Epistemología, ciencia y educaciónpara la cuarta transformación

"El universo sólo puede ser conocido por el hombre a través de la lógica y las matemáticas, productos de su espíritu, pero sólo puede comprender cómo ha construido las matemáticas y la lógica estudiándose a sí mismo psicológica y biológicamente, es decir, en función del universo por entero."

Jean Piaget

¿Qué tienen en común creacionistas, negacionistas, conspiracionistas, terraplanistas, movimiento antivacunas y demás modas pseudointelectuales que hoy se propagan, parafraseando a Engels, como "hongos después de la lluvia"? ¿Cuál es el leitmotiv de estas ideas que permean la conciencia de los jóvenes internautas a través de un sinfín de neologismos, falacias y fake news que se propagan por google, youtube, facebook y demás redes sociales que se han popularizado en nuestro tiempo? La respuesta es: revivir la muy prejuiciada idea de la existencia de un diseñador del universo omnisciente, omnipotente, omnibondadoso, omnijusticiero y todos los omnis habidos y por haber; un gran diseñador que creó al universo, la vida y al ser humano a su imagen y semejanza y que les asignó una función y destinos específicos. En fin, es la justificación metafísica de las religiones y del orden social establecido, ya que estas concepciones incitan al hombre al inmovilismo, al conformismo, a la resignación y a la adaptación de las personas al orden de valores establecidos y dominantes. Es la nueva ola de oscurantismo y el resurgimiento del pensamiento escolástico, negando con ello los avances de la ciencia y la filosofía durante los últimos 2500 años. Superar esta situación sin afectar la libertad de creencias y cultos religiosos es sin duda uno de los principales retos a vencer de la cuarta transformación (4T).

Los puntos de ataque recurrentes de estas concepciones se dirigen a los paradigmas científicos más importantes de nuestro tiempo, como son: la teoría del universo en evolución (la revolución copernicana, el universo en expansión y el big bang), la evolución de las especies (Darwin), el origen de la vida (Oparin y Miller), la revolución psicoanalítica (Freud) y el descubrimiento de la sociedad (Marx). Desconocen y/o rechazan que: el ser humano ha creado y perfeccionado una herramienta para la correcta interpretación, producción y transmisión del conocimiento objetivo y que es el método científico (epistemología). Por lo que es de antemano una ideología que niega el avance científico y el desarrollo de la sociedad emanado de él. Pero ¿existe alguna alternativa que pueda ser la base fundamental para la formación política de los jóvenes del siglo XXI y que pueda hacer frente a esta nueva ola de conservadurismo y oscurantismo? Hoy gracias al avance de la epistemología y su principal producto (el método científico) y a 2500 años de acumulación y desarrollo de la ciencia, debemos contestar a nuestra pregunta con un rotundo sí. A continuación una resumida radiografía del estado actual de la ciencia y la filosofía que bien podría ser una guía de temas a desarrollar en la formación de militantes y simpatizantes del partido morena.

1.- El universo es uno, y este puede reducirse a su sustancia última como materia con sus atributos principales: espacio, tiempo y movimiento (energía) y no tiene finalidad alguna, por tanto, es indiferente a los propósitos humanos y no requiere ninguna intervención externa para existir y moverse (Sagan, Asimov, Hawkig).

2.- El hombre es un resultado de la evolución de millones de años de la materia altamente organizada y el desarrollo de la conciencia es resultado de la adaptación vital, del surgimiento y sincronización del trabajo y el lenguaje (Piaget, Vigotsky, Chomsky); que la fe al igual que la ira, el deseo y el miedo, etc., son también sentimientos distintivos del ser humano producto de una larga metamorfosis y adaptación de su ser biológico a su estatus cultural (Freud, Lacan).

3.- Que el otro atributo inherente a la materia es la estructura (la forma) y esta es inagotable tanto en el microcosmos como en el macrocosmos, por lo que ésta, la materia, está organizada en sistemas. En orden de ascendencia y atendiendo a su grado de complejidad los sistemas se dividen en: mecánicos, físicos, químicos, biológicos, psicológicos y sociales. La mayor complejidad de la realidad no impide su conocimiento (agnosticismo), aunque tampoco el conocimiento que tenemos de esta realidad es concluyente (dogmatismo).

4.- Las sociedades humanas son la continuidad de los sistemas biológicos (economía o infraestructura) pero trascienden a estos por su construcción simbólica (ideología o superestructura), lo cual hace que sean sistemas históricos (condicionantes y cambiantes) y su motor de evolución es la lucha de clases (política o estructura), configurándose esta en proyectos históricos (Marx, Engels, Lenin).

5.- En la actualidad hemos superado los grandes debates entre racionalismo y empirismo, idealismo y realismo, etc., y las limitaciones que tenía el reduccionismo, el determinismo y el mecanicismo para comprender sistemas complejos. Hoy la visión holística, sistémica y compleja, nos permite comprender la diferencia cualitativa en los sistemas que habitan el universo, estos se debe a cambios de fases propiciadas por la combinación de orden y caos y en donde emergen nuevas características de la materia, lo que hace cada vez más complejo su movimiento. (Bertalanfi, Morin, Dieterich).

6.- En el pasado ante el desconocimiento de fenómenos complejos el ser humano se los atribuía a la magia o la divinidad o simplemente quedaba preso del miedo y la compulsión, ahora tenemos mejores instrumentos de medición e interpretación (que no quiere decir esto que sean perfectos y/o acabados). En realidad, ante un universo infinito nuestros instrumentos siempre serán imperfectos y limitados, pero esto no quiere decir que hay algo sobrenatural en él, solamente hay un universo que aun no conocemos pero que es cognoscible (Bunge, Tamayo).

El reto es formar hombres íntegros con una sólida preparación en la ciencia, la filosofía y la cultura, eliminando los prejuicios y preconceptos que nos han impuesto, poner estos 2500 años de desarrollo de la ciencia y la filosofía al servicio de las masas populares y sobre todo a los jóvenes que son los más propensos a caer en las visiones sensualistas y amarillistas de esta nueva ola de oscurantismo. Por eso propongo que el Instituto Nacional de Formación Política (INFP) sea fundamentado bajo los siguientes preceptos:

a).- Se debe abrir un amplio debate sobre el contenido de este (los planes y programas de estudio), sobre la forma de transmitirlo (los procesos de enseñanza y aprendizaje) y sobre su finalidad.

b).- Para quien esto escribe no hay ningún secreto en esto último, la finalidad de la educación dentro de la cuarta transformación debe ser la liberación del sujeto, para que este viva sin prejuicios y mistificaciones, convertir al "perverso polimorfo" (Freud) en un sujeto civilizado, comunitario, productivo y en convivencia con sus semejantes, que sea capaz de vivir su vida con plenitud, libre de explotación y alienación; que su interpretación de la realidad sea a partir del conocimiento que nos provee el sentido común, el artístico, el filosófico y el científico, y no a través de las ideologías que se filtran por la información (no criticada) y de las concepciones mágico-religiosas imperantes aun.

c).- Sobre los contenidos, es necesario que estos se sistematicen en lugar de ampliarse, es decir, que se debe depurar el contenido haciendo una interpretación correcta a partir de la epistemología moderna, la teoría de sistemas dinámicos complejos (TSDC). Con este propósito no importa tanto la saturación de la información, pues como se ha demostrado a partir de la revolución cognitiva, el cerebro no aprende memorizando, sino comprendiendo las relaciones causales y estructurales de los sistemas. En este sentido el instituto deberá tener un área dura para enseñar el estado actual de las ciencias y la filosofía (astrofísica, ciencias de la vida y ciencias humanas) sin entrar en especificaciones como lo hacen las especializaciones, y otra para aclarar los conceptos históricos y políticos que delineen un discurso hegemónico: cuarta transformación (4T), proyecto alternativo de nación (PALN), etc.

d).- También el proceso de enseñanza-aprendizaje debe democratizarse y a la par hacer uso de las tecnologías didácticas con las que hoy contamos (educación en línea, videoconferencias, youtube, redes sociales, etc) para llegar a públicos amplios y también aumentar su calidad. Para esto debe incrementarse su presupuesto, muy importante en este sentido el hecho de que morena comience a destinar el 50% de sus prerrogativas al INFP, ahora hace falta materializar esta hazaña.

Insertar a las mayorías a un proceso educativo y de formación va a facilitar un cambio cultural y propiciará que las personas interrelacionen sin prejuicios y preconceptos, que tengan una participación más protagónica y propositiva en la sociedad. Rebasando el individualismo, la ideología conservadora, reduccionista y simplificadora de la realidad; el ciudadano estará en mejores condiciones de participar democráticamente en la transformación del país.

domingorodriguezhilario@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 732 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ciencia, tecnología e innovación


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación