Yaracuy rojo rojito

El triunfo obtenido en todo el estado Yaracuy por parte de las fuerzas revolucionarias, del PSUV, y en definitiva, del pueblo yaracuyano, coloca a este estado en una perspectiva de consolidación definitiva del proceso revolucionario socialista. Para nadie es un secreto que esta joya de la naturaleza como lo es Yaracuy, en medio del desastre del sistema capitalista en cuanto a las asimetrías de desarrollo entre las distintas dependencias o distintos estados, coloca al Yaracuy, lleno de gente buena, laboriosa, humilde y luchadora, en unos niveles de atraso con respecto a otras regiones con distancias abismales; poco o nulo significado obtuvo esta tierra levantisca ante los planificadores de la cuarta república que lo marginaron de tal forma convirtiéndolo más en una especie de "hacienda particular" de viejos caudillos adeco-copeyanos.

No ocurrió sino hasta 2004 donde las fuerzas progresistas logran ascender al poder regional, hasta ese momento el clan Caldera mantuvo férreamente el control en este estado, lamentablemente quien le tocó desarrollar el gobierno regional a partir de 2004 no cumplió con el compromiso revolucionario, correspondió el año 2008 corregir los entuertos de crear un partido, el PSUV, deslastrar las acciones contrarrevolucionarias de quien, en los hombros del chavismo llegó al poder regional y por otra parte enfrentar a los enemigos naturales de la revolución, es decir, a la derecha y de paso obtener el contundente triunfo el pasado 23 de Noviembre. De 20 cargos a elegir en el estado el PSUV obtuvo 19, el gobernador Julio León logró el 57% de los votos y la cantidad más alta obtenida por candidato a gobernador alguno en este estado desde 1989, año en que se eligió por primera vez un gobernador en la región.

Esta demostración de consecuencia revolucionaria de este noble pueblo, por razones de Perogrullo genera una expectativa como nunca antes se tuvo con gobernante alguno; el renacimiento de la esperanza, la fe en lograr al fin un gobierno que interprete los tiempos del proceso revolucionario, actúe en consecuencia y erradique de una vez por todas las fallas estructurales que convierten a este estado, estado con una potencialidad enorme, en algo mucho más que en una referencia meramente folklórica y sin identidad propia.

Le corresponde a León Heredia rescatar los valores intrínsecos de un pueblo que otrora languidecía ante la prepotencia, ineficacia e indiferencia de sus gobernantes, especialmente los Lapi; en este orden de ideas, podemos decir que renace una esperanza renovada y se enciende la llama, para nadie es un secreto que León Heredia no solo obtuvo el triunfo producto de una extraordinaria campaña de su parte, sino también por la simpatía de este pueblo por el líder de esta revolución, por el compromiso cada vez más contundente con un proyecto socialista e igualmente por el firme convencimiento del colectivo con respecto a los nuevos aires que seguramente le esperan a este noble pueblo.

La construcción del socialismo en Yaracuy.

El triunfo obtenido en todo el estado por parte de los candidatos Chavistas aumenta el compromiso, no en balde, el PSUV dobla a la oposición y con 113.530 votos lista contra 56.626 de la oposición, demuestra la fuerza, el calor popular que otorga el suficiente piso político para impulsar el socialismo en el estado.

En este orden de ideas se requiere un esfuerzo mancomunado de todos los involucrados, en donde el pueblo no puede ser un simple espectador, sino que debe ser un actor principalísimo en la laboriosa fragua de la esperanza socialista, convertida en hechos reales y concretos. Comentamos al inicio que el estado Yaracuy pareciera haber sido víctima de una especie de "siete plagas de Egipto", literalmente hablando, el sometimiento, la desidia, la ineficacia, etc, forma parte de su historia más reciente, aunque, por parte del pueblo es más que sobrada la demostración del temple de lucha que posee, no obstante, debido a la exclusión por parte de los centros de poder capitalista, debido a la implementación de este sistema perverso, la suerte no acompaña a esta noble región, por ahora, el futuro seguramente que nos pertenece para lo cual se requiere profundizar el modelo socialista , claro está, la realidad de este estado es que su potencialidad trasciende la dejadez propia del sistema oprobioso y excluyente capitalista; en este sentido, el Yaracuy posee, además de un potencial agro-industrial colosal, una inmensa riqueza en minerales no metálicos (Arena, Arcilla, Granito, entre otros minerales de inmenso valor), lamentablemente este sector está aún en manos privadas que lo explota sin ningún valor agregado para el pueblo salvo los míseros salarios de los denominados "paleros" (trabajadores que extraen el mineral con el sistema rudimentario de pico y pala), la maquinaria esta en su totalidad en manos de grupos privados que terminan cancelando un paupérrimo impuesto al estado que es algo muy cercano o parecido a la limosna; la explotación de estos minerales, además de atentar contra el medio ambiente no le trae beneficio alguno al pueblo de Yaracuy, las grandes ganancias van a los bolsillos de los empresarios y la Arena, Granito y piedra del Yaracuy van a parar a las más exquisitas mansiones de Palma de Mallorca, Miami, entre otros, mientras tanto los yaracuyanos, poseedores de esta extraordinaria riqueza sobrevive en la desidia.

Desde hace algunos meses, apenas Julio León Heredia asciende a la palestra regional como presidente del CLEY, lanzó la propuesta de revisar la ley que rige la materia, de los minerales no metálicos, sin embargo, esa ley debe estar impregnada de la norma nacional sobre productos estratégicos, áreas estratégicas y plan nacional Simón Bolívar, plan socialista, plan para construir el socialismo venezolano, el socialismo bolivariano. En este sentido, se trata de impulsar desde el gobierno central, en absoluta coordinación con el gobierno regional, municipal y comunal de un plan de recuperación de esta riqueza que forma parte de un área estratégica para el país. Un estado con potencial para producir alimentos y con importantes minas de minerales no metálicos, área estratégica también para el país, no puede menos que ser objeto de un tratamiento especial tanto en el aspecto legislativo como en las acciones ejecutivas y estamos seguros que el gobernador que hoy asume el poder en Yaracuy es un fiel convencido de la necesidad de impactar este sector para lograr incidir en la realidad yaracuyana, realidad dura, producto de la exclusión de siglos que intentó someter la rebeldía Veroense, (Zona en este estado de amplia presencia afro descendiente), municipio Veroes de Yaracuy, la nobleza de Urachiche, la magia de Chivacoa y por supuesto la valentía, capacidad de resistencia de todos los habitantes de este hermoso estado que hoy guarda en su seno la esperanza de una patria digna y por ende de un estado digno.

El compromiso es magnánimo, el reto es sacar este estado de la situación de atraso, esto solo es posible en el marco de un sistema socialista, la construcción del mismo debe ser en todos los aspectos; la revolución económica, política, social y cultural debe ir aunado al proyecto nacional Simón Bolívar de socialismo bolivariano, se trata nada más y nada menos de sacudir las estructuras del viejo estado capitalista burgués, construir bases sólidas y labrar desde allí la nueva sociedad, esto pasa necesariamente por la participación del principal sujeto actor del proceso de transformación, el pueblo; el empoderamiento del pueblo es fundamental, para ello ya el líder de la revolución lanzó la propuesta de las comunas socialistas, empresas socialistas y en fin todo aquello que signifique el rompimiento definitivo con ese cordón umbilical que representa el viejo sistema, se trata de la obra más importante y monumental de la humanidad, la construcción de la patria socialista.

Además del compromiso ineludible de luchar sin descanso por la enmienda constitucional, a la par con las medidas socialistas debe hacerse un hecho la creación heroica de la que nos habló José Carlos Mariátegui, del hombre nuevo que nos habló el Che, de la madre de las repúblicas que nos señaló Bolívar. No es pequeña la tarea de León Heredia, no es sencillo el camino y rememorando a Argimiro Gabaldón, "el camino es largo y tortuoso, pero es el camino", es menester seguir labrando desde cada uno de los espacios la patria nueva.

Camarada Julio León, camaradas alcaldes, camaradas legisladores, batallones socialistas, patrullas socialistas, misioneros, pueblo todo…¡Llegó la hora! Llegó la hora de iniciar con disposición indeclinable la ardua labor de construir el socialismo, no le podemos fallar al líder de esta revolución Hugo Chávez, no le podemos fallar al pueblo revolucionario de este estado y de todo el país.

PATRIA SOCIALISMO O MUERTE…VENCEREMOS.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2482 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor