La oligarquía yaracuyana se defiende

“Calderistas Yaracuyanos desconocen la acción de todo un pueblo”

Recientemente el Consejo Legislativo del Estado Yaracuy a través de una propuesta hecha por el presidente de este órgano legislativo, colocó sobre el tapete el cambio de nombre de la autopista que atraviesa este estado llamada hasta ahora Rafael Caldera y propuso el Nombre de “Andresote”, zambo que entre los años 1731-1733 dirigió una sublevación contra la Compañía Guipuzcoana que, según cuenta la reseña histórica, había tomado medidas para “erradicar” el contrabando que se producía desde Holanda. Se reseña igualmente que dicha sublevación contó con el respaldo y la anuencia de los sectores del comercio yaracuyano, en realidad no existen muchos elementos históricos para ubicar en una dimensión exacta la actuación de Andresote, sin embargo, de lo que si debemos estar claros es que la reacción de la oligarquía yaracuyana a través de sus “representantes” en el Consejo Legislativo saltó a defender a su más connotado representante Rafael Caldera.

Me llamó poderosamente la atención el tratamiento que le da la prensa regional a este tema y por esta razón me animé a opinar sobre él. La prensa regional, lógicamente en manos de sectores reaccionarios, critica abiertamente la posición del representante legislativo regional y hace un “llamado” a la defensa de la “Yaracuyanidad”. Esto me llamó poderosamente la atención; independientemente de las lagunas que existen en torno a las verdaderas intenciones de la actuación de Andresote, el asirse a la “yaracuyanidad”, no excluye de ella la actuación de ningún habitante de esta tierra, inclusive, la forma como han tratado el tema prácticamente coloca estos hechos históricos como solo producto de la actuación de bandoleros y de ninguna forma ataca el fondo del problema, sobretodo lo generado por el estado de descomposición que vivía la colonia y lo más grave aún es que se coloca a la “Yaracuyanidad” solo como la vitrina de las clases dominantes, es decir, según estos opinadores solo las élites son merecedoras del título de “yaracuyanidad”. El pueblo que día a día se esfuerza, se sacrifica; a veces hasta se inmola, no es merecedor de ser catalogado dentro de los méritos que su terruño adjudica.

Independientemente que no es nuestra intención la defensa de un personaje como Andresote, sobre todo si aún existen dudas sobre su obra, y si llegara a ser cierto que tal sublevación solo ocultaba una lucha entre contrabandistas, el deber de todo revolucionario es rescatar a través de las obras el verdadero sentimiento revolucionario y siendo así, sería muy difícil, por no decir imposible que esta autopista conserve el nombre de Rafael Caldera, independientemente que la hayan construido durante su mandato, Rafael Caldera representa la más rancia oligarquía venezolana, el pensamiento más conservador, el que, al ver el naufragio del barco del Consenso de Wáshintong, intentó con un discurso disfrazado atraer a sectores progresistas y luego los dejó en la estocada. Algunos le atribuyen el hecho de haber liberado a Chávez, no obstante, esto era casi una obligación para poder sostener su mandato y esta medida, obviamente inteligente de su parte, le permitió concluir su mandato.

Volviendo al tema en cuestión y ante las dudas sobre la actuación de Andresote, es imperioso buscar una alternativa para el rescate de lo verdaderamente revolucionario. Los revolucionarios deben pasearse por nombres como Cecilia Mujica, heroína fusilada por los españoles por haberle conseguido en sus habitaciones copias del decreto de Guerra a muerte y quien a pesar de haber sido tentada de conmutarle la pena a cambio de declarar que dejaba de apoyar la causa republicana y apoyaría la causa imperial, ésta noble mujer Yaracuyana, ejemplo de dignidad, prefirió ofrendar su vida por la causa republicana. Otro ejemplo de dignidad es mucho más reciente, se trata de hacer un reconocimiento a los héroes de Yumare, quienes recientemente cumplieron 21 años de su muerte. Y que para que más le duela a la oligarquía Yaracuyana, esta horrible masacre se llevó a cabo durante el ejercicio del poder por parte de los hoy llamados “demócratas”. Sería éste un reconocimiento a esos jóvenes que vieron truncados sus sueños por el solo hecho de pensar y actuar distinto al régimen y si se trata de combatir a la oligarquía en todos los terrenos y fundamentalmente el ideológico, este sería un nombre que nos haría recordar la actuación de estos “demócratas” cuando eran poseedores del poder.

Tenemos pleno conocimiento del respaldo que el nombre de Andresote para la autopista a levantado en municipios como Veroes, pero ante la duda recurramos a lo más seguro y rescatemos con ello el sentimiento revolucionario de quienes han regado su sangre a lo largo y ancho del territorio nacional por sembrar la semilla revolucionaria que hoy germina con fuerza determinante.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3649 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor