ciudad natal de Dallas en Texas.

LeMay, jefe del Comando Aéreo Estratégico chocó con el presidente Kennedy debido a la insistencia de LeMay en que Estados Unidos lanzara una campaña de bombardeo nuclear contra Cuba en el año 1962 durante la Crisis de los Misiles en Cuba. El presidente Lyndon Johnson obligó a LeMay a pasar a retiro el año 1965. LeMay sirvió como postulante presidencial adjunto en representación del Partido Americano Independiente de extrema derecha con el candidato presidencial George Wallace en 1968. La boleta que fue endosada por el general Wallace recibió 46 votos. Singlaub, Comandante en Jefe de las fuerzas norteamericanas en Corea discutió públicamente con el presidente Jimmy Carter el año 1977 sobre el retiro de las tropas norteamericanas de la Península de Corea. En consecuencia, Carter relevó a Singlaub de su cargo y posteriormente lo forzó al retiro. Luego, Singlaub se involucró en las actividades de extrema derecha de la Sociedad John Birch y de otros grupos extremistas.

A pesar de lo derechista como lo fue la política de Walker, LeMay y Singlaub en su mayor parte y a diferencia de Flynn, ellos tendían a trabajar dentro del sistema político. Flynn en cambio, plantea tumbar una elección presidencial libre y establecer un régimen militar en el poder haciendo una nueva elección, lo cual estaría totalmente fuera de la trama de cualquier novela o película que tenga que ver con un golpe de estado militar arrebatando el control de los instrumentos del poder político de Estados Unidos de manos del liderazgo civil. Esto figura en la novela y la película titulada "Siete Días de Mayo", en el film televisado "Sombras Sobra la Tierra" y en el fllm "El Doctor Strangelove".

Los golpes de estado militares no son casi nunca operaciones diseñadas para preservar o imponer un gobierno democrático. Solo en tres casos los golpes de estado fueron diseñados para desplazar la política hacia el centro o a la izquierda. El 20 de julio de 1944 una conspiración no exitosa de parte de comandantes alemanes para derrocar y asesinar a Adolf Hitler y a su gobierno nazi en Alemania (Operación Walkiria). En el año 1974 la Revolución de los Claves en Portugal que derrocó la dictadura derechista reemplazándola por un gobierno de coalición democrática socialista-comunista y en el año 1981 un contragolpe militar de manera exitosa derrocó al intento de golpe de estado militar franquista en España.

El llamado de Flynn por un golpe de estado en Estados Unidos lo ubica en el campo de los más viles tiranos militares fascistas que han tomado el poder alrededor del mundo. Tales regímenes fueron apoyados por paramilitares civiles que actuaron como represores callejeros y matones contra los partidos y líderes de oposición pro democracia. Así serían los que impusieran una dictadura de Trump-Flynn que actualmente y de manera rutinaria lanzan amenazas de muerte contra los funcionarios de la salud pública, trabajadores sanitarios, gobernadores de estado, alcaldes, condados, consejos y miembros municipales y funcionarios electorales en todo el país. Los promotores fascistas como Trump y Flynn han estimulado a sus seguidores para que consideren a aquellos que tratan de asegurar una libre y honesta elección y aquellos que están tratando de proteger la salud del público como un enemigo común que hay que reprimir a través de la intimidación y la violencia.

El mundo ha presenciado los resultados sangrientos producidos por paramilitares y agrupaciones civiles vigilantes que se unen a los dictadores militares para imponer un gobierno fascista. Trump y sus seguidores están promoviendo una alianza similar en Estados Unidos. Esta espuria alianza involucra a neonazis, nacionalistas blancos, funcionarios policiales y a policías locales, además de otros despistados y desadaptados sociales. Estos elementos serían las tropas de choque según la ideología del trumpismo.

Todo régimen fascista requiere de encargados de hacer cumplir el dictado. Para Adolfo Hitler y la Alemania Nazi los encargados de hacer cumplir las normas fueron las SA (Sturmabteilung, original alemán) las Tropas de Asalto o "Camisas Pardas", las SS (Schutzsataffel, original alemán) y la Gestapo, (GeheimStaatpolizei, original alemán) o Policía Secreta Estatal. Estas formaciones paramilitares fueron apoyadas por la policía civil. El dictador español Francisco Franco tuvo a la Milicia Falangista o "Camisas Azules". El líder fascista italiano, Benito Mussolini tuvo su mandato apoyado por su Milicia Voluntaria de Seguridad Nacional o "Camisas Negras". El dictador haitiano, Francois Duvalier, también conocido como "Papá Doc" fue apoyado por su milicia personal los "Tonton Macoutes". El dictador chileno Augusto Pinochet tenía a la milicia denominada "Patria y Libertad" (PyL). Para la Junta Militar Brasileña la policía vigilante y los escuadrones de la muerte llevaron a cabo asesinatos de selectivos blancos políticos de opositores al régimen. Estas pandillas policiales vigilantes han sido reformadas y actualmente apoyan al régimen de ultra derecha del presidente Jair Bolsonaro. En Nicaragua, el dictador fascista Anastasio Somoza confiaba en su Milicia Guardia Nacional para continuar en el poder hasta que en el año 1979 hasta que llegó la Revolución Sandinista. Otros tiranos y dictadores alrededor del mundo fueron apoyados por sus propias milicias y brigadas paramilitares compuestas por civiles y policías de servicio y fuera de servicio.

Trump ha reunido una violenta fuerza similar con el propósito de intimidar a sus opositores y a funcionarios públicos. Esta fuerza reúne a la agrupación "Proud Boys" (Muchachos Orgullos original inglés) a los nacionalistas blancos "Boogaloo Bois" original inglés) al Ku Klux Klan al Partido Nazi de Estados Unidos a la División Atomwaffen a la Resistencia Aria Blanca al Movimiento Identidad Americana/Identidad Europa al Patriot Prayer (Orador Patriota) a la Milicia Pie Ligero a Forza Nuova- USA al Instituto de Política Nacional al Oath Keepers (Juramento Cumplido) – Three Percenters (El Tres Por Ciento) y varias milicias y agrupaciones regionales y estatales, tales como la Milicia de Michigan, la Wolverine Watchmen (Lobeznos Vigilantes) la Milicia de Virginia, la Milicia 229 de Georgia, la Milicia Voluntaria de Pensilvania, la Guardia Kenosha de Wisconsin. A través de los auspicios del acusado legalmente, ex jefe de estrategia de Trump, Steve Bannon, las nacientes milicias de Trump han sido capaces de coordinar sus actividades con agrupaciones afines de Europa, América Latina, Australia y Sudáfrica.

Con el general Flynn y sus confederados haciendo llamados para un golpe de estado militar en Estados Unidos, las milicias paramilitares en formación de Trump, esperan el llamado a las armas para lanzar una guerra civil y bañar en sangre las calles de Estados Unidos. Ese es el enemigo que actualmente todo leal norteamericano debe enfrentar y reducir rápidamente y con total certidumbre.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3689 veces.



Wayne Madsen

Escritor. Especializado en Asuntos Internacionales


Visite el perfil de Wayne Madsen para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: