Negligencia de la pura: masacre ecológica

De nada valen millones de leyes con espíritu y desarrollo ecológico, si en la práctica quienes deben velar por su aplicación, se desentienden de su responsabilidad y se dedican a parasitar en cargos públicos que les representan sueldos desproporcionados y paseos en autos nuevos con aire acondicionado, encima de eso se hacen de rogar cuando el común del pueblo les requiere cumplimiento del deber.

El ministerio de ambiente, gobernación de Yaracuy, Alcaldía de Veroes. Unos elefantes blanco, preñados de irresponsabilidades y parálisis. Para sostén de ese calificativo va un botón: Como todos sabemos, el problema del agua potable se agrava cada año. Los caudales acuíferos de los estados en ves de ser protegidos por esa entelequia llamada ministerio del ambiente, solo son usados como medios para enriquecer a los mafiosos que tienen el negocio de la extracción, distribución y venta de la arena. Por cualquier suma de dinero mediana, el permiso de saque de arena es expedido de manera muy veloz, si por algún motivo ese saque se niega, o no se tramita, no se altera la acción del depredador, él mueve sus maquinas, abre su trampa arena y saca diariamente el material que le venga en gana. El negocio es tan bueno, que al poco tiempo de actividad da para adquirir flotas de camiones de alto tonelaje de carga. Se destruye el sistema ecológico alrededor de dicho saque, y se destruyen las vías asfaltadas por el sobre peso de esa maquinas de transporte.

En el estado Yaracuy, existe un río que tiene una historia de lucha por la independencia, incluso desde antes que se obtuviera ésta después de 1821. En su lecho navegó el zambo Andresote, retando y evadiendo las fuerzas represivas del imperio español y holandés de entonces. Por ese glorioso rio, navegaron libertadores en lucha contra el invasor. También se sacaba lo que producía esa tierra después de ser arrebatado en nombre de la corona a sus dueños explotadores de negros (una especie de ladrón robando a ladrón)

En nuestros días ese rio Yaracuy, es usado como cauce de descarga de aguas negras o servidas, para desechar los desperdicios contaminantes de las empresas existentes en el estado Yaracuy. Pero la desgracia de este rio, no termina allí. A todo lo largo de su trayecto en sus orillas se han establecido unos facinerosos depredadores en complicidad con el ministerio del ambiente y la nefasta gobernación del estado, que extraen sus recursos minerales, se los llevan del estado, e incluso del país, y sin aportar un carajo a las comunidades. El inmoral gobernador Julio León Heredia, se ha aliado con un mafioso llamado Donato Ramaglia, una especie de capo de la arena, han fundado empresas en alianza con porcentajes de 70% capital privado y 30% gobernación (este señor Donato Ramaglia, le arrebató una parcela con vocación agrícola a una señora, en el parcelamiento el palmar, y desde allí saca la arena que le viene en ganas, sin rendir cuentas a nadie y sin dejar nada de beneficio para la población de los cañizos - paloquemao) dejando por fuera a las comunidades organizadas (EPS. EPC). Fíjense, que en un trayecto de apenas 2 kilómetros y medio, hay en las orillas del “saqueado” rio Yaracuy, 7 trampas arenas, son cientos de gandolas diarias de mas de 40 toneladas de carga que salen de ese pequeño tramo, produciendo deterioro de las parcelas aledañas, mermando la producción agrícola, comprando a precios miserables, las parcelas a las orillas del rio, para establecerse allí, de paso son tierras clasificadas A1, Pero olvidadas por las autoridades agrícolas nacionales y regionales. Nadie le pone al cascabel al gato ladrón. Todo es silencio y calma. Mientras tanto los debilitados productores, no encuentran donde acudir, pues la guardia nacional a cada denuncia que recibe, moviliza de cuando en vez una comisión, que regresa buchona y si novedad. Ese cuentico lo conocen los honorabilísimos diputados de la región, pero no les importa.

El caudal del rio Yaracuy, es suficiente para abastecer de agua potable a todo el estado Yaracuy y otras regiones del país, pero cada día lo contaminan y saquean más para beneficio de una minoría.

El reciente desastre con las pocas lluvias en la región, donde fallecieron personas y hay miles de damnificados, es culpa única y total de min ambiente, la gobernación, al igual que la alcaldía del municipio Veroes. Estos entes saben del desastre que se hace en las orillas del rio, la alcaldía recibió una draga para canalizar y encausar el rio. Lo que hizo fue establecer un a empresa arenera, en un punto fijo y usando la maquinaria para fines no aptos de su propósito. En la parte baja del rio, la sedimentación, el deterioro del cause, producto de la aceleración en sus aguas rio abajo, que se da por los saques indiscriminados de esas arenas para fines comerciales, aunado a la desidia de las autoridades regionales y municipales, mantienen unas condiciones permanentes para las desgracias cada vez que cae una lluvia mediana.

El rio Yaracuy es recuperable, la implementación de plantas de tratamiento en empresas y afluentes de aguas servidas, eliminaría su contaminación, esto a la vez, serviría como fuente generadora de empleos directos e indirectos, y hasta se podrían instalar a sus orillas balnearios y áreas turísticas. Es decir se atacarían los problemas de las perennes inundaciones, el de la distracción sana de la población que serviría de fuente de desarrollo económico. Pero les aseguro, que con autoridades y representantes como los del pasado y los actuales regionales y ministeriales, esto no es posible. Hacen falta revolucionarios de verdad, gente que sienta el dolor de la naturaleza y se ocupe menos de sus bolsillos o las fotos de televisión y prensa, que ciertamente quiera ayudar alas comunidades del estado

En estos momentos me pregunto ¿para que sirve, el ministerio del ambiente? ¿Cuál es la real función de la gobernación del estado? ¿Qué aporte hace la alcaldía de Veroes a la comunidad? Hacer revolución no es un modismo, ni menos un refranero, no es una fachada para hacer negocios ni ganar plata: Es una vida, una conducta, una conciencia, una responsabilidad, una obligación y un deber de servir a los semejantes; es la verdadera vocación de servicio público.

OJALA EN YARACUY SE CONFORME UN MOVIMIENTO ECOLOGISTA QUE PUEDA SALVAR AL RIO YARACUY DE LA DESGRACIA DE SUS GOBERNANTES INFIELES, CORROMPIDOS E INUTILES.

javierdelvallemonagas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4757 veces.



Javier Del Valle Monagas


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: