En Rusia también celebramos el Bicentenario!

Los pueblos sí  somos invencibles cuando nos decidimos a ser libres, las grandes revoluciones y los grandes sueños se han concretado gracias a la vitalidad de la juventud. Estas fueron palabras de Hugo Chávez de entre sus innumerables discursos. Nos repitió constantemente: hagan irreversible el socialismo del siglo XXI, hagan irreversible y sin desvío el camino hacia la liberación.

Palabras que nos hacen recordar la historia de aquel 12 de febrero, allá en 1814 cuando el pueblo venezolano hostigado por épocas donde el imperio español fusilaba y ejecutaba a líderes revolucionarios, ocurre la Batalla de la Victoria. Liderada por José feliz Ribas, el vencedor de los tiranos de la victoria, que conformó un ejército con 1500 patriotas que lucharon contra aproximadamente 4000 hombres enviados por el imperio español. 

De esa jornada no solo se recuerda la arenga del General Rivas a quienes lo acompañaban, el cual finalizó con las palabras ni aun podemos optar entre vencer o morir: ¡necesario es vencer! ¡Viva la República! Se recuerda que en esa batalla las fuerzas patrióticas bolivarianas contaban con aproximadamente 1000 jóvenes y estudiantes en sus filas. Vaya que tan patriótica fue esa juventud y tan llena de fuerza, que al final los realistas debieron retirarse del combate, marcando con esto, otro fracaso más del imperio realista español. La presencia de los jóvenes estudiantes en las filas de Ribas, ha dado motivo para que el 12 de febrero sea conmemorado oficialmente como Día de la Juventud en nuestra patria.

En 200 años, han ocurrido acontecimientos que cambiaron el rumbo de la historia mundial y haciendo retrospectiva de todo lo acontecido, enmarcamos entre los hechos más importantes, uno que ha generado una fuerza humana permanentemente en expansión: Le tocó nacer a Hugo Rafael Chávez Frías, Hombre de temple inconfundible, uno de los más grandes hombres y de los más revolucionarios de América y del mundo en nuestra época. El camino de la patria y nuestra segunda independencia fueron definidos por Hugo Chávez y un ejército de jóvenes militares el 4 de febrero de 1992; haciéndole frente a la oligarquía venezolana y despertando en ese momento nuevamente la semilla de la juventud patriótica.

A propósito del bicentenario de la Batalla de la Victoria, el presidente de la República, Nicolás Maduro, declaró al 2014 como el Año de la Juventud Venezolana. Pero este no es un hecho aislado para reivindicar a la juventud, hoy en Venezuela contamos con un Ministerio del Poder Popular para la Juventud y la Ley para el Poder Popular de la Juventud, que garantizan la creación de políticas, programas, planes y proyectos, sobre la base de un sistema integral de desarrollo, en el que se atienden los derechos y deberes de la juventud venezolana, a través de actividades productivas, educativas, artísticas, deportivas y recreativas en su tránsito a la vida adulta productiva, propiciando la incorporación permanente de la población juvenil venezolana y de su familia en el proceso de desarrollo nacional. No obstante con esto el gabinete ejecutivo de Hugo Chávez y ahora de Nicolás Maduro siempre ha incluido jóvenes como ministros y en este momento de los 31 cargos, 3 son ocupados por jóvenes. A nivel político y organizacional contamos con presencia de sólidos equipos juveniles en todos los partidos políticos de la revolución, estando principalmente la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela y la Juventud del Partido Comunista de Venezuela, ambos además con representaciones en casi todos los países del mundo. Contamos también con la Organización Bolivariana Estudiantil, movimiento de extrema importancia que funda sus bases en las unidades de educación media, con presencia en todos los liceos del país. En fin, en Venezuela la juventud cuenta con incontables estructuras para la emancipación y liberación del yugo que se le impone a través de antivalores del sistema capitalista.

Abordando la alianza politico-estrategica entre Rusia y Venezuela, por aquí si pasó Chávez y en ese tránsito dejó 60 jóvenes que a través de Fundayacucho todos los días nos mantenemos en esa transformación constante; 20 de estos estudiantes pertenecen a nuestra valiente y patriota Fuerza Armada Nacional Bolivariana, con proyectos de profesionalización, enmarcados en la seguridad, la defensa y el desarrollo integral de la Nación. Además otros 40 estudiantes civiles, solo por mencionar algunos, abarcamos áreas desde las ciencias sociales, políticas y económicas, hasta áreas interdisciplinarias de las ciencias puras como la masificación y tecnología del deporte, criptografía informática y seguridad de la información, procesamiento de imágenes satelitales, la minería del coltán y generación de sus subproductos metalúrgicos, aplicaciones pacificas de la energía nuclear, exploración y producción de hidrocarburos y todas las fases que conllevan a la generación de energía eléctrica.

A esta generación nos toca ser vanguardia, adquirir y desarrollar la máxima cantidad de conocimientos posibles, para después, con la vuelta a la patria, incorporarnos en la lucha estructural contra el capitalismo incrustado en el estado venezolano. Es ese nuestro propósito, para la continuidad de la potenciación del desarrollo de nuestra nación. Ya no somos parte de proyectos individuales, sino que somos un ejército de jóvenes, con todos sus proyectos vinculados entre sí, pensando ahora en convertirnos en cuadros políticos científico-técnicos para el desarrollo y ejecución de líneas completas de productividad, estudiando de principio a fin cada uno de los procesos, convertir el conocimiento científico en hechos tangibles y palpables.

Estamos hablando de una juventud que es hija del proyecto revolucionario del Comandante Hugo Chávez y vale recalcar que es solo gracias al apoyo y generosidad del gobierno y pueblo ruso, que con sus tierras aunque frías, colmadas de amor infinito por la latinoamericanidad, pueblo ruso que con toda su grandeza, nos ha aceptado como hermanos, brindándonos apoyo en cada uno de los espacios a los que nos hemos incorporado. 

Hoy en día se pretende seguir cercenando y fusilando la libertad como hace 200 años atrás. En este mismo momento en Venezuela atravesamos una guerra inundada de cobardía; sectores persiguen la escalada del conflicto político, el objetivo es una guerra cívico-militar. Es clara la existencia de un movimiento populista y fascista, que está armando a estudiantes y jóvenes. La oposición venezolana los está convirtiendo en mercenarios, pues para ellos solo representan valor en lo mediático de sus acciones. Esta juventud fascista, a diferencia de la Juventud Patriota de la Batalla de la Victoria, es la juventud que defiende el imperialismo y valiéndose de antivalores humanos, piden a gritos la intervención militar de Venezuela por parte de potencias extranjeras como los Estados Unidos de Norte América.

Frente a eso aquí  estamos los hijos de Bolívar y de Hugo Chávez; quienes 200 años después de la Batalla de la Victoria, mantenemos ese patriotismo y ese amor al pueblo venezolano, somos una juventud productiva que permanentemente se fortalece. Los que llevaron la lucha histórica han estado con Bolívar, estuvimos con Chávez y hoy estamos con nuestro presidente Nicolás Maduro y con la revolución bolivariana.

Estamos todos ante un gigantesco reto, que nos convoca a mantenernos agrupados para rechazar contundentemente estas acciones de la oposición venezolana. Está  en juego la vida y la paz en Venezuela y en términos de solidaridad internacional, sabemos que contamos con los movimientos sociales y políticos que creen en las revoluciones socialistas de América Latina. Existe un movimiento mundial que respalda a la tan valiosa democracia popular venezolana. Esto nos hace estar tranquilos, sin embargo pensamos que es momento de una contraofensiva internacional mediática y política que rechace con la mayor de las fuerzas posibles este ataque neoliberal a la Patria de Hugo Chávez.

Todo aquel joven que hoy y siempre, de manera consciente rechace contundentemente las acciones desestabilizadoras y criminales de organizaciones y personalidades que atenten contra las democracias populares mundiales, el socialismo y todas las formas políticas revolucionarias, que en sus principios estén el preservar la vida y la paz en el mundo, considérese Hijo de Chávez también.

Reafirmamos desde Moscú, en este ciclo bicentenario nuestro compromiso con la humanidad, esto es humanismo, es lo que importa y cuenta, la paz verdadera, nuestra revolución pacífica, democrática y popular. ¡Qué viva la juventud mundial revolucionaria! ¡Qué viva el Comandante Hugo Chávez! ¡Independencia y patria socialista! ¡Viviéremos y venceremos! ¡Chávez vive, la patria sigue! Sigamos avanzando a paso de vencedores y que sigan naciendo infinitamente los Hugos Chávez en el mundo.

Se agregan propuestas estructurales para el área de Ciencia, Tecnología e innovación:

1. Asignación de un tutor académico en Venezuela durante el último año de estudios en el extranjero a cada estudiante. Con esto fortalecer el seguimiento de los proyectos y adaptación permanente a los proyectos nacionales estipulados en el Plan de la Patria. 

2. Establecer un espacio dedicado a los estudiantes venezolanos en el extranjero en el Registro de Innovadores e Investigadores, así como en el Programa de Estímulo al Investigador del Ministerio del Poder Popular para la Ciencia, Tecnología e Innovación. Esto anterior garantiza el seguimiento a las investigaciones desarrolladas y forma el primer eslabón en la cadena que vincula los proyectos realizados con las realidades nacionales. 

3. Transformar la academia de Ciencias en un órgano popular y democrático que incorpore la participación masiva de científicos, tecnólogos e innovadores del conocimiento en vez de contemplar solo 30 miembros como lo establece la Ley por la cual se rige y que depende del Ministerio del Poder Popular para la Educación y data de 1921. Como un ejemplo se toma la Academia de Ciencias de la Federación de Rusia, la misma cuenta con aproximadamente 1000 miembros, un comité juvenil y entre otras características encuentros periódicos entre todos sus miembros, por medio de asambleas para definir las áreas estratégicas de investigación y desarrollo. 

kalimdelia@gmail.com

@kalimdelia

El autor es: Estudiante de Maestría en concentración de materias primas minerales Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología - Instituto de Metales y Aleaciones de Moscú.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2221 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter