4 de julio: la nueva etapa del MERCOSUR

Definitivamente el Mercado Común del Sur, Mercosur, ha entrado en una nueva fase después del 4 de julio de 2006. No se trata sólo del ingreso o adhesión de Venezuela a este bloque subregional, se trata de un punto de inflexión, de una etapa que se cierra y otra que se abre, de brindarle el carácter estratégico real al proceso de integración más importante de la América del Sur. Conformado en 1991, en plena década neoliberal, como un esquema de integración comercial, economicista, pragmático, fortalecedor de las relaciones entre las élites económicas, el Mercosur ha venido desarrollándose y tratando de superar ese defecto de origen, intentando traspasar esos límites mercantiles y económicos para convertirse en una verdadera herramienta de integración de los pueblos. Sin embargo, a pesar de algunas iniciativas puntuales, hasta ahora no se había avanzado con firmeza hacia ese nuevo y trascendental rumbo. Entre 2003 y 2005 las sillas presidenciales del Mercosur fueron girando hacia la izquierda, hacia los pueblos. Desmontar las políticas neoliberales de la década pasada, tratar de tomar el control político y contener la furia económica globalizadora ha sido una tarea difícil a la cual se han avocado los presidentes en estos últimos años. En este sentido, los intentos para transformar el Mercosur han sido neutralizados por la complejidad de las transformaciones internas. La voluntad política y las prioridades han estado concentradas en lo nacional y no en lo regional.

En consecuencia, 2006 constituye un nuevo impulso para la transformación integral del Mercosur. El verdadero aporte de Venezuela al bloque, más que el energético o su buen momento económico, es el inmenso contenido popular y la clara visión política y estratégica de la integración latinoamericana. El liderazgo del Presidente Chávez en el sub continente es innegable. Se trata, sin duda, del líder más conocido y seguido por las mayorías en América Latina. La solidez del pensamiento bolivariano originario y actualizado, serán los fundamentos filosóficos que podrán abrirle paso a una unión real de los estados y, sobretodo, de los pueblos suramericanos. A la vez, el Presidente Chávez le ha brindado niveles de concreción muy importantes para poder darle sentido práctico a las tesis de unificación bolivariana y san martiniana. Petrosur, Petroamérica, el Banco del Sur, el Mega gasoducto del Sur, la Universidad del Sur, Telesur, entre otras propuestas, ponen de manifiesto la coherencia teórica y práctica del Gobierno Bolivariano a la hora de entender y conducir el camino de la integración. Bien se sabe en Caracas que los procesos de integración en Suramérica pueden tener algunos costos, no obstante, estos siempre serán insignificantes al compararlos con los inexorables costos de la desintegración.

El presidente Hugo Chávez expone constantemente desde hace casi 8 años, en todos los foros latinoamericanos e internacionales a los que asiste, cuáles son sus criterios, sus ideas y sus propuestas para potenciar la integración regional. Habiéndolo escuchado y habiéndolo conversado con él en innumerables oportunidades, los presidentes de Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay han apoyado y apostado por el ingreso de Venezuela al Mercosur, dándole así una clara señal al mundo de hacia dónde consideran ellos que debe avanzar el proceso unificador suramericano. De llevar a la práctica las ideas integracionistas que cada uno de ellos expresó durante sus discursos en el acto que selló la adhesión de Venezuela al Mercosur el pasado 4 de Julio, el bloque se estaría convirtiendo en la plataforma del ALBA, en la concreción del ideal bolivariano, en la herramienta más útil y solidaria para que los pueblos suramericanos se encuentren, unan sus talentos y potencialidades para juntos enfrentar y neutralizar los efectos devastadores de la globalización.

Nestor Kirchner ha demostrado tener la suficiente madera como dirigente para decodificar los sentimientos de los pueblos de la región, y ha sabido encauzar sus acciones internas y externas por la vía del progreso, la soberanía y la inclusión social. Lula Da Silva nos habla del Mercosur como proyecto político estratégico, más que como herramienta económica. Le da a los Presidentes además una sugerencia sencilla pero invalorable: evitemos las intrigas, busquemos el diálogo, cambiemos el micrófono por el teléfono a la hora de superar las divergencias que pudiesen existir. Divergencias que Nicanor Duarte calificó como necesarias para evolucionar sobre la base de las contradicciones, para hacer historia. Mientras que Tabaré Vázquez se refirió a la prioridad estratégica que representa el Mercosur para Uruguay y denunció la necesidad de tener un Mercosur más democrático y respetuoso de las asimetrías. No olvidemos que Brasil y Argentina suelen subestimar y dejar muchas veces al margen a Uruguay y Paraguay en el proceso de toma de decisiones del bloque. Con las cartas sobre la mesa, el Presidente Hugo Chávez llega a plantear que se asuma la estrategia política del Mercosur a un punto tal, que podamos estar hablando de un proyecto gran nacional o de un eventual mega estado.

Tenemos pues en el Mercosur la oportunidad histórica de conformar lo que es una necesidad para el bienestar de nuestros pueblos: el polo de poder latinoamericano y caribeño, contribuyendo así a darle forma y fomdo a la multipolaridad del sistema internacional. Ya han sido suficientes los siglos de dominación, de sumisión, de dependencia. Paradójicamente, aunque el cuatro de julio celebran los estadounidenses su independencia, los países del sur celebramos este año, ese mismo día, una fecha que puede estar llena de historia, de pueblos, de voluntad, de unión y de concreción de los sueños comunes. Podemos estar, tal vez, poniendo la piedra fundacional de un modelo alternativo de integración y, en consecuencia, de ese nuevo modelo de sociedad humanista, socialista, libre y justo que tanto ansían los pueblos del mundo para garantizar su felicidad y su supervivencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7101 veces.



Jorge Arreaza

Ex-vicepresidente de la República. Ex-viceministro de Ciencia y Tecnología, y ex-presidente de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho (Fundayacucho).

 jorgearreaza@gmail.com      @jaarreaza

Visite el perfil de Jorge Arreaza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: