Los médicos de Bolívar

En la guerra por la independencia se diezmó una cantidad bastante importante de la población venezolana, produciéndose en los enfrentamientos un gran número de heridos los cuales necesitaron la atención de médicos.

Los galenos al servicio de los ejércitos patriotas era muy reducido y tenían por desgracia; para nuestros soldados; un bajo nivel profesional debido a su poca experiencia en heridas, al contrario de las fuerzas realistas que contaban con cirujanos y médicos militares, donde muchos provenían de los Colegios de Cirugía de Cádiz o Barcelona.

A la llegada de la expedición de Pablo Morillo que tenía numerosos cirujanos, entre ellos Juan Nieto Samaniego y Manuel Lozano, los realistas cuentan con médicos más calificados.

Bolívar al consolidar la lucha por la libertad, incorpora a militares extranjeros y entre ellos vendrán cirujanos escoceses e irlandeses.

Pero antes de la llegada de estos hombres, existió un médico venezolano de nombre Carlos Arvelo, que fue uno de los más abnegados y destacados galenos de ejército republicano.

Desde que fue bachiller en Medicina tuvo una destacada trayectoria y para 1808 se encontraba realizando estudios sobre las causas de las fiebres intermitentes en los Valles de Aragua.

Sustituyó a uno de sus profesores de nombre José Joaquín Hernández en la campaña contra esa epidemia.

En 1813 Bolívar lo nombra Médico Cirujano en Jefe del Ejercito Republicano y ese año es herido en La Victoria.

Fue Capitán del Batallón de Agricultores de Caracas, participa en los combates de Vigirima, en La Victoria y San Mateo.

También es Secretaria de la Junta de Vacunas en 1815, Fiscal del Tribunal de Protomedicato desde 1820-1824. Estuvo muy vinculado a la actividad docente y a la administrativa. Formó parte junto a José María Vargas; en 1822, con un grupo de médicos; en la elaboración del proyecto de reforma de la Universidad.

Regentó la catedra de Patología Interna y Terapéutica, fue Censor en el Tribunal de la Facultad de Medicina y cofundador de la Sociedad Médica de Instrucción. En 1828 participa en un concurso de oposición obteniendo la catedra de Patología Practica o Interna, en donde permanece 20 años.

Fue Diputado en 1831 por la provincia de Caracas ante el Congreso de la República y dos años después lo nombran Director encargado la Facultad de Medicina, al año siguiente Vicerrector de la Universidad y en 1835 Director Titular de la Facultad de Medicina.

Regenta diferentes cargos como Director del Colegio de Niñas, Rector de la Universidad Central, Consultor Económico del Ministerio de Hacienda. En 1842 es nuevamente Diputado por Caracas y entre 1849 y 1850 fue Senador y Presidente del Congreso Nacional.

Miembro en 1855 de la Junta Superior de la Abolición de la Esclavitud, entre algunos de los cargos que tuvo este destacado galeno combatiente por nuestra independencia.

Los otros médicos que se destacaron en el ejército republicano fueron John Ross, Jhon Roberton y Richard Murphy.

John Ross fue designado por nuestro Libertador Cirujano Mayor del Ejército el día 21 de junio de 1814, reconociendo Bolívar los conocimientos del galeno, siendo el primer nombramiento de un médico militar hecho por el héroe caraqueño.

Roberton, de origen escoces, fue nombrado por Bolívar el 28 de octubre de 1818, Director General de los Hospitales de las Provincias Libres de la Nueva Granada. Se había graduado en la Universidad de Edimburgo, fue Cirujano de la Marina Real Inglesa, autor de varios tratados médicos y fallece en Angosturas víctima de la Malaria Endémica de esa zona.

Otro de los galenos de Bolívar fue Richard Murphy, de origen irlandés, que llegó a Venezuela en 1819. Fue Jefe de los Médicos y Cirujanos del ejército patriota.

Había realizado estudios en el Trinity College de Dublin y en 1819 asistió al asalto del fuerte de Agua Santa.

Trabajo en Angostura como cirujano en el hospital y el 26 de septiembre de 1819 Bolívar lo nombra Cirujano Mayor.

En 1821 era Cirujano del Estado Mayor General del ejército patriota y en el año de 1829 el General Páez le concede el grado de Coronel. En 1830 después de la separación de Venezuela de la Gran Colombia se radicó en Puerto Cabello, donde es Director del Hospital Militar.

José María Vargas lo propone como corresponsal de la Sociedad Médica de Caracas, regresa a Puerto Cabello como Médico Jefe del Hospital de Caridad y fallece en 1834.

Simón Bolívar comprendía la necesidad de mejorar la atención médica a la tropa republicana y desde la toma de Angosturas en 1818 se comienza la restructuración de la sanidad militar y entre las justas medidas estaban la justa remuneración a los galenos y conceder la debida jerarquía a los médicos y cirujanos militares.

El Libertador se preocupó en la Batalla de Carabobo que prestaran servicio a sus tropas de una docena de médicos, en donde ocho eran entre británicos e irlandeses y cuatro venezolanos.

Bolívar no escatimo esfuerzos por mejorar los servicios médicos a sus tropas y a las zonas liberadas por sus ejércitos la mejor atención en materia de salud y a pesar de que en esos años en Venezuela eran muy reducidos los profesionales que en la materia existían siempre El Libertador tomó el tema como prioridad, rodeándose por los mejores.

Así era el caraqueño siempre previsivo, siempre estratégico y magnánimo, para describir su genialidad mares de tinta para si quiera referirla, que será otras historias,



Esta nota ha sido leída aproximadamente 906 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: