Crisis y guerra

En nuestro artículo del lunes pasado nos referimos a la muerte y el terror que viene sufriendo el pueblo de Libia, donde la cobardía de algunos gobiernos occidentales, fundamentalmente los Estados Unidos de Norteamérica, se han ensañado de manera criminal con una política de  aniquilamiento contra los ciudadanos de ese país. Los 50.000 muertos que van hasta este momento –según número estimado por los propios asesinos rebeldes y los de la OTAN- habla de una guerra de destrucción, de exterminio y de rapiña.

.
 Precisamente, en el marco de esos bajos instintos de rapiña y destrucción por parte del gobierno norteamericano, se juntan o confluyen algunos gobiernos europeos que vienen siendo arrastrados por las agonías purulentas del sistema capitalista, que ya no es capaz de sostener seguridad ni bienestar a sus propios ciudadanos. La misma situación de agravamiento de la crisis ha acelerado o precipitado la guerra hacia el mundo árabe, enfocándola hacia el pueblo de Libia por ser el manjar más apetitoso. De esa manera, se combina la crisis y la guerra, donde al parecer el inicio de “operaciones” no solo reactiva sentimientos de odio y temor sino también el aparato productivo de los países. Es algo así como que “alguien” tiene que reponer las balas que han matado a 50.000 ciudadanos libios y destruido la infraestructura de ese país. Y ese gran “constructor” es precisamente el gobierno norteamericano, perdón quise decir el pentágono, que en verdad es el que manda, el que tiene el poder real en los Estados Unidos.
  Esa práctica combinada de crisis y de guerra no es novedosa, ni un invento en estos tiempos borrascosos del Siglo XXI, sino que es una patente del gran complejo militar y tecnológico que tiene Estados Unidos. Esa gran industria militar cuyo epicentro es el pentágono es un poder oculto, pero real y monstruoso, tan así que el Pentágono –según lo narra Juan Bosch en su libro: El pentagonismo, sustituto del imperialismo- dispone de más dinero que el gobierno federal norteamericano; lo que indica que el Pentágono es un poder real y efectivamente más poderoso que el gobierno federal. En base a planes ya elaborados desde la Guerra de Vietnam, ese poder militar que opera abiertamente con el gobierno civil direcciona acciones de guerra que a su vez activa otros anillos del núcleo de poder, entre los que figuran los “financieros, industriales, comerciantes, escritores, periodistas, agentes de propaganda, políticos, religiosos”.  

 Mediante el control mundial de las noticias, se silencia la historia de abusos, de asesinatos y terror que cometen sus poderosos ejércitos. Y eso es lo que esta ocurriendo en Libia, donde a fuerza de intensos bombardeos y fuego cruzado se les abre el camino a los asesinos rebeldes para que vayan masacrando a niños, mujeres y ancianos libios. Aunque usted no lo crea, a medida que van cayendo los cuerpos ametrallados, las ganancias se cotizan altas y la economía norteamericana deja de tambalearse. Esa es la verdad y la realidad que se vive. Yo no exagero y además me apoyo en otras voces y análisis que se han hecho y que se hacen todos los días.

eduardojm51@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1375 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a129699.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO