Poder sanador del Ajo en tiempos de coronavirus

I.

En el marco de la sui generis pandemia por Coronavirus que está golpeando a la mayoría de las sociedades, es importante conocer y utilizar los productos naturales que tengan múltiples propósitos para garantizar un estado de salud óptimo. Lo ideal es que sea un producto natural cuyos componentes actúen de manera sincrónica, simultánea y reciproca para defender, mantener y recuperar la estabilidad de los sistemas vitales del cuerpo humano.

Cuando buscamos un producto con esas características en la amplia gama del arsenal terapéutico, nos encontramos con el Ajo (Allium sativum).

Uno de los primeros elementos empleados como medicamentos por la humanidad. Producto natural adorado por civilizaciones antiguas como protectora de su salud. Utilizado por Hipócrates, que para muchos es el Padre de la Medicina Occidental. Considerado como salvador de la humanidad durante las pestes de Toulouse (1628) y Marsella (1721). Usado en las Medicinas Naturales y Terapias Complementarias del Mundo como antiviral; biocida; antioxidante; antiinflamatorio; antibiótico; anticoagulante; antirreumático; hipotensor; antiateroesclerótico; bactericida; carminativo; descongestionante; fungicida de la sangre; vermífugo; reductor de colesterol y triglicéridos; así como regulador del azúcar. De uso doméstico para atender acné; artritis; asma; catarro común; influenza; candidiasis; cortaduras; picaduras de insectos; dolores de cabeza, muelas y oídos; estrés; gases estomacales; hemorroides; hongos en los pies; insomnio; irritaciones en la piel; quemaduras; sífilis, verrugas, entre otras. En los últimos tiempos, el Ajo se ha utilizado para salvar gente de las garras de las pandemias del consumismo, como son el Sida y las Enfermedades No Transmisibles - ENT (Cáncer, hipertensión, colesterol y triglicéridos altos, diabetes y obesidad).

En todos los países se encuentran los productos artesanales de Ajo medicinal y en muchos ya se han otorgado los permisos respectivos para la manufactura/distribución del Ajo y sus derivados. Por ejemplo, en Venezuela, la prestigiosa empresa laboratorios Arco Iris prepara y distribuye los productos siguientes:

  1. AJO. Capsulas de 400 mg. Coadyuvante en la prevención de hiperlipidemias. Registrado en el M.P.P.S. Bajo el Nº P.N: 04-1824/16.
  2. COLESAN. Capsulas de 300 mg. Una mezcla de varios productos donde 80 mg son de Ajo. Coadyuvante en el tratamiento de hipercolesterolemia. Nº P.N: 04-1739.
  3. EUCAMIEL. Expectorante. Una cuarta parte de la dosis es de Aceite de Ajo. Nº P.N: 03-1657/15.

Existe una historia milenaria, cientos de productos usados masivamente, un millar de propiedades comprobadas en Tesis doctorales, el reconocimiento universal de la acción terapéutica y permisología oficial para su venta y consumo, todo validado antes del año 2019.

El Ajo, el producto natural que mayores beneficios ofrece a la humanidad en tiempos de coronavirus.

II.

Si está comprobado que el Ajo previene, alivia, cura y sana los desequilibrios en muchos sistemas del cuerpo humano, especialmente los mas afectados ante la proximidad o el contacto con el coronavirus, entonces hay que preparar y aplicar el Protocolo Uso Terapéutico del Ajo en tiempos de Coronavirus (Preventivo, Curativo y Recuperativo) para complementar los esfuerzos que se hacen desde otras ciencias, artes y oficios de la salud.

Un protocolo con seis ámbitos como mínimo:

  1. Del Aparato Cardiovascular y Cerebrovascular. Para evitar la formación de placas en las arterias y prevenir la arterioesclerosis. Revertir la hipertensión por causas estructurales. Utilizando Tintura de Ajo; Zumo de Ajo; Vino de Ajo y productos de Ajo de uso frecuente – PAUF (jarabes, capsulas e infusiones)
  2. De la Sangre. Para reducir el colesterol "malo", es decir el oxidado y equilibrar el LDL con el HDL. Hacer mas fluida la sangre, evitando la coagulación en las arterias. Regular los azucares en sangre para prevenir la diabetes. Usando Aceite de Ajo y los PAUF.
  3. Del Sistema Inmunitario. Elevar las defensas. Equilibrar los aminoácidos. Proveer azufre a los anticuerpos que combaten los virus. Con la ingesta de PAUF.
  4. Del Sistema Respiratorio. Para tratar tos, bronquitis, asma, disnea, catarro pulmonar, ronquera, entre otros. Usando Ajo macerado en leche; Miel de Ajo; Esencia de Ajo en la frente, cuello, garganta; gárgaras de Vinagre de Ajo; Incienso de Ajo y PAUF.
  5. Salud Mental. Para equilibrar el sistema nervioso, prevenir la depresión y el insomnio. Tomar Infusiones de Ajo, Esencia de Ajo, Vino de Ajo y Vinagre de Ajo y baños de inmersión con infusiones de Ajo.
  6. Fiebre. Para regular los niveles curativos de la fiebre. Se recomienda Infusión de Ajo; Vino de Ajo y Supositorios de Ajo.

Todo bajo orientación de personal experimentado en Ciencias, Artes y Oficios de la Salud Natural.

III.

Se plantea desde COPERMENAT (Congreso Permanente de Medicinas Naturales y Terapias Complementarias), el lanzamiento del Proyecto de salud, vida y bienestar "El Ajo como Fortificante de la Salud en tiempos de Coronavirus", lo cual implica un ejercicio de Investigación y Desarrollo de las diversas preparaciones medicinales (esencias, gelatinas, capsulas, tinturas, jarabes, tabletas, extractos, infusiones, supositorios, vinos, vinagres, etc.) para fortalecer los órganos blandos y las funciones desequilibradas que sean detectados en los análisis precisos con Bioescaner Quántico y otros equipos de alta tecnología.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1541 veces.



Alexis Adarfio Marín


Visite el perfil de Alexis Adarfio Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus