La agresión militar a Libia: ¿de verdad que no lo sabían?

1. Cuando en el contexto de la “guerra fría” Richard Nixon escribió ese monumento al cinismo pero igualmente revelador de las políticas imperiales, que él tituló como “La Verdadera Guerra” (Planeta, 1980), ésta explícitamente se refería al enfrentamiento del Imperio tanto con la ex URRS como con las naciones independientes del Tercer Mundo. Pero una vez desaparecida la URSS ¿acaso no se sabía que ahora la verdadera guerra sería contra los países tercermundistas, en especial aquellos que cuentan con ricos yacimientos petroleros? Así lo anunciaba Nixon, entre otros capítulos, en el número cuatro titulado: “La yugular del petróleo”, que en realidad es el capítulo medular del libro.

2. Cuando el nuevo presidente estadounidense Barack Obama solicitó en el 2010 que le fuera entregado un informe detallado de la situación de los países árabes, ¿no sabían los internacionalistas y politólogos que algo tramaba el Imperio para estos países? Tal parece que los acontecimientos en el Medio Oriente y el Norte de África son reveladores y confirman esas sospechas. Evidentemente todo estaba preparado para darle un zarpazo a algunos gobiernos árabes, sólo había que esperar el momento y el pretexto oportunos, mismos que serían aportados por la actual situación de agitación popular, como por la insurrección de las bandas separatistas previamente entrenadas y financiadas por la CIA y la USAID.

3. Cuando a partir del 2000 el líder libio Muammar el Gadafi al parecer comenzó a olvidarse de los postulados de su “Libro Verde” y a congraciarse con el Occidente, mediante contribuciones económicas a instituciones educativas británicas, financiando a candidatos en las elecciones presidenciales francesas, salvando de la quiebra a importantes compañías italianas, o depositando las grandes reservas nacionales en bancos suizos, etc., ¿no sabía Gadafi que no importaba lo que hiciera jamás el imperialismo le perdonaría su actuación en 1969, cuando él tomó el poder, desplazó al rey títere de occidente y pasó a controlar el petróleo libio? “Así comenzó todo” –diría Nixon más tarde en su libro-.

4. Cuando se reúnen las organizaciones multinacionales como la Liga Árabe, la Unión de Naciones Africanas, la misma OPEP, en las que participan los países árabes en conflicto ¿acaso no se sabe nada ni se discuten sus problemas, ni se alerta a los gobiernos de estos países que el imperialismo siempre está al acecho para intervenir militarmente y así arrebatarles sus recursos? Ya sea que se esté a favor o en contra de Gadafi, no se debe aceptar “el arreglo” de consentir la agresión a la nación libia en función de “los negocios” comerciales en dólares con las transnacionales, por parte de reyezuelos, jeques, emires y sátrapas corruptos.

5. Cuando los países que forman el llamado BRIC (Brasil, Rusia, India y China), unos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, y otros con la aspiración de serlo se abstuvieron de votar la Resolución 1973 ¿realmente no sabían que con esa decisión de abstenerse estaban cohonestando la agresión imperialista al pueblo libio? Tal parece que a esos países que restauraron el capitalismo y otros que persiguen desarrollarlo les interesa más su posicionamiento político, así como el financiamiento y la inversión del capital internacional, que la soberanía e independencia de las naciones del Tercer Mundo.

6. Cuando algunos articulistas neo-anarquistas, como los que escriben en Rebelión, con o sin razón, atacan en forma virulenta a Gadafi, sin mencionar para nada la conspiración separatista y pro-imperialista de la oposición libia, o si la nombran la presentan como un movimiento popular, pacífico y democrático al que hay que apoyar ¿no sabían realmente que con su visión parcializada se estaban sumando al coro de la propaganda y guerra psicológica de los grandes medios? Ahora se lamentan y rechazan tardíamente la agresión militar del imperialismo. Pero bueno, esto ya es típico del anarquismo.

7. Cuando el gobierno de Hugo Chávez entregó concesiones en forma de empresas mixtas a las transnacionales petroleras, entre otras, ChevronTexaco y Exxon Mobil (EEUU), Total (Francia), BP (Gran Bretaña), Repsol (España), en la Faja Petrolífera del Orinoco, abrió la entrada a nuestro territorio nacional y a sus recursos petroleros a las mismas naciones que, coaligadas con otros estados europeos de la OTAN, están agrediendo militarmente a varios países petroleros del Medio Oriente y el Norte de África. Seguramente esas naciones que forman parte del bloque imperialista tienen también preparados sus planes para Venezuela, esperando nuevos acontecimientos internos producto de algún movimiento insurreccional o secesionista para venir a reclamar “su” petróleo, y entonces seamos igualmente agredidos militarmente. Ojalá que esto no llegue a suceder nunca y no tengamos que hacernos la misma pregunta: ¿y es que de verdad no lo sabían?

8. Evidentemente el imperialismo no sólo domina por la fuerza, sino también por el cinismo o la ignorancia.


anlapp1@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2582 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia