Al César lo que es del César

Tenía tiempo sin saber de mi amigo, el doctor Álvaro Mestre, a quien conocí en la empresa Maviplanca, del consorcio Owens-Illinois, en La Victoria, estado Aragua. En esa factoría, fabricante de vidrios planos, trabajé a las órdenes de él. Nuestra amistad se agigantó con el correr de los años. Recientemente supe de su persona. No sé cómo consiguió mi número telefónico, ya que nos habíamos extraviado, como consecuencia de mi viaje a México, por razones de salud, pero me sorprendió.

"Don Teófilo", ese es el tratamiento que siempre me ha dado desde que lo conozco, "me da gusto saber de usted y de su querida familia. Yo sigo viviendo entre Caracas y Margarita. Ahora, mismo estoy en Caracas, por cosas relacionados con mi enfermedad prostática. Usted sabe que los dos sufrimos de ese mal. Es el caso, don Teófilo, que quiero referirle algo muy personal que me pasó en la Farmacia de Alto Costo Los Ruices, del IVSS.

"Mire, don Teófilo, cada día me sorprendo más con lo que pasa en este país. Cosas agradables. Cosas que no salen en los grandes periódicos de la capital. Recientemente, estuve de visita a la referida Farmacia, y me llevé la sorpresa de mi vida, sin exagerar, al contactar con mis propios ojos la atención y el esmero que despliegan los empleados de esa dependencia del IVSS, en el momento de atender a los usuarios. Eso no sucedió con mi persona nada más, no, señor, esa actitud y ese don de servicio fue con todos los que estaban allí solicitando las medicinas. Me impresiono, de veras, me impresiono ver aquel gesto humanitario ".

Y terminó, diciéndome: "Ese tipo de comportamiento, cuando se atiende al público, sea paciente o no, es lo que hace a un país grande. Ese ejemplo, debería extenderse a otras dependencias del gobierno nacional, y ser difundido por los órganos oficiales, ya que es una manera de enseñar actuaciones y valores humanos que enaltezcan a un país. En lo personal, felicito a todos los empleados de la Farmacia de Alto Costo Los Ruices. Esa es una forma de hacer Patria. Ojalá, usted, pudiera utilizar este cuento para uno de sus escritos en Aporrea para que esto se sepa no sólo en Venezuela, sin en otras partes donde es leído ese portal, y recuerdo, en estos instantes, una frase que leí que dice: "Siempre hay que encontrar el tiempo para agradecer a las personas que hacen una diferencia en nuestra vida". (No recuerdo de quien es, pero me gusta)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2244 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor