Buenos días, Venezuela

La Reingeniería Social

Lunes, 13 de diciembre de 2021.- No es magia, eso es lo primero que hay que establecer.

La Reingeniería Social no es magia, aunque a veces produce soluciones y alcanza objetivos que tienen un toque mágico, sigamos, es una concepción humana que establece que a través del trabajo multidisciplinario se logra replantear la concepción y el funcionamiento adecuado, funcional, de grupos humanos que la han puesto en práctica.

Diversos países la están utilizando obteniendo resultados, la mayoría de las veces, que llaman la atención y merecen observarse detenidamente.

Los chinos la están usando, los alemanes, los holandeses, los de Malasia, los rusos y los nórdicos, los de los Estados Unidos de Norteamérica, así como los canadienses y en menor cuantía por nuestros hermanos de México, algunos países del llamado tercer mundo están ensayando con ella y otros la están estudiando para ver si la aplican.

Reingeniería Social.

Acá en Venezuela, en la patria de Bolívar y de todos nosotros se han hecho algunos ensayos, aproximaciones tímidas y no muy integrales, se han cambiado ciertas condiciones físicas de algunas regiones, se ha utilizado en proyectos puntuales pero no se ha manejado como se supone se debe manejar, con una concepción integral.

No existe, hasta donde sabemos, una oficina que coordine y centralice esta actividad en nuestro país, una oficina que posea la fuerza institucional necesaria para llevar a cabo un proyecto de esta envergadura.

Hay gente que la conoce, a la RS, que la ha estudiado desde hace años y además, tenemos profesionales jóvenes que se están integrando a su estudio, poseemos talento nacional con postgrados y conocimiento suficientes como para echarla a andar en nuestra patria, que pide soluciones a gritos de los problemas principales que nos aquejan y que hoy día nos aprietan contra la pared.

Problemas que son solucionables con una estrategia nacional integrada por todas las corrientes del saber y de las diferentes áreas del pensamiento y disciplinas que, con toda seguridad, poseemos.

Incluyendo las diferentes fuerzas políticas que se encuentran en el ámbito nacional, cuyo objetivo final, a pesar de las concepciones que las diferencian, debe ser o debería ser, el lograr un mejor manejo de los recursos que poseemos, tener una visión futurista y racional del desarrollo nacional, el alcanzar una mayor riqueza para la nación y un mayor bienestar para la población.

De nuevo, la Reingeniería Social no es mágica, no es la panacea para solucionar todos nuestros problemas, pero si es una poderosa herramienta, actual, probada y a la mano que ha dado resultado en otros países y en sociedades con múltiples inconvenientes y que puede ser usada en nuestra querida Venezuela, que tanto la requiere.

Metámosle el ojo, apliquemos la lupa a la Reingeniería Social y pensemos seriamente en el destino de las generaciones que seguirán viviendo en esta tierra de gracia en un futuro que podría ser prometedor, si actuamos a tiempo.


Buenos días, Venezuela.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2547 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas