Auditórium

Anzoátegui, gobernador: "A veces se gana, se aprende, y luego se pierde"

"Hay dos clases de personas en el mundo, los triunfadores y los fracasados, en el interior de cada uno de vosotros, en lo más hondo de vuestro ser, hay un ganador escondido a la espera de comerse todo el mundo". Frase de la película Pequeña Miss Sunshine.

Luis José Marcano, en diciembre 2022, cumple un año de haberse estrenado como nuevo Gobernador de Anzoátegui. Se presentó muy humildemente, y consciente de la tarea que lo aguardaba, y agradecido por la confianza que el pueblo anzoatiguense ha depositado en el, se lo entendí así cuando presentó los primeros 100 días de su gestión, a la cual asistí en el Centro Sirio de Puerto la Cruz.

Luis José Marcano llegó al palacio de los Jardines, a ese despacho, ya juramentado como Gobernador, y ver que le costó llegar a ese cargo. Fue una larga lucha, hubo que sobreponerse a muchas adversidades, se necesitó mucha perseverancia, y una ardua lucha, muchos le hicimos campaña, aunque hoy nos deteste. Lo que me queda es recordarle sin respirar por la herida es que: "A veces se gana, a veces se aprende, y también luego se pierde".

Y el pueblo de Anzoátegui le enseñó a esperar, y también le enseñó que siempre hay que seguir aprendiendo, de los errores sectarios de sus antecesores.

Yo, aunque no me paren, no abandono nunca la critica, y la lucha, y sé que los anzoatiguenses tampoco.

La gente lo eligió, y le dio un mandato señor gobernador, y a los que los promocionamos para que ganara nos encargó una tarea de vigilancia, y control de su gestión, y nos mira día a día, si lo estamos cumpliendo. Cuando guardamos muchos meses de silencio, mas no de encubrimiento.

Les dijimos a los anzoatiguenses, que íbamos vamos a despertar al gigante que es nuestro estado.

Cada etapa tiene su tarea, señor gobernador, y la mía es a ayudarlo a poner de pie a Anzoátegui, sin caer en la sumisión rastrera, ni vivir del aire.

Es bien sabido que estamos en medio de una profunda crisis económica y social a nivel nacional, y en esa emergencia los problemas que nos aguardan en Anzoátegui son reales, son graves, y son muchos.

Se que no será simple resolverlos, no será inmediato, pero tienen que tener claro todos los anzoatiguenses, que los problemas hay que saber jerarquizarlos: "para poder resolverlos". Como el de las 50.000 familias del sector Sur de El Tigre Anzoátegui, que tienen 7 años sin el servicio de Agua.

Esta emergencia se expresa no solo en la mala situación económica, sino también en los niveles de pobreza, que avergüenzan en el país en demasía, en el estado, y sus municipios.

También se manifiesta en el alto desempleo, donde algunas de nuestros municipios, presentan indicadores que nunca creímos que podían volver, a este rico país en recursos naturales. Y por ende en la alta demanda alimentaria, a eso se suma algo de lo que muchos hablamos, además de la hiperinflación, especulación, y la explotación de nuestros trabajadores en empleos indignos, lo que consideramos como una emergencia más, así como en la seguridad.

Hay que ordenar a Anzoátegui en todo sentido.

En lo financiero el mes de agosto-septiembre el resultado financiero inflacionario ascendió a millones de $, como consecuencia de las alzas de alimentos y medicamentos, que vienen creciendo en lo que va del semestre, en puntos porcentuales más que los recursos, que recibe la población.

Este comportamiento implica una fuerte reversión con respecto al resultado del mismo periodo de 2021.

Es decir, si comparamos enero-diciembre 2021 con enero-octubre de 2022, el resultado económico del estado se deterioró en mas de un 1000% según los expertos en la materia consultados, no observándose en ese período un deterioro de semejante magnitud en ningún otro país latinoamericano.

Si consideramos que aún falta computar los meses de noviembre y diciembre, más el pago de aguinaldos, es fácil deducir, por todos los de su gabinete, que el déficit continuara creciendo de manera significativa.

Esto se torna más complejo aún gobernador, teniendo en cuenta que observamos un elevado nivel de deuda superflua (hablando en criollo, los excesivos gastos en maquillajes), como por ejemplo contratos de obras, pago a proveedores, contratos de servicios, gastos de funcionamiento etc. Vamos a cuidar los recursos, vamos a gastar con prudencia. Vamos a eliminar las sospechas, y hacer nuestros trabajos a la luz del día con pristinidad.

No vamos a utilizar el tema de la pesada herencia de la corrupción politiquera del pasado, como suele decirse.

Nosotros sabemos que a las crisis, y a las malas mañas, no se las llora, a las crisis, y a las malas mañas, se les enfrenta, y se las derrota.

El pueblo Anzoatiguense debe saber desde donde arrancamos, y saber cómo van las cosas en este estado.

Cuando se habla de emergencia, y se dice, emergencia en seguridad. Sin orden, y con los puntos de controles militares y policiales en las carreteras no se puede disfrutar de las libertades sociales, y económicas.

No se puede vivir en Paz, sin un sistema de seguridad pública eficiente en la resolución de los conflictos sociales, las violencias y los delitos que tiene lugar en los municipios. Se requiere, entre otras condiciones, de una policía adecuada a la legalidad democrática, y eficiente en el cumplimiento de sus funciones de la protección ciudadana.

El aumento, y la expansión del delito, y los suicidios en nuestro estado durante las últimas semanas, han puesto en tela de juicio el sistema de seguridad pública anzoatiguense. Las policías se ha divorciado de la sociedad, y ésta le ha perdido confianza.

Hay que cortar los vínculos con el delito. Y es prioridad para que los anzoatiguenses vivan más seguros, que el Estado vuelva con toda la fuerza donde nunca debió retirarse. Con toda la fuerza de la Educación, de la Salud, del Deporte, de la Cultura, de la formación en oficios.

La magnitud de la crisis nos obliga a estar codo a codo para demostrarles a los anzoatiguenses que son nuestra prioridad.

Queremos un Anzoátegui convencido que el estado de derecho, es el camino para el desarrollo económico y social. Un Anzoátegui fuerte en la defensa del trabajo y de la industria nacional. Que agregue valor a sus materias primas agrícolas. Que exporte, y lleve el trabajo de su gente al mundo.

Un Anzoátegui seguro de que la educación es el principio de la libertad. La falta de educación aumenta la brecha social. Por ello los jóvenes deben estar en la escuela, y no en la calle. Hay que cuidar su educación, la salud, alimentación, y la seguridad.

Las picardías, y trampas de la vieja política ya no sirven. Sus modos y sus formas son parte de un modelo gastado.

El de los dirigentes alejados de la gente, del futuro del trabajo, y del impacto de las nuevas tecnologías.

Las democracia no ha fracasado, lo que ha fracasado son las formas, y modos que se utilizan a la hora de pretender alcanzar los objetivos del enriquecimiento fácil.

Lo que deseo es aportar ideas, y proyectos que beneficien a Anzoátegui, ojala que esto sea escuchado. Todos los sectores políticos que ayuden, que propongan.

Las críticas, siempre existirán, siempre, y cuando se respete la voluntad del pueblo anzoatiguense, que los eligió para encaminar al estado.

Tiene que ser el Gobernador de todos los anzoatiguenses, de los que le votaron, y de los que no le votaron.

Hay que despertar gobernador, a la enorme fuerza que tiene el estado para producir, para trabajar, para estudiar, y para generar riqueza.

El desafío gobernador es hacer las cosas bien, con la responsabilidad que las circunstancias exigen.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 567 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: