El Mono Jojoy

“Dice Martiniano que en la montaña, revolucionario todo es allí Que anda clandestina una mariposa y su responsable es un colebrí…”

Los de la Palacaguina

¿Y cuál es el alboroto? Si es lo que vienen haciendo a lo largo de los tiempos. Lo hicieron contra Sucre en la selva de Berruecos, contra Sandino y contra Pancho Villa y trataron de hacerlo infinidad de veces contra Bolívar, Fidel Castro y Marulanda. Lo hicieron contra Gaitán, Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo y José Antequera, junto a varios miles de activistas populares, hombres y mujeres de la Unión Patriótica colombiana. Y lo siguen haciendo hoy en día contra decenas de miles de hijos del pueblo colombiano, obreros, campesinos, estudiantes y artistas democráticos y revolucionarios.

Quien soberanamente asume el camino de las armas como la vía para el logro de las más sentidas reivindicaciones de su pueblo, porque la dominación imperialista y sus aliados de las oligarquías locales no le dejan otra salida. Lo hace asumiendo la posibilidad real de caer en combate. Ese es en el decir del Che Guevara el camino de la revolución cuando es verdadera: o se triunfa o se muere. Y esta es una honrosa forma de morir y de seguir viviendo en todos y cada uno de los corazones de su pueblo combatiente.

Extraordinario es un movimiento insurgente que se ha construido exclusivamente haciendo acopio de los propios recursos de su pueblo, sin la ayuda prácticamente de nadie. Extraordinario es que ese movimiento tenga presencia en una parte mayoritaria del territorio colombiano. Extraordinario es que ese ejército insurgente resista las terribles arremetidas del más poderoso monstruo militar de la historia de la humanidad. Ante tales arremetidas sobrevivir ya es una victoria.

Para matar a Raúl Reyes el ejército colombiano contó con la poderosa participación militar de sus amos norteamericanos.

Para acabar con Jorge Briceño y junto a él con algunas de las mejores mentes y los mejores espíritus de la guerra revolucionaria a través de la historia, tuvieron los gorilas que recurrir a unas sesenta unidades aéreas y medio centenar de bombas de alto poder destructivo amén de sofisticados instrumentos y armamentos de “última generación” aportados por los gringos.

Lo que no comprenderán nunca esos hombrecitos de mentes estólidas es que se trata de un pueblo. Un pueblo que produce y producirá siempre a los Mono Jojoy, Iván Ríos, Raúl Reyes, Manuel Marulanda y los guerreros que sean necesarios, porque ellos son expresión de su conciencia revolucionaria.

Ahora es Víctor Julio Suárez Rojas, hijo de guerrilleros, quien adquirió el nombre de guerra de Jorge Briceño Suárez y sus camaradas de la guerrillerada lo bautizaron como El Mono Jojoy nombre con el que ha pasado a la historia.

Los hombres y mujeres que día a día entregan la vida en la insurgencia colombiana, lo hacen por su pueblo y por el movimiento emancipador latinoamericano, por la Patria Bolivariana. Así como rendimos merecidos honores a esos camaradas que durante los últimos días nos han abandonado, cuyas vidas fueron entregadas en cuerpo y alma a la revolución bolivariana, con igual razón debe la revolución bolivariana, su gobierno, su pueblo, sus militantes rendir agradecido homenaje al recuerdo de estos combatientes revolucionarios que entregaron la vida por la Patria Americana, la Patria Bolivariana.

Y la mejor forma de rendir ese merecido homenaje es impulsando los mecanismos de solidaridad popular, activa y efectiva con esos contingentes de camaradas bolivarianos, avanzada de la revolución colombiana.

Honor y gloria al Mono Jojoy y todos los combatientes caídos en las luchas por la dignidad latinoamericana.


mundoiribarren@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2975 veces.



Mundo Iribarren


Visite el perfil de Edmundo Iribarren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edmundo Iribarren

Edmundo Iribarren

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI